Análisis de la temporada 2018 | Lo que sucedió en los ruedos de España El Juli y Roca Rey, en la cima

  • El madrileño, que arrasó en Sevilla y cuajó una grandiosa faena en San Isidro, hizo frente al limeño, líder estadístico, que mantuvo una regularidad extraordinaria

El Juli y Roca Rey. El Juli y Roca Rey.

El Juli y Roca Rey.

Comentarios 1

La temporada 2018 ha sido, en su conjunto, buena en cuanto al resultado artístico; si bien, las figuras continúan su camino lidiando exclusivamente toros de un reducido número de divisas y apenas entran en liza con toreros emergentes. Un ejemplo de ello sucedió en la Feria de Otoño de Madrid, en la que el empresario Simón Casas aportó como novedad el sorteo de ganaderías –de las figuras, únicamente se apuntó Alejandro Talavante–. En la lidia continúa perdiendo importancia la suerte de varas;en demasiadas ocasiones fue un simulacro.

Por otro lado, aunque se han mantenido los números, en términos generales, en las grandes ferias, las corridas de toros en plazas de segunda y tercera se han resentido y el segundo circuito, habitual para toreros sin marchamo de figuras, está prácticamente muerto, con todo lo que ello supone. Entre otras cosas, bastantes toreros emigran para realizar campañas en ruedos americanos, lejos de las ferias de relumbrón. Sucede algo parecido en las novilladas con picadores.

Entre las figuras también destacaron Alejandro Talavante y Sebastián Castella

Con respecto a los nombres y balance artístico cabe decir que en esta campaña hay dos diestros en la cima: Julián López El Juli y Andrés Roca Rey. El primero, contundente en Sevilla y Madrid y el segundo, manteniendo una regularidad extraordinaria.

El Juli, de entre todas la figuras y en su veinte aniversario de alternativa, ha sido quien ha dado respuesta a Roca por sus triunfos históricos en las dos plazas de mayor categoría del orbe taurino:Las Ventas y La Maestranza, derrochando maestría y poderío. El madrileño dejó para los anales de La Maestranza una actuación memorable, tras la que cortó cuatro orejas –dos de ellas simbólicas al toro Orguillito, de Garcigrande, que fue indultado– ganando su quinta Puerta del Príncipe de su carrera. Y en Madrid realizó la mejor faena de San Isidro al toro Licenciado, de Alcurrucén, en la Corrida de la Beneficencia.

Roca Rey, quien además de quedar como líder estadístico del escalafón –54 corridas y 91 orejas–, se ha situado en la cima, con marchamo de máxima figura gracias a su gran regularidad y fuerza taquillera. Roca, con garra, valor, máxima entrega y buen toreo consiguió abrir en 30 ocasiones las puertas grandes de distintas plazas –dos de ellas en Valencia–; seis orejas en 48 horas en Pamplona –tres orejas y tres orejas– o Bilbao. Y desde enero a diciembre, entre otras salidas a hombros, se encuentran las de Bogotá, Castellón, Jerez (cuatro orejas y un rabo), Antequera, Santander, Ronda, Salamanca y Lima.

Urdiales, Chacón, Emilio de Justo... como redescumbrimientos y Aguado gran revelación

Otras figuras que dieron la talla fueron Talavante, quien tras ser nombrado triunfador del ciclo madrileño pinchó en su encerrona en solitario en Las Ventas y Sebastián Castella. El maestro Enrique Ponce continuó este año con una regularidad fuera de lo común.

Entre los diez primeros de la estadística, además de los mencionados, se encuentran El Fandi, con regularidad; Manzanares, desigual;Padilla coronando la mayoría de sus actuaciones con triunfos en su retirada; Álvaro Lorenzo; Ginés Marín y Miguel Ángel Perera. En retiradas hay que sumar a la de Padilla la de Juan Bautista, que también realizó una notable campaña en su adiós de los ruedos.

En el rejoneo arrasó Diego Ventura, con Lea Vicens como líder en número de festejos

En un escalafón compuesto por 149 matadores de toros es imposible valorar en este espacio a todos, pero dentro de lo que se podría destacar como sorpresas, aunque relativamente porque algunos son toreros de larga trayectoria, se encuentran, como redescubrimientos, Diego Urdiales, Octavio Chacón o Emilio de Justo y Pablo Aguado fue la gran revelación. Urdiales, cumbre en Bilbao, repitió su éxito en la Feria de Otoño de Madrid;Chacón trató a un tigre de Saltillo como si fuera un gatito y salió a hombros en Pamplona y De Justo, convertido en otro consumado lidiador. Menciones especiales para Pepe Moral, triunfador ante miuras en varias plazas y Fortes, que cuajó una seria actuación en Madrid.

Los veteranos José Antonio Morante de la Puebla, Antonio Ferrera, Curro Díaz, Jesús Martínez Morenito de Aranda y David Mora deleitaron en faenas concretas de la temporada con un toreo de muchos quilates.

Alberto López Simón, José Garrido, Juan del Álamo, Manuel Escribano, Román, Luis David Adame, Joaquín Galdós, Rubén Pinar, Javier Cortés y Daniel Luque se han batido el cobre con distinta suerte. Y Sánchez Vara, Rafael Rubio Rafaelillo y Fernando Robleño han continuado luchando en la franja de carteles con corridas duras. Un torero que ha metido cabeza para el próximo año en este tipo de carteles ha sido Juan Leal.

El momento más desagradable de la temporada lo sufrió Paco Ureña, quien perdió la visión del ojo izquierdo por una cornada en Albacete, cuando había cumplido una veintena de corridas. Un valiente Ureña que ya ha anunciado que reaparecerá el próximo año en la Feria de Fallas de Valencia.

En ganaderías destacaron, entre otras, Cuvillo, Fuente Ymbro y El Pilar

Alfonso Ortiz ocupó el primer puesto en número de festejos –33 novilladas y 30 orejas– del escalafón novilleril, que cuenta con 142 novileros. En las grandes plazas destacaron Francisco de Manuel y Antonio Catalán Toñete en Madrid y Ángel Jiménez, Emilio Silvera, David Salvador, García Navarrete y Kevin de Luis en Sevilla.

En el rejoneo, con 102 componentes, quedó líder Lea Vicens –46 festejos y 77 orejas– en lo estadístico y fue Diego Ventura quien cuajó la mejor temporada de su carrera e hizo historia en Madrid al cortar cinco orejas y un rabo en una corrida en solitario. Andy Cartagena salió a hombros en Madrid y Andrés Romero cortó dos orejas en Sevilla.

En ganaderías destacaron, entre otras, Cuvillo, Fuente Ymbro y El Pilar –tanto en Las Ventas como en La Maestranza–. Alcurrucén, en Madrid; Garcigrande con una gran regularidad todo el año y La Palmosilla, que dio una gran imagen por trapío y juego en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios