Los feudos tradicionales salvan a un PSOE que naufraga en la Costa

  • La victoria de Griñán se fragua en 67 municipios y el PP gana en 12 · Los socialistas, a pesar de perder votos en la mayoría del territorio, recuperan parte del crédito perdido en municipales y generales

Comentarios 2

El PSOE se dejó ayer un buen reguero de votos en pueblos y comarcas de Huelva y aun así ganó las elecciones en casi todos los rincones de la provincia, menos en la Costa. Logra rehacer un mapa al que el PP le hizo varios costurones en las municipales y en las generales pasadas. El mapa onubense vuelve a teñirse de rojo, un poco diluido sí, pero con la ayuda de Izquierda Unida ese desteñido casi ni se nota ni se ve. Y retoma su validez el teorema de la ardilla, roedor que podrá volver a cruzar desde Cumbres Mayores hasta Huelva sin tocar, ni rozar, suelo donde haya ganado el PP.

El PP ha ganado las elecciones en 12 muni cipios. A saber: Aljaraque, Bollullos Par del Condado, Cartaya, Higuera, Huelva, Isla Cristina, Lepe, Lucena del Puerto, La Palma del Condado, Palos de la Frontera, Punta Umbría y Sanlúcar de Guadiana. En este último, aún recoge los frutos del carismático Cándido Saldaña. Y el PSOE, en 67, que no son pocos para como estaba el patio.

Los grandes pueblos dieron para todo y dejan espacios muy abiertos para batallas venideras, juegos de despachos e intercambios variados.

En El Condado el PSOE volvió a ser con diferencia el partido más votado. Almonte fue fiel reflejo de esta realidad. Si tanto en las municipales como en las nacionales el PP acariciaba el triunfo por primera vez en su historia, en esta ocasión el apoyo al partido de José Antonio Griñán fue incontestable. Los socialistas lograron el 47,13% de los votos, sumando 4.523 papeletas. Bien es cierto que ello representa la pérdida de cerca de 2.500 votos con respecto a los mismos comicios de 2008, aunque mantiene con holgura su hegemonía. El PP se tuvo que conformar con 3.449 apoyos (35,94%) e IU con 1.170 (12,19%)

Un municipio que requiere un análisis casi psicológico propio es Bollullos, la patria chica de Diego Valderas, el gran triunfador de la noche que perdió en casa. Esa es la gran paradoja.

El PP fue el partido más votado al alcanzar 2.225 votos que se traducen en un 34,09 %. El PSOE le siguió de cerca con 2.138, perdiendo 1.000 votos con respecto al 2008. Y Valderas perdía otros 1.000 votos, sumando 1.791 apoyos. Los populares firmaron buenos números en La Palma del Condado, si bien eso es algo que dejó de ser noticia hace décadas.

En Ayamonte el PSOE recupera fuelle perdiendo muchos votos, hasta 1.400, y el PP se queda en una foto fija. Precisamente la Costa es de los pocos lugares donde el PSOE ofrece síntomas derrotistas. Los socialistas pierden definitivamente Cartaya, en un particular test que gana el PP, bendiciendo así el pacto de las municipales con Juan Miguel Polo.

Lo mismo sucede en Isla Cristina, donde los populares vuelven a ganar. Lepe sigue siendo esa ciudad esquiva para el PSOE desde que el partido se partiera en dos hace ocho años. La expulsión de un centenar de militantes por parte de la dirección provincial no ha hecho más que agrandar el hueco.

 Para añadir grados al crecimiento popular, atención al dato de Punta Umbría. En las municipales fue el gran triunfo de los socialistas y ahora ha ganado el PP. 3.100 sufragios populares por 2.845 socialistas. Muchas papeletas se deja el PSOE, hasta 2.000. Y de aquí eran nada menos que dos candidatos, Jesús Ferrera (PSOE) y María Sacramento (PP).

La Sierra, el Andévalo y la Cuenca Minera siguen siendo territorios donde el PSOE, a pesar de la importante pérdida de apoyos, sigue teniendo un público fiel. Valverde, Gibraleón o Cortegana también se sumaron a la resistencia socialista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios