Vivir en Huelva

El baile como deporte y terapia

  • Aracena acoge un año más una exhibición de gimnasia rítmica donde participan varias escuelas de la Sierra

El baile como deporte y terapia El baile como deporte y terapia

El baile como deporte y terapia

Aracena ha bailado otro año más al son de jóvenes bailarinas y hasta algún que otro valiente chico apuntado al aula municipal de gimnasia rítmica aracenense, aunque hubo una importante participación de otras escuelas serranas (Fuenteheridos e Higuera de la Sierra) y, a su vez, de mucho público de la comarca, aunque cada año se registra algo menos de asistencia frente a no hace muchas ediciones.

El pasado miércoles, y como siempre por estas fechas de final de curso, ya todo un clásico del calendario deportivo y social aracenense, tuvo lugar la tradicional exhibición de gimnasia rítmica. El pabellón cubierto del polideportivo municipal de Aracena volvió a ser el escenario central para comprobar el trabajo y los ejercicios preparados durante el año, en algunos casos llevados con éxito a diferentes campeonatos provinciales en las últimas semanas. Recientemente ha habido presencia de las escuelas en Gibraleón o en Fuenteheridos, entre otros lugares. Incluso hay casos de jóvenes que están en otros clubes con mayor exigencia y belleza de los ejercicios.

La cita está protagonizada por la escuela de Aracena como anfitriona y con varios grupos en diferentes categorías, con comienzo por las pre-benjamín. Y como es habitual en los últimos años hubo invitación de otras escuelas serranas, aunque en esta edición menos que en ocasiones anteriores al contar sólo con Higuera de la Sierra y Fuenteheridos. Ha habido otras, como el pasado año, en las que participaron hasta cinco escuelas en total.

Esta exhibición ha contado con varias modalidades dentro de la gimnasia, bien diferenciadas entre ellas tanto por la edad de las chicas como por sus años de pertenencia en la escuela. En todos los casos por diferentes monitoras municipales como máximas responsables. Como es habitual, las gradas del pabellón cebollero contaban con mucho público. Y todas las niñas estaban perfectamente ataviadas como lo merecía la ocasión, con bonitos y cuidados maquillajes.

El pabellón de Aracena lucía en su parte central con todos los rincones perfectamente adornados con globos, aros, lazos, flores, entre otros elementos coloridos, para hacer más acogedor el evento y más visual y agradable la estancia.

La exhibición comenzó con la salida de todos a modo de presentación oficial y saludo al numeroso público asistente. Las más jóvenes, de primer año en la escuela, mostraron sus habilidades y aprendizaje de las figuras a lo largo del curso para ser en un futuro buenas gimnastas. En segundo lugar, aquellas que llevan más tiempo en la escuela reflejaban la mejoría y avance con respecto a ediciones anteriores. Ejercicios individuales, a semejanza de los que vemos por televisión, y trabajos en grupo al compás de la música en los que se perfila la compenetración entre todas. En algunos casos los nervios juegan una mala pasada, pero al final el aplauso es unánime. Entre compañeras todas salen a la pista al grito de "Guapas".

Finalmente, las más experimentadas de las escuelas, y que son grupos que suelen participar en competición provincial, deleitaron a los presentes con ejercicios de pelotas, cuerdas, aros y lazos. En algunos casos de forma individual y otros en grupo.

Y tras el final de las citas provinciales sólo queda disfrutar del verano a la espera del mes de septiembre para el regreso a la escuela de gimnasia rítmica, consolidada en la comarca frente a los solitarios orígenes, con muy pocas participantes y la rareza, entonces, para el público.

Los tiempos cambian y es grato ver la evolución de algunas niñas que aguantan varios años en la escuela y recogen el fruto del trabajo de varios cursos seguidos para la admiración y sorpresa de todos. Por supuesto, la edad también es importante y cuando las chicas alcanzan una edad juvenil suelen abandonar la escuela, ya que la edad media de la misma es muy baja. La gimnasia rítmica tiene mucha vida en la Sierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios