Vivir en Huelva

se instala en la Plaza Doce de Octubre

se instala en la Plaza Doce de Octubre se instala en la Plaza Doce de Octubre

se instala en la Plaza Doce de Octubre

Viajar en el tiempo, conocer cómo vivían los hombres y mujeres de otras épocas y saber cuáles eran sus actividades y rituales ha sido una fantasía recurrente en la historia de la humanidad. El Imperio Romano ha sido uno de los destinos preferidos de este tipo de viajes, un periodo fascinante que inspira novelas, películas y series de televisión. Por una parte, entusiasma la grandeza y opulencia de la vida imperial. Por otra, conmueven los pequeños detalles que aproximan la vida romana a nuestra propia realidad. La exposición de la Obra Social la Caixa y la Fundación Cajasol, organizada en colaboración con el Ayuntamiento de Huelva, invita a los visitantes a pasear por una ciudad romana reconstruida a partir de descripciones literarias y testimonios arqueológicos de hace 2.000 años para descubrir que los romanos no están tan lejos de nosotros.

Romanorum Vita pretende constituir un nuevo concepto de exposición de divulgación histórica pensada para todos los públicos. Traslada a los visitantes a un paseo por una ciudad romana poco antes de la destrucción de Pompeya, en el año 79 d.C., en plena época imperial. La exposición transporta a sus calles en un día cualquiera: negocios, importancia del agua, olores, formas de expresión y religiosidad popular, entre otros. Todo aquello que hervía alrededor de los grandes escenarios del senado, el foro, los teatros y el circo.

La primera teniente de alcalde de Cultura, Turismo y Promoción de Huelva en el Exterior, Elena Tobar; la directora Comercial de CaixaBank en Huelva, Cádiz y Ceuta, Yolanda Vera; la responsable de la Fundación Cajasol en Huelva, Matilde Valdivia; y la comisaria de la muestra, Isabel Rodá, inauguraron ayer la exposición Romanorum Vita. Una historia de Roma.

Una exposición de divulgación histórica que pretende explicar, como nunca se ha hecho hasta ahora, cómo se vivía en las ciudades romanas. Se trata de una muestra itinerante que invitará a los visitantes a mirar, oler, escuchar y, en definitiva, a vivir durante unas horas como lo hacían los romanos. Para ello se recrea un fragmento de una ciudad romana en plena época imperial, en el siglo I d.C. Para realizar dicha reconstrucción, los comisarios se han basado en las descripciones literarias y los testimonios arqueológicos de hace 2.000 años para reproducir, en tamaño real, algunos de los distintos espacios que formaban la ciudad.

Desde hace años, los arqueólogos e historiadores dedican especial atención a reconstruir la vida cotidiana de los pueblos antiguos. Hallazgos arqueológicos y textos literarios nos permiten saber con mucha exactitud cómo se organizaban las ciudades y cómo eran las persones que vivían en ellas. Pero incluso en el caso de las ciudades romanas más bien conservadas, como por ejemplo Pompeya, se hace difícil imaginar la actividad que se vivía en sus calles: negocios, olores, formas de expresión, religiosidad popular; el conjunto de lo que hervía alrededor de los grandes escenarios del senado, el foro, los teatros y el circo.

Bajo lo que conocemos como Imperio Romano se encuentra un conjunto de ciudades conectadas por vías terrestres y marítimas. Y un poder central: Roma. Cada ciudad dominaba un territorio y era, al mismo tiempo, mercado, núcleo administrativo y centro religioso. Contaban con extensas cuadrículas de calles bien pavimentadas, con alcantarillado y agua corriente. Como las actuales ciudades, las romanas también sufrían los efectos de la presión demográfica y la especulación del suelo, aspectos que se explicarán y podrán verse en la muestra.

En Romanorum Vita los visitantes descubrirán que, en las calles, artesanos y comerciantes desarrollaban todo tipo de actividades, y cómo estas se llenaban de gente. Paseando por una calle cualquiera o por delante del foro de una ciudad romana, los espectadores comprobarán cómo eran las letrinas y el olor que desprendían. O cómo eran los comercios y que ya existía lo que se podría considerar como el precedente de los locales de comida rápida.

En la muestra se ha hecho un uso innovador de distintos elementos -desde la inclusión de ruidos y olores característicos de la época hasta la interacción entre el espacio escenográfico y un gran audiovisual- para lograr que los espectadores se sumerjan en la ciudad y descubran sus similitudes con la vida cotidiana actual.

Uno de estos montajes audiovisuales se proyecta sobre la fachada de la domus, de 12 metros de ancho, y en él pueden verse los personajes clave de la ciudad romana gracias a un rodaje realizado con más de 30 figurantes.

La muestra, organizada y producida por la Obra Social la Caixa, está comisariada por Isabel Rodá, catedrática de arqueología de la Universidad Autónoma de Barcelona. Romanorum Vita puede verse en la Plaza 12 de Octubre desde ayer al 12 de enero de 2017.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios