Vivir en Huelva

La lluvia no asusta en Halloween

  • Muchos niños, jóvenes y adultos disfrutan disfrazados por las calles de Huelva de la noche más terrorífica del año

  • Los caramelos y la solidaridad protagonizan algunas iniciativas

La lluvia no asusta en Halloween La lluvia no asusta en Halloween

La lluvia no asusta en Halloween

La tarde y la noche más terrorífica del año ya anunciaban más de un susto, truco o trato en las calles de Huelva en los días previos. La decoración de los escaparates, los disfraces que van y vienen, o que incluso se reciclan o se crean para una fiesta que gana enteros en el calendario onubense. A pesar del frío y la lluvia, el miedo se transformó en maquillaje para la cara de muchos niños, que incluso ya ejercían con vestimentas negras y anaranjadas a la salida de los centros escolares. Una bienvenida festiva para el comienzo del puente otoñal. También los adultos en su compañía y jóvenes disfrutaron entre esqueletos, calabazas, demonios, zombis y la caracterización de alusiones cinéfilas.

La Asociación de Vecinos Nuevo Molino organizó una actividad en la que disfrutaron pequeños y mayores. Hasta 600 niños recorrieron 23 comercios del barrio onubense en busca de caramelos y chucherías típicas de esta fiesta. Una iniciativa en la que participaron 17 colaboradores, que permanece en el tiempo y que involucra a una barriada que acoge durante la tarde a personas que incluso llegan desde diferentes municipios onubenses.

Alrededor de 600 niños participan en una actividad en la barriada del Nuevo Molino

Halloween tiene un carácter solidario en Moguer. La Escuela Infantil Platero y Yo continuó la iniciativa del pasado año e integró a toda la comunidad educativa en un proyecto con un trasfondo de altura. "Esta fiesta se ha introducido en nuestras vidas de tal forma que las propias familias lo demandan. Lo que hemos intentado es darle una vuelta de tuerca al asunto e introducir el aspecto solidario", señala la directora de la escuela, Rocío Mazo, quien trabaja en mover a la comunidad educativa "en esos valores" para fomentar que "los niños sean mañana unos ciudadanos con cierta moral y ética".

Mientras que el año pasado realizaron una comida saludable ambientada en Halloween a cambio de kilos de alimentos, este curso nació la escoba solidaria: unos broches fabricados con material escolar por los docentes y familiares de los alumnos. Escobas solidarias rosas que servirán para recaudar un dinero que irá destinado a la Asociación Española Contra el Cáncer de mama. El broche es tan demandado que tienen hasta encargos. La Escuela Infantil, que cuenta con 115 niños desde los 4 meses hasta casi los 3 años entre sus aulas, ya ha fabricado alrededor de 300 escobas, "pero seguramente habrá que hacer más durante la semana".

En otras localizaciones onubenses también se vivió con intensidad la noche más oscura del año. Por ejemplo, el centro comercial Holea organizó la Noche de los Caminantes, una performance inspirada en los personajes más terroríficos de Juegos de Tronos fue el centro de atención de los visitantes durante la tarde noche de ayer. En Gibraleón organizaron un evento zombi en forma de juego para los vecinos del municipio. También, la Asociación de Vecinos Nuevo Parque de la capital tenía organizada una cena de convivencia con ambiente de Halloween. Citas divertidas enfrascadas en los sustos de esta fiesta y que volvió a congregar a numerosas personas de todas las edades en distintas celebraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios