El PSOE dice que la ministra sólo vino a "burlarse" de los granadinos

  • Teresa Jiménez hace campaña en el mercadillo del Zaidín y alerta de que las infraestructuras están en grave riesgo

Comentarios 1

 Están los mensajes por móvil, el Facebook, el Twitter, los correos electrónicos... y también están los mercados y los mercadillos, esas ágoras modernas donde la gente está físicamente y por tanto es posible mirarla a la cara, besarla, abrazarla, conversar con ella y, llegado el caso, pedirle el voto. 

Todo eso, incluido lo último, lo hizo ayer Teresa Jiménez, candidata socialista para las inminentes autonómicas. Junto a otros componentes de su lista, se trasladó al mercadillo del Zaidín, muy próximo a la sede provincial del PSOE. 

Allí repartieron flores, piruletas, sonrisas y confianza. En sus posibilidades, claro. Ninguno de los sondeos que se están publicando últimamente son favorables a los socialistas y, de hecho, los más recientes apuntan incluso a una mayoría absoluta de su principal rival. Pero hasta el rabo todo es toro, el partido dura noventa minutos, no hay que vender la piel del oso antes de cazarla. Por refranes y dichos no será, y por ilusión tampoco.

Pero Teresa Jiménez no sólo se mezcló entre la multitud; también habló. Lo hizo para defender el modelo de infraestructuras por el que su partido ha venido apostando y, sobre todo, para criticar a la ministra de Fomento, Ana Pastor, que vino el viernes "a burlarse de los granadinos".

La secretaria general del PSOE exigió a los populares que expliquen cómo le van a afectar los recortes a las infraestructuras e insistió en que el Gobierno "sigue ocultando sus planes" para la provincia.

Según Teresa Jiménez, el PP se trajo a la titular de Fomento "para enmendarle la plana al alcalde y abortarle la operación especulativa que planeaba en la estación de ferrocarril", pero entiende que eso, aun estando bien, no es suficiente. "Para decir que la estación se queda en su actual emplazamiento no es necesario que venga una ministra", dijo la candidata, que lamentó que los populares sigan sin decir "qué proyecto de estación" piensan ejecutar.

Reiteró que para el PSOE es "un objetivo irrenunciable" que la futura estación se construya donde está la actual y que sea como la de todas las ciudades españolas donde llega el AVE. "Ni mejor, ni peor", subrayó.

También criticó la intervención de Ana Pastor respecto a la A-7. A su juicio, no sólo no aclaró nada sobre la paralización del tramo La Gorgoracha-Puntalón sino que hizo todo lo contrario: "Arrojar más incertidumbre sobre el inicio de las obras". Y recordó que ese tramo lleva adjudicado desde el 15 de noviembre de 2011. "La Mesa de Contratación de Fomento lo propuso a la empresa Isolux Corsan por 39,1 millones. Eso lo dejó resuelto el gobierno socialista y ahora la ministra anuncia que el tramo se adjudica en abril", protestó.

No dejó fuera de sus críticas al alcalde de Motril y cabeza de lista del PP a las autonómicas, Carlos Rojas, a quien exigió que explique "por qué el PP no ha firmado el contrato para iniciar las obras y lo pospone para después de las elecciones". Eso, a su entender, es síntoma de que el PP va a "volver a abandonar a Granada, como hizo en los ocho años de gobierno de Aznar, y que la relegue a los últimos puestos en inversión".

Ante todo eso, agregó, la solución es "otorgarle la confianza a Griñán", porque lo contrario es el "poder absoluto" del PP y una política "que sólo trae más paro, que castiga a trabajadores, jubilados y especialmente a los jóvenes, a los que condenan a la precariedad de por vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios