Toros

'Tijeretazo' en Las Ventas

  • Crisis con un ganado de Parladé ayuno de casta y recortes por parte de una acomodada terna compuesta por Urdiales, Tejela y Mas, quien tomó la alternativa

GANADERÍA: Corrida de Parladé, en conjunto aceptablemente presentada y descastada. TOREROS: Diego Urdiales, de grosella y oro. En el segundo, media y un descabello (silencio). En el cuarto, casi entera (silencio tras aviso). Matías Tejela, de grana y oro. En el tercero, cuatro pinchazos y estocada (silencio). En el quinto, pinchazo, media y un descabello (silencio). José Manuel Mas, de azul y oro, que tomó la alternativa. Media y un descabello (palmas). En el sexto, media (silencio). Incidencias: Plaza de toros de Las Ventas. Jueves 13 de mayo. Lleno. José Manuel Mas tomó la alternativa con Enjaretado, negro listón de 551 kilos. El banderillero Jarocho fue atendido en la enfermería de una contusión por asta de toro bajo el ojo derecho, pendiente de estudio oftalmológico.

Decía Ortega y Gasset que con acercarse a una plaza de toros, nos podíamos formar una idea de cómo marchan las cosas en España. Ayer la prensa destacaba enunciados como crisis, recortes, con un drástico tijeretazo y hasta una huelga. Pues algo de ello hubo en la jornada de ayer en Las Ventas. Crisis con un ganado ayuno de casta. Recortes, en este caso con la escasa ambición de una terna acomodada. Todo desolador y preocupante, como esa huelga emplazada para el 2 de junio. Por cierto, si tiene la cartelería a mano se encontrará que ese día se celebra la Corrida de Beneficencia, con Morante, Cayetano y Luque, uno de los escasos carteles de lujo -¡ya es casualidad!-, de la deslavazada programación organizada por Taurodelta.

Si echamos un vistazo a lo sucedido en la arena venteña, casi todo rezumó crisis y carestía. La corrida de Parladé, aceptable en su presentación, pecó de descastada y la terna no anduvo brillante.

José Manuel Mas, un chaval madrileño, todavía muy verde en técnica, tomó la alternativa en lo que a la postre ha sido una de las tardes más anodinas del ciclo isidril. Con Enjarado, más de media tonelada de mansedumbre, no tuvo opción al lucimiento. El toro de la efeméride tiró a El Legionario, cuya vida peligró unos segundos cuando el varilarguero cayó al descubierto en la arena. El astado estuvo a punto de sacarle un ojo a Jarocho, cuando el banderillero prendió un par arriesgadísimo. Le marcó con el fuego de su pitón, a escasos centímetros, bajo su ojo derecho. El trasteo de Mas, con brindis a su madre, apenas tuvo historia con un animal parado, que se defendía. Con el noblón sexto, su labor compitió en sosería con las insustanciales embestidas del animal.

El riojano Diego Urdiales no cubrió expectativas. Cumplió con el mansote segundo, un toro con movilidad, pero sin clase; al que hilvanó dos buenas tandas con la diestra. Pero con el noble cuarto, algo soso y a menos, no llegó a acoplarse. Únicamente se lució en un manojillo de verónicas de recibo.

El alcalaíno Matías Tejela tampoco estuvo acertado. Voluntarioso ante su incierto primero, lo mejor estuvo en su réplica, por gaoneras, a un quite de dos bellísimas verónicas de Urdiales. Con el deslucido quinto, a Tejela le faltó comprometerse más.

Y eso fue el resultado paupérrimo de lo sucedido en el ruedo de Las Ventas, en una jornada marcada con un tijeretazo en cuanto a la casta del toro y el arte del toreo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios