ENTREVISTA

Inés Sáinz: "Cambiaría de mi carrera el haber aprovechado más el año en que fui Miss España"

  • La bilbaína hace recuento de sus más de 20 años de carrera y afirma que trabajar con la moda desde el ámbito empresarial es una faceta que le llegó en el momento justo y con la que está encantada. 

Inés Sáinz, autora de Vivlium con una master class de comunicación y seducción. Inés Sáinz, autora de Vivlium con una master class de comunicación y seducción.

Inés Sáinz, autora de Vivlium con una master class de comunicación y seducción. / Vivlium

Fue Miss España en el año 1997. Desde entonces ha estado vinculada al mundo de la moda, primero como modelo y ahora como empresaria de una agencia de comunicación, Back Up. Su último proyecto, Vivlium, una especie de enciclopedia online en la que especialistas de diferentes sectores comparten sus conocimientos con los usuarios que se conectan desde todo el mundo. El proyecto, que aún está en fase beta, es una idea encuadrada dentro del programa Open Future, de Telefónica y avalada por el Grupo Planeta

-¿Qué es Vivlium?

- Es una plataforma de información colaborativa, donde nos conectamos con gente que quiere obtener formación en diferentes ámbitos. Lo que persigue es convertirse en una plataforma que distribuya contenidos de calidad que posteriormente puedan ponerse en los currículums personales.

- ¿Cuál será su curso en esta plataforma?

Pues hay varios. Desde contenido gratuito que viene de mi canal de Youtube y de mi blog personal, a contenido de pago en el que imparto una master class “Seduce comunicando con tus sentidos”, en la que lo que propongo es usar lo que tenemos innato para llevar a cabo una buena estrategia de comunicación, que también pasa por el trabajo en la marca personal. La palabra seducción no pasa por la seducción sexual o como algo negativo, sino que es otra visión, usar la seducción como forma de acercarnos al público que nos consume, a nuestros seguidores, una forma de marketing en la que saber cómo usar nuestros recursos.

- Al frente de su blog personal desde hace años, ¿es esto un paso más en el nuevo ámbito de la comunicación digital?

- Sí, desde luego. Yo llevo bastantes años trabajando junto a marcas de lujo y no es un sector que desconozca. Sin embargo, hace unos años decidí apostar por mi marca personal. Hace dos años cuando me puse al frente de mi blog me daba mucho pudor escribir. Poco a poco he ido perdiendo ese miedo y parece que va bien. Sin embargo, me siento mejor frente a la cámara aunque a veces se me nota algo nerviosa y hay cosas que tengo que mejorar.

- ¿Le gusta la enseñanza o las ponencias? ¿Se siente cómoda al frente de este tipo de actividades?

Es cierto que hace años mis apariciones públicas eran más numerosas. No tengo problemas para hablar en público, es algo que he hecho desde que gané Miss España, pero la cámara es otra cosa. Se me nota nerviosa, aunque como he dicho poco a poco estoy aprendiendo y anotando fallos para mejorar.

Inés Saínz impartirá una clase en la que dará las claves para potenciar aspectos innatos de la comunicación digital. Inés Saínz impartirá una clase en la que dará las claves para potenciar aspectos innatos de la comunicación digital.

Inés Saínz impartirá una clase en la que dará las claves para potenciar aspectos innatos de la comunicación digital. / Cinematiza

- Casi todas las modelos de los 90 han recalado en el mundo empresarial de una forma u otra. En su caso al frente de una agencia de comunicación ¿con qué etapa se queda?

Cada faceta tiene lo suyo, pero la verdad es que ahora disfruto mucho más de todos los procesos, de la producción, del trabajo, del marketing. Siempre he sido una persona bastante curiosa y me encanta saber cómo funciona cada cosa y por qué funciona así. Primero intento comprenderlo todo y así lo disfruto mucho más. Hace dos años creé la agencia Back Up y estoy encantada. 

Claro que he sufrido cierto acoso por mi físico en el mundo empresarial aunque fui consciente después

- En una ocasión dijo que se lo pusieron más difícil en el ámbito empresarial que en la moda ¿por qué cree que fue así?

- Los prejuicios de la gente son muy poderosos y la hora de llegar a una nueva empresa, se piensa que solo eres una cara bonita que ha llegado allí por un enchufe. Lo que no saben es que yo he pasado los mismos procesos de selección para estar allí y he tenido que demostrar lo mismo. A la hora de trabajar he tenido que trabajar el triple para luchar contra esas mismas etiquetas.

- ¿Y al revés? ¿Siente que por su físico has acabado en otras situaciones?

- ¿Te refieres al acoso? Bueno no creo que sea la primera mujer que ha sufrido este tipo de cosas en el ámbito empresarial, aunque si te digo la verdad durante esos años no era consciente de que eso era acoso. Ha sido más adelante cuando al contarme ciertas situaciones he dicho, esto también me ha pasado a mí.

- ¿La industria de la moda, entiéndase en las formas y en general, ha cambiado o sigue siendo igual de ecléctica?

- Gracias a Dios ha cambiado. Antes, cuando yo empecé, no había demasiados estilistas, el tipo de persona que se dedicaba a este tipo de profesiones era gente enamorada de este trabajo, pero no de forma profesional. La moda ahora conecta a millones de personas en todo el mundo y se han diversificado y especializado los perfiles profesionales. Además, creo que se le ha perdido el miedo a este mundo y todo está más normalizado. Yo estoy enamorada del mundo de la moda, al que he estado unida desde siempre, primero con la tienda de mi madre y, posteriormente, con Miss España. Si lo conoces bien no es un mundo como dicen frívolo, sino todo lo contrario.

- ¿Cree que ahora las cosas son más sencillas debido a la explosión digital?

- Claro. Ahora puedes ser suscriptor de moda de forma más profesional. Las redes exigen cierta formación y conocimientos sobre el tema, no vale con combinar un pantalón con una blazer. Detrás tiene que haber un conocimiento previo, lo que antes llamábamos story tellings. Pero el mundo digital ha dejado a personas muy creativas que se atreven con cambios de looks, maquillajes... Es un mundo muy atrevido que nos está haciendo perder el miedo al riesgo a la hora de hablar de moda.

- ¿Y sobre los 'influencers', qué opina?

- ¡Uy! Pues tenemos mala fama que viene de la gente que lo desconoce. Las marcas siempre han perseguido a ciertos perfiles, antes eran los líderes de opinión y ahora son los denominados influencers. La prensa también lo ha hecho. Lo que sí es cierto es que se debe desmitificar a esta figura. No todos son regalos ni le pagan tanto, la mayoría de ellos tienen otros trabajos con los que se mantienen realmente y pagan sus facturas. En el caso de los más jóvenes quizás puedan solo dedicarse a esto porque son demasiado jóvenes y muchos de ellos aún viven en casa de sus padres. Mi resumen es que, a veces, son demasiado jóvenes, pero para nada es como lo están contando.

- ¿Trabajar en base a su físico le ha hecho sentirse poco valorada a nivel mental?

- Sí, pero como he dicho no creo que sea aislado. La gente se queda con lo simple, sin ahondar mucho, en la idea de la niña mona que acaba de entrar en una empresa por caerle bien a alguien. Creo que el tema del abuso, sin embargo, está más relacionado con los círculos de poder, con estar por debajo de alguien que puede decidir sobre tu futuro y que en un momento dado, hasta puede despedirte.

- ¿Cree que esto pasa a todos o especialmente a las mujeres?

- Creo que a las mujeres especialmente. Yo me he ido volviendo cada vez más feminista. Yo no había sido consciente de que me habían pasado ciertas cosas hasta 20 años después. Las mujeres somos más de la mitad de los grupos de trabajo y creo que ciertas circunstancias de abuso, de maltrato o de discriminación tienen que acabarse, pero yo no concibo esto como una lucha de hombres contra mujeres o al contrario. Convivo con los hombres de manera pacífica y me gustaría que siguiera siendo así. Luchar por esto no significa que tenga que ser de forma violenta o irrespetuosa.

- El próximo jueves hay programada una huelga en favor del 8 de marzo para luchar por nuestros derechos ¿usted parará?

-Yo no puedo. Soy freelance, pero me parece una idea fabulosa y necesaria y no te quepa la menor duda de que estaré al otro lado apoyando la causa porque hay cosas que tienen que cambiar.

Las marcas siempre han perseguido a ciertos perfiles, antes eran los líderes de opinión y ahora a los 'influencers'

- Una frase que resuma su trayectoria profesional.

- Soy multitarea y estos años me han servido para aprender mucho aunque todavía me queda mucho camino por delante. Aunque es verdad que me he dado cuenta de que ahora ha llegado el momento en el que también puedo enseñar.

- ¿Y otra para definirla a sí misma?

-Uff difícil. Me dedico a algo que se me da bien y que me gusta desde hace años, por suerte. Le pongo muchas ganas y trabajo duro y creo que esta es la forma de que salga todo bien.

-¿Qué es lo que cambiaría de su trayectoria y qué lo que dejaría igual?

- Lo que cambiaría quizás sería el año en el que fui Miss España. Aprovecharía mucho más ese año de lo que lo hice, en aquel entonces no supe gestionarlo. Tenía 21 años y vivía sola con un sueldo, pero mi empeño era volver a mi vida normal, volver a Bilbao y casi casi a mi anonimato. No le puse tanta pasión y lo cambiaría.

- ¿Y qué lo que dejaría igual?

Dejaría exactamente igual todo lo demás. Creo que emprendí en el momento adecuado, conociendo lo que ya conocía de este mundo. Siempre me ha gustado el mundo de la comunicación y creo que se me da bien, así que todo lo demás tal como está.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios