Álvarez tratará de proteger su puesto y salvar la coalición

  • El andalucista aplaza la discusión sobre su liderazgo al congreso de diciembre y sellará con urgencia la alianza con el PSA

Antonia Agudo, vicesecretaria general del Partido Andalucista y mano derecha de Julián Álvarez, como toda la dirección de la formación, capea el temporal. En su opinión, el bipartidismo es el que ha acabado con el andalucismo y proclama que internamente no se discute al líder.

-¿Cómo se pueden encajar unos resultados como los del pasado domingo?

-La militancia se encuentra triste y al mismo tiempo debo decir que no se lo merece. Ha trabajado muy duramente por articular un proyecto político, pero el discurso ideológico no ha llegado a causa del bipartidismo tan fuerte. Nuestra militancia, insisto, no se merece unos resultados como los cosechados.

-¿Qué explicación tiene que la coalición se haya quedado sólo en 123.000 votos si sus fuerzas por separado lograron unos 375.000 en 2004?

-Responde al bipartidismo. Somos gente seria y sensata y en la noche electoral no quisimos hablar de este asunto para que no pareciera que estábamos echando balones fuera, pero creo que ha tenido que ver con el bipartidismo, con el que ya vimos qué ocurrió tanto para el PSOE como para el PP. Ni siquiera un voto útil a Izquierda Unida hizo resentirse al PSOE.

-¿Autocrítica?

-La autocrítica la vamos a hacer en los congresos que hemos anunciado hoy (por ayer). Si la gente nos dice que no, no tenemos especial interés en enrocarnos.

-¿Y no le ha faltado estabilidad a la historia del partido para poder cultivar un sufragio más fiel y arraigado?

-Hay que decir que teníamos un voto prestado, que no ocurre en algún otro partido. A nosotros nos castigan con especial dureza. Yo creo que la lectura que hay que realizar es que hay que hacer un poso de andalucismo, pero que tiene su hueco. Hay un sustrato que tenemos que conquistar.

-Entenderá que ahora se ponga en duda el liderazgo de Julián Álvarez.

-Entiendo que se hable de eso, pero tengo que decir que no se discute su liderazgo. El problema no es de liderazgo de Julián Álvarez internamente. Somos una dirección nueva que ha reformulado el partido. Su hubiéramos sacado dos diputados y sin mayoría absoluta del PSOE no estaríamos hablando de nada de esto.

La histórica debacle electoral del domingo, con su desaparición del mapa parlamentario autonómico, ha sumido al andalucismo en un periodo de incertidumbre. La Coordinadora Nacional de Coalición Andalucista aseguró ayer que la alianza es un "proceso irreversible", pero al mismo tiempo admitió que "todo puede ponerse en cuestión". Todas las miradas se giran ahora hacia Julián Álvarez, no sólo en su posición de líder de CA, sino también en su cargo de secretario general del PA. Álvarez insistió en que no abandonará, aunque también garantizó que no se aferrará a sus puestos.

La mañana fue tan dura como la noche, con la complicada digestión de quedarse sólo en 123.000 votos, un resultado en coalición unos 250.000 sufragios peor que el que sus formaciones por separado consiguieron en 2004. Una auténtica sangría que el partido atribuye al bipartidismo que se impone.

Por lo visto ayer, el andalucismo se va a apresurar a solidificar la coalición antes de que el batacazo en las urnas la haga saltar por los aires. Ese es el objetivo de la Coordinadora Nacional de CA, pero desde hoy, en la Comisión Permanente, se abre un "periodo de consultas" con todas las organizaciones que la integran y "tanto en el seno de la coalición como en cada una de sus fuerzas todo puede ponerse en cuestión".

Ayer salió a escena junto a Álvarez Juan Román, vicesecretario del PSA de Pedro Pacheco, para alimentar el mensaje de que la dirección hacia la unificación orgánica no tiene pausas ni vueltas atrás. "Incluso antes de ellas creíamos que las elecciones eran un tema circunstancial", llegó a decir Román. Pacheco explicó a este diario que prefiere que antes hablen los líderes.

A Álvarez le aguarda un trabajo de funámbulo. Su intención es convocar de manera inmediata un congreso extraordinario del PA que "habilite a la actual dirección en el proceso de unidad empezado". En teoría su liderazgo en el partido se discutiría en el ordinario de diciembre. Entre tanto y en función de los acontecimientos, se fijará el congreso fundacional de CA. Incertidumbre.

"Si esta dirección es el problema, yo no seré un obstáculo para este proyecto. Mi continuidad es una decisión que deben tomar mis compañeros", señaló Álvarez, que al menos ha encontrado cierta tregua en la marejada para empezar. Francisco Jiménez, alcalde de Utrera y no afín a su secretario general, optó por no hacer declaraciones "por ahora". Seguro que queda mucha gente por hablar.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios