Vivir en Huelva

La pasión de un librero veterano

  • Juan González regenta en Punta Umbría la libreríaParada, que tiene 44 años de historia

El establecimiento de Juan González es uno de los más antiguos de la Costa Occidental. El establecimiento de Juan González es uno de los más antiguos de la Costa Occidental.

El establecimiento de Juan González es uno de los más antiguos de la Costa Occidental. / Jordi Landero

Si Juan González Rodríguez (60 años) no fuese un auténtico “enamorado” y “apasionado” del libro, su establecimiento, la librería Parada, ubicada en plena calle Ancha puntaumbrieña y una de las más veteranas de la provincia de Huelva con 44 años de historia ininterrumpida a sus espaldas, ya habría puesto el punto y final a su particular trama literaria hace tiempo.

Y es que la venta y lectura digital de libros, y su comercialización en grandes superficies, hace cada día más difícil el sostenimiento de una actividad y una profesión, la de librero, que por el contrario, y para muchos, afortunadamente sigue siendo aún imprescindible para el desarrollo cultural, social e intelectual de cualquier comunidad.

La librería Parada fue fundada en Punta Umbría en el año 1975 por el padre de su actual propietario, natural de Lepe y almadrabero de profesión. Su origen, y de ahí su nombre, proviene de un kiosco de prensa que éste regentaba desde el año 1969 en la plaza 26 de Abril, junto al lugar donde entonces estaba ubicada la antigua parada de autobuses de Damas. El próximo mes de mayo el negocio cumplirá 44 años, siendo uno de los más antiguos de la provincia onubense.

Su actual propietario, Juan González Rodríguez, que nació en Isla Cristina porque su padre trabajaba entonces en la almadraba de Las Cabezas, se trasladó en 1961 junto con su familia a vivir a Punta Umbría. Apenas tenía tres años y, desde entonces, “aquí me quedé y aquí me he convertido en un puntaumbrieño más” señala a Huelva Información. A ello suma el hecho de ser actualmente uno de los libreros más veteranos de la provincia.

La librería Parada fue fundada en Punta Umbría en el año 1975. La librería Parada fue fundada en Punta Umbría en el año 1975.

La librería Parada fue fundada en Punta Umbría en el año 1975. / Jordi Landero

Su pasión por su profesión, pero especialmente su amor por los libros, llevan a Juan González a librar diariamente una lucha desigual, y titánica, contra los nuevos canales comerciales y hábitos de lectura que lo digital está imponiendo en todo el mundo literario. “Es muy complicado en estos tiempos mantener esta actividad porque hay una evidencia” señala, a lo que añade que si no fuese un enamorado del libro, “en estas estanterías no quedaría ya ni uno”.

En su desigual guerra, este librero puntaumbrieño cuenta otro fiel aliado: su constancia. Así, según sus palabras, lleva “toda la vida luchando por mantener vivos los libros porque, además, siempre he pensado que el futuro estaba garantizado gracias a ellos”.

Ahora le asaltan “dudas” en este sentido porque “está siendo muy complicada” la convivencia con el mundo digital, lo cual “dificulta mucho” el mantenimiento de la actividad. Y más en un pueblo como Punta Umbría, cuya población es de unos 15.000 habitantes, que en verano se multiplican por diez, y donde por tanto “la venta fuerte solo dura dos meses al año”. El resto del tiempo “es muy difícil salir adelante”, añade, y por ello también ha tirado de ingenio y complementa la actividad de su librería con otros productos o servicios como papelería, fotocopias, y hasta un punto de venta de Loterías y Apuestas del Estado. “Lo más importante es subsistir”, incide.

Por otra parte para el propietario de la librería Parada el libro es “sumamente importante”. Tanto que considera que “mal futuro le espera a un pueblo sin librería”. De ahí otro de los flancos de su batalla, la reivindicación de más apoyo y divulgación para la profesión del librero desde las instituciones y administraciones con competencia y capacidad para ello.

El mundo digital ha provocado que la lucha por mantener la actividad sea constante

“Deberían fomentarse más campañas de animación a la lectura, ferias del libro, talleres de lectura en los barrios o actividades infantiles como cuentacuentos, además de un mayor apoyo a las librerías” señala, para que “un pueblo tenga siempre cerca un punto de venta de libros”, lo cual considera que “desempeña un papel cultural muy importante en la vida de una comunidad”.

“El librero es mucho más que un simple vendedor de libros -añade González-, es un prescriptor y un personaje importante para el entramado social de una comunidad”. Y es que el veterano librero tiene muy claro que “no es lo mismo vender libros que cartulinas, paquetes de folios o números de la lotería”. “Vender un libro es mucho más. Es vender la posibilidad de que una persona crezca desde el punto de vista del conocimiento –recalca- porque la misión del librero es recomendar y ayudar al lector a encontrar lo que realmente busca”.

Juan González Rodríguez admite con resignación que quedan muy pocas librerías en la comarca de la Costa Occidental de Huelva, así como en el resto de la provincia, “y menos que van a quedar”. Casi con lágrimas en los ojos relata que durante sus casi 44 años como librero ha conocido a muchos compañeros “que han ido desapareciendo”, lo cual le produce “una terrible pena”.

Pero a pesar de todo ello, este librero puntaumbrieño no pierde del todo la sonrisa y, cuando cambia de tema para volver a hablar de lo que verdaderamente le apasiona, el libro, no se cansa de repetir que es para él “todo un placer y un enorme orgullo” ser librero y poder atender y conversar, desde la cercanía, con sus clientes, lo cual “nos enriquece enormemente a ambas partes”.

Y es que “para mí un libro lo es todo. Una ventana abierta al conocimiento, al saber y a la cultura”.Sin ir más lejos, concluye, “ayer vino una niña pequeña a buscar un libro que me encargó días antes y que estaba esperando con impaciencia. Su cara de ilusión cuando vio el libro, lo tocó, abrió, hojeó y hasta olió, para mí no tiene precio”. “Y eso es imposible en la venta on-line, y es lo que me hace mantener la esperanza ya que estoy convencido de que un niño que lee libros desde pequeño será un buen lector en el futuro”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios