Vivir en Huelva

Las Cruces de Valverde son su cantera cofrade

  • La Hermandad de la Borriquita recupera las cruces infantiles y las hace coincidir con la Santa Cruz del Barrio

Las Cruces de Valverde son su cantera cofrade. Las Cruces de Valverde son su cantera cofrade.

Las Cruces de Valverde son su cantera cofrade. / Javier Monterroso (Valverde)

La cruz entre las cruces de Valverde del Camino ha dejado de ser un juego de niños para convertirse en el último eslabón de la cadena cofrade. Los jóvenes valverdeños se agarran a las maderas de la Cruz del Barrio para aprender a ser costalero. Entre faldones sueñan con cargar alguna vez al Nazareno, a la Virgen de la Soledad, al Santo Entierro o a la Borriquita.

Es precisamente el Cristo del Amor la consecuencia más fiel del amor tierno por un costal. Los que fundaron esta hermandad fueron en su día los que escribieron las primeras letras de la historia de la Cruz del Barrio. En sus inicios compartían desfile con otras cruces infantiles. La edad les llevó a venerarla en solitario. Hoy es tradición de mayo.

Y como cada primavera, la Santa Cruz salió a la calle el domingo para dejar estampas llenas de ilusión. La fe no guarda fronteras y la belleza no entiende de religiones. El recorrido dejó momentos envueltos de retina a su paso por el Barrio Viejo -origen de este cruce de caminos-, por el Convento de Santa Ana y por el Colegio María Auxiliadora. Sus recibimientos son dulce emotividad.

Ambiente de Cruces infantiles en Valverde del Camino. Ambiente de Cruces infantiles en Valverde del Camino.

Ambiente de Cruces infantiles en Valverde del Camino. / Javier Monterroso (Valverde)

La Cruz del Barrio goza de una salud eterna. Este año, ha reunido a 40 costaleros, dos cuadrillas completas. Valverde tiene cantera; su Semana Santa tiene futuro. El paso recorrió el trayecto tradicional hasta el jardín del Barrio Viejo, donde tuvo lugar la Eucaristía. Tras el rezo, retomó su camino al ritmo de los sones de la Agrupación Musical Santa Cruz de Huelva. Hace 11 años que la acompaña.

Esta festividad es más que una procesión. Durante todo el fin de semana se suceden los eventos. Desde el viernes con aires de verbena, pasando por el sábado de gastronomía local hasta el domingo de fervor. Este año, ha sido novedad la recuperación de las Cruces Infantiles, una tradición perdida hace dos años y que la Hermandad de la Borriquita ha querido rescatar.

La participación en cada uno de los pasos más pequeños era más que destacada. La participación en cada uno de los pasos más pequeños era más que destacada.

La participación en cada uno de los pasos más pequeños era más que destacada. / Javier Monterroso (Valverde)

El ensueño de los pequeños lo merece todo. Ensayaron durante la semana lo que improvisaron esa jornada. Unos 40 pequeños jugando a ser costaleros en cinco pasos en miniatura. Con todos sus avíos; de todos los estilos. Los niños, siempre seña de identidad de esta cofradía, disfrutaron con la música de la Banda del Tirachinos.

La fiesta, la convivencia, la fe y la ilusión se han dado la mano en un fin de semana muy esperado por los vecinos. En todas o en pocas de sus facetas, da igual, la solemnidad de la Cruz del Barrio ya es tradición y futuro de la cultura valverdeña. Sólo hay que mimarla. De alguna de sus cruces de hoy saldrán los cofrades del mañana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios