Vivir en Huelva

Un Centenario de unión cultural

  • El Casino Minero de Corrales celebra 100 años con un coloquio junto a otras sociedades

Sede del Casino Minero de Corrales donde tuvo lugar el coloquio con motivo de su Centenario. Sede del Casino Minero de Corrales donde tuvo lugar el coloquio con motivo de su Centenario.

Sede del Casino Minero de Corrales donde tuvo lugar el coloquio con motivo de su Centenario. / reportaje gráfico: juan a. hipólito

Presidentes y socios relevantes de diferentes casinos de la provincia de Huelva, entre los que se encontraba el Centro Cultural de Nerva, sociedad que a finales de noviembre cumplirá 120 años de historia, solicitarán a las administraciones locales y regional una valoración sobre la situación actual de estas sociedades, en relación con su adaptación a una sociedad en cambio. Esta es una de las principales conclusiones a las que se llegó en el coloquio sobre el futuro de los casinos de Huelva, celebrado en la sede del Casino Minero de Corrales, con motivo de su Centenario.

Con esta iniciativa, la Asociación Casinos de Huelva, de la que forman parte un buen número de estas sociedades repartidas por el territorio onubense, pretende llamar la atención sobre el beneficio que aportan a cada localidad, como entidades culturales y sociales, desde su posición de transversalidad ideológica y foro único de relaciones personales. "Los casinos son el espacio en el que se desarrollan actividades de toda índole: sustituyen ateneos, teatros, foros culturales, salones de exposiciones de arte, espacios de conferencias, tertulias, charlas-coloquio y debates, que sí existen en otras capitales de provincia", aseguran.

Los casinos quieren estrechar lazos de colaboración con las administraciones

La práctica del asociacionismo entre estas sociedades, de las que forman parte miles de socios repartidos por las comarcas onubenses, desde la Costa hasta la Sierra, pasando por la Cuenca Minera, ha sido uno de los asuntos más demandados en el acto celebrado en Corrales. Buena parte del futuro de estos casinos pasa por estrechar lazos de colaboración con las administraciones públicas, sin perder la independencia histórica de la que gozan, y solucionar de forma unitaria los problemas a los que se enfrentan: incorporación a las nuevas tecnologías; enriquecimiento de su masa social, con la incorporación de jóvenes y mujeres en sus juntas directivas; puesta en valor para dar a conocer y compartir el rico patrimonio histórico que atesoran, etcétera.

Previo al coloquio entre presidentes y socios llegados de diferentes lugares de la provincia, el sociólogo Miguel Mojarro, autor del libro C45INOS de Huelva, ofreció a los asistentes una didáctica ponencia sobre el porqué y para qué de los casinos, desde sus orígenes, a finales del siglo XIX, hasta la actualidad. "Ahora son algo más que un lugar donde jugar al dominó y el billar. Los aspectos lúdicos han de incorporarse a las nuevas tecnologías. Tienen que aportar servicios actuales en consonancia con lo que reclama el entorno. De no ser así, la mayoría están abocados a su paulatina desaparición durante los próximos diez años", aclara el profesor Mojarro.

La mesa de ponentes contó también con la participación del presidente del Casino Minero de Corrales, Javier Gavaldá, anfitrión del evento, y del exalcalde de Aljaraque, José Martín. Ambos insistieron en la necesidad de buscar la complicidad de las administraciones públicas para propiciar la adaptación de estas sociedades a los nuevos tiempos. "Las administraciones públicas tienen una deuda con estas sociedades que durante décadas contribuyeron a dinamizar las sociedades locales", demanda Martín. Por su parte, Gavaldá destacó el patrimonio que atesoran los casinos de Huelva para tratarlos como merecen. "Son únicos, y como tal hay que tratarlos y conservarlos", subraya.

No hace mucho, el ya centenario Casino de Corrales estuvo a punto de desaparecer. En una situación similar se encontró hace cuatro años el Centro Cultural de Nerva. En ambos casos, el arrojo y valentía mostrados por Javier Gavaldá en Corrales y Francisco José Vázquez en Nerva salvaron de una más que segura desaparición a las dos sociedades. No corrieron la misma suerte otros casinos que se han quedado por el camino: dos en Isla Cristina, uno en Valverde del Camino, y otros tantos en Niebla, El Perrunal, La Zarza, Galaroza, Calañas y Bollullos. De la unión de fuerzas de los que aún siguen en pie dependerá en gran medida que salgan con éxito de los nuevos retos a los que se enfrentan en su sociedad, completamente distinta a la que les vio nacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios