Vivir en Huelva

cierra el año de la Misericordia

  • Todos los pasos abren las puertas de sus templos durante el fin de semana

La afluencia de público desde primeras horas de la mañana fue constante y destacó especialmente la presencia de los más jóvenes quienes, acompañados de sus padres, respondieron acercándose a los besapiés de los distintos pasos cofrades ayamontinos. La afluencia de público desde primeras horas de la mañana fue constante y destacó especialmente la presencia de los más jóvenes quienes, acompañados de sus padres, respondieron acercándose a los besapiés de los distintos pasos cofrades ayamontinos.

La afluencia de público desde primeras horas de la mañana fue constante y destacó especialmente la presencia de los más jóvenes quienes, acompañados de sus padres, respondieron acercándose a los besapiés de los distintos pasos cofrades ayamontinos. / j. l.

Los templos de Ayamonte se convirtieron el pasado fin de semana en un gran museo de arte sacro en el que cientos de vecinos y visitantes han tenido la oportunidad única, no sólo de disfrutar con la cercana contemplación de casi la totalidad del impresionante patrimonio imaginero con el que cuenta la ciudad fronteriza, sino que pudieron mostrar todo su fervor religioso prácticamente de forma personal a decenas de imágenes en casi una decena de iglesias.

Y todo gracias a la celebración por todo lo alto de la clausura oficial del Año Santo de la Misericordia en dicha localidad, para lo cual la Agrupación de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Ayamonte, en colaboración con la comunidad paúl del municipio, ha organizado un acto en el que han participado todas las hermandades locales de gloria y penitencia, las cuales han expuesto en solemne besamanos y besapiés sus principales imágenes titulares entre las once de la mañana y las seis de la tarde, de forma ininterrumpida.

Así, todos los ciudadanos que han querido ser partícipes de esta jornada de culto pudieron disfrutar en la Parroquia de Las Angustias de la exposición en besamanos y besapiés de la Virgen de las Angustias Coronada, patrona y alcaldesa perpetua de la localidad, y en el día de ayer también presidenta de honor de la Agrupación de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Ayamonte, cuyo camarín fue abierto al público de forma excepcional ya que sólo lo hace en contadas ocasiones; del Jesús Resucitado de la Hermandad de la Resurrección, del Señor Triunfante de la Hermandad del Señor Triunfante y su Entrada en Jerusalén y Nuestra Señora de la Salud; del Cristo de la Pasión; y del Simpecado de la Hermandad del Rocío de Ayamonte.

En la Parroquia de San Antonio de Padua, en la barriada de Punta del Moral, fue expuesta la imagen del Cristo del Mar, mientras que en la Capilla del Carmen de la barriada de Canela hizo lo propio la Virgen del Carmen.

De nuevo en el casco urbano de Ayamonte el templo de la Merced expuso en solemne besamanos al Cristo de la Buena Muerte; el de San Francisco al Cristo de las Aguas; la Capilla del Socorro a Nuestra Señora del Socorro y a Padre Jesús; la Parroquia del Salvador al Jesús Caído; y finalmente la arroquia de San Vicente de Paúl al Cristo de la Humildad y a la Virgen de la Estrella en su Misericordia.

Según señaló a Huelva Información la presidenta de la Hermandad de las Angustias, Rocío Concepción, ha sido una iniciativa "muy bonita" que "ha contado con una enorme participación" formándose en determinados momentos del día enormes colas de feligreses que no han querido dejar pasar esta oportunidad de estar junto a sus imágenes más veneradas.

Ya por la noche, a las diez, se celebró una eucaristía solemne en la Capilla del Socorro, que fue declarada por José Vilaplana, obispo de la Diócesis de Huelva, Templo Jubilar de la Misericordia. Dicha eucaristía contó con la participación de todas las hermandades, prohermandades y grupos cristianos de la ciudad fronteriza, y fue concelebrada por los sacerdotes de la comunidad paúl en Ayamonte Sergio Asenjo y Patricio Nzang. Al término de la eucaristía tuvo lugar la adoración al Santísimo, que se prolongó por espacio de varias horas.

Finalmente, los miembros de todas las hermandades participaron en un acto de convivencia celebrado en el patio central de la antigua Casa Cuna de la ciudad fronteriza, en el que se pudieron degustar los dulces típicos que aportó la Asociación Juvenil El Solá de la Villa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios