Martín de la Herrán, candidato de UPyD a la Presidencia de la Junta

"Nuestra ideología del siglo XXI confunde a mucha gente"

  • "Griñán y Arenas defienden sus propias estructuras, no a los ciudadanos" · "A un agricultor andaluz le resulta más fácil exportar a Bélgica que a Cataluña"

Comentarios 11

Martín de la Herrán (Jerez, 1976) es abogado, piloto en sus ratos libres y político a tiempo parcial de un partido, UPyD, ideológicamente difícil de catalogar al atraer a personas tan dispares como Sáenz de Ynestrillas (ultraderechista confeso) o Álvaro Pombo (escritor homosexual de reconocido prestigio).

-¿Confunde UPyD?

-Claro que confunde. El PSOE me llama extrema derecha y el PP extrema izquierda. Cuando concurrí a las municipales en Jerez, el mismo día me dijeron comunista, anarquista y fascista. Te das cuenta de que lo que ocurre es que nuestra ideología, que es del siglo XXI, despista a muchos. Siempre decimos que nos juzguen por nuestras propuestas. Huimos de las etiquetas. Yo nací en 1976, y a mí que no me cuenten que la política se ejerce desde la derecha o la izquierda tradicionalmente consideradas. Proponemos una solución nueva. Somos un partido nacional, progresista y con un mensaje único en toda España.

-¿No es un lastre para el partido estar tan vinculado a una sola persona?

-Me lo dice mucha gente. Hemos tenido la suerte de contar con alguien como Rosa Díez porque su figura ha contrarrestado el silencio mediático al que están condenados los pequeños. Esa configuración personalista ya se ha diluido. Surgen otras figuras que colideran el proyecto. Hoy por hoy, somos una fuerza que parece que tendrá presencia en el Parlamento andaluz.

-¿En serio?

-Sin ninguna duda. Me veo con mucho trabajo y atendiendo a colectivos que no se sienten representados. Para mí es un privilegio. Podemos aportar mucho aire fresco. Haremos pedagogía en la Cámara para recordar que nuestro objetivo son los ciudadanos.

-Griñán versus Arenas.

-Dos gotas de agua porque en el fondo hacen lo mismo pero con distinto color. Defienden sus propias estructuras, no a los ciudadanos.

-¿Qué haría con sus escaños?

-No vamos a participar en gobierno ajeno sino a negociar políticas. Tenemos un precio. Exigimos que quien quiera nuestro apoyo devuelva al Estado las competencias normativas en sanidad y educación, limpie sus listas de imputados y promueva la reforma electoral.

-Devolver competencias en esta España es contracultural.

-No queremos vaciar de facultades a las comunidades, defendemos un Estado federal, pero estamos en contra de que unas regiones tengan privilegios sobre otras. El Estado debe establecer las normas comunes en sanidad y educación, sin perjuicio del desarrollo que corresponda a las comunidades. No puede ser que un profesor sea incapaz de trabajar en otro territorio por la lengua. O que el Gobierno tenga que negociar con 17 autonomías la tarjeta sanitaria única. O que Rajoy suba los impuestos y ello no afecte al País Vasco y Navarra.

-¿Se siente identificado con el Estatuto andaluz cuando habla de realidad nacional?

-Aquí todos pedimos privilegios, pero llega un momento en que no hay privilegios para todos. Europa exige cada vez más igualdad. Y resulta que a un agricultor andaluz le resulta más fácil exportar a Bélgica que a Cataluña.

-Cuestión identitaria/unitaria aparte, ¿qué proponen?

-Recortes de calado en la Administración sin abandonar servicios básicos y fundamentales para el ciudadano. Dejaríamos en ocho las 13 consejerías actuales. Habría uno y no 13 delegados por provincia. Acabaríamos con los equipos de libre designación que rodean a estos delegados. Eliminaríamos las diputaciones y fusionaríamos los municipios de menos de 5.000 habitantes.

-El gran problema es el paro.

-Los ejes para crear empleo en Andalucía son la agricultura y el turismo. Las pymes y los autónomos también son un pilar que debe encontrar el apoyo y asesoramiento de la Junta. Queremos una ventanilla digital única donde cumplir todos los trámites para iniciar un negocio en una hora, como en Inglaterra. Subvencionaremos los costes iniciales de los emprendedores.

-Pero el brazo público no da para tanto. Y la banca dice que nadie pide ya créditos.

-Lo niego rotundamente. Veo a gente con proyectos solventes, pero el nivel de garantías exigido es tan alto que acometerlos es inviable. Las cajas desempeñaban una labor de financiación social que desapareció cuando los políticos las usaron para pagar sus grandes caprichos. No pintamos nada en la banca. Ni en las empresas públicas.

Etiquetas

,

más noticias de ELECCIONES ANDALUZAS 2012 Ir a la sección Elecciones Andaluzas 2012 »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios