Vivir en Huelva

Valentía frente al intruso

  • La sanjuanera Lola Guevara dedica un libro benéfico a compartir su lucha contra el cáncer

La sanjuanera Lola Guevara, acompañada por sus hijos, Fran y Manuel Tirado, en un momento del acto celebrado anoche en San Juan del Puerto. La sanjuanera Lola Guevara, acompañada por sus hijos, Fran y Manuel Tirado, en un momento del acto celebrado anoche en San Juan del Puerto.

La sanjuanera Lola Guevara, acompañada por sus hijos, Fran y Manuel Tirado, en un momento del acto celebrado anoche en San Juan del Puerto. / fotos: m.g.

"Empiezo este relato pidiendo perdón por mi atrevimiento, pero quiero compartir mi experiencia: me acabo de operar de cáncer". Lola Guevara pierde así su condición de anónima ciudadana con un libro en el que quiere compartir su experiencia con la enfermedad para ayudar a otras familias.

Tiene claro, y habla con conocimiento de causa, de que quienes tanto padecen tienen la necesidad de "conocer las sensaciones de otros a los que les ocurre lo mismo y saber que lo que les pasa a ellos también les pasa a los demás". Y lo hace Lola con este relato, El intruso, para aquellos que buscan ese testimonio en la intimidad de casa, aún reticentes a comunicarse directamente con semejantes. Es un primer paso, entiende, que ofrece a los demás con generosidad para ayudarles a vencer temores. Ella lo hizo ayer, además, de viva voz, con un acto de presentación en su pueblo, en el centro sociocultural Jesús Quintero de San Juan del Puerto, que hizo un poco más colectiva la terapia personal en que ha convertido esta escritura vital.

'El intruso', asegura Guevara, poeta de Huelva por la paz, ayudará a las familias

Cuenta en el prólogo la psicóloga clínica Raquel Remesal, que la atendió en el hospital Juan Ramón Jiménez y convirtió a la paciente en amiga, que Lola "es una de esas personas auténticas y especiales que decidió no dejarse paralizar por sus miedos y vulnerabilidades". "Mantuvo la calma. Y lo hizo en medio de infinitas, y siempre humanas, tormentas interiores. Fue inevitable su desplome y son inevitables sus momentos de abatimiento", escribe Raquel Remesal, "pero ella misma decidió, y decide día a día, no dejarse arrastrar por el camino del sufrimiento añadido que conlleva un desadaptativo afrontamiento de la enfermedad".

Lola Guevara, recuperada ahora del cáncer que le fue diagnosticado, mira atrás con perspectiva y asegura que este proceso le ha servido para "aprender a vivir el día a día", para "dar más valor a las cosas", que le ha llevado, luchadora valiente, ya vencido el intruso, a transformarse en "la persona que siempre he querido ser".

Raquel Remesal asegura también de Lola que "su poderoso apego por la vida, su capacidad de disfrute y su creatividad son recursos personales que favorecen en su proceso de adaptación".

Lola Guevara recurrió a la palabra, la poesía, sus escritos, considerados "amuletos" en su lucha con la enfermedad para una nueva oportunidad. Tras dedicarse a la enseñanza toda su vida, ahora encuentra salida a su pasión con la plataforma Poetas de Huelva por la paz, en sus poemas publicados en antologías recientes. Y ahora con esta narración en primera persona, editada por Niebla, cuyos derechos de autor ha donado en su totalidad a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Huelva, en su convencimiento de que "hace falta mucho dinero para investigación y luchar contra el cáncer".

En su caso, también, hizo falta poesía. Palabra escrita como medicina espiritual sanadora. Aunque cada cual que se enfrenta a la enfermedad tiene formas múltiples a las que aferrarse para hacer de una actitud valiente y positiva una victoria.

"Cada persona -cuenta la psicóloga Raquel Remesal- tiene que explorar en su interior y encontrar las propias, en un proceso de búsqueda que permite contactar con lo auténticamente valioso e importante de cada ser".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios