TV-Comunicación

La reina Isabel II más humana llega hoy a Netflix

  • La plataforma estrena 'The Crown', la primera serie de televisión sobre la vida de la monarca y el clan Windsor

Con el objetivo de diversificar su audiencia y atender los intereses de espectadores jóvenes, y no tanto, Netflix incluye ya un repertorio de series propias pertenecientes a géneros muy diferentes, como la ciencia ficción, el thriller o la comedia. En el catálogo de esta plataforma on line se echaba en falta un drama histórico. Un hueco que The Crown cubrirá a partir de hoy con el nivel propio de las grandes producciones. Una ficción sobre la vida de Isabel II -la primera para televisión-, que muestra una historia interesante, bien contada y que humaniza a sus personajes sin escatimar en gastos ni en buenas interpretaciones.

Encarnada por la actriz Claire Foy, Elizabeth Windsor (su nombre de soltera) aparece como una mujer joven ponderada pero capaz de mostrar entusiasmo, ligereza, e incluso sensualidad. Con Stephen Daldry a cargo de la producción ejecutiva, y la dirección de algunos episodios, el guionista británico Peter Morgan responsable de Frost/Nixon y The Queen, es el encargado de escribir la primera versión televisiva que ficciona la vida de la soberana británica. Una historia que comienza con el matrimonio de la princesa Isabel con el príncipe Felipe (Matt Smith). Por aquel entonces, en el trono se encontraba Jorge VI (Jared Harris), un hombre que se vio obligado a reinar tras la renuncia de su hermano Eduardo, más interesado en casarse con una plebeya divorciada, Wallis Simpson. Isabel, al igual que su padre, también llegó a ponerse la corona sin tocarle ni pretenderlo, puramente por azar.

Que The Crown se centra en la figura de la reina de Inglaterra es innegable. Pero lejos de ceñirse a las intrigas palaciegas más morbosas, que también las tiene, se adentra en dos vertientes muy interesantes de la vida de Isabel II: su padre, Jorge VI, y Winston Churchill (John Lithgow). El político, primer ministro cuando Isabel II llegó al trono, no atravesaba su mejor momento, pero fue una figura importantísima en la política nacional e internacional. Además, mantuvo una excelente relación con Jorge VI, el accidental rey que, a pesar de su salud, logró ganarse el cariño del pueblo.

La serie también tiene tiempo de relatar la vida familiar de los Windsor, un clan en el que tienen un papel preponderante las mujeres, muy especialmente la reina Mary, abuela de Isabel. A pesar de lo desconocido del elenco, la historia engancha al espectador. Y lo hace a partir de los recursos más básicos de las producciones, jugando con la historia y sus personajes. Por eso, de no ser por los impresionantes palacios y el exagerado plantel dispuesto a servirle, los Windsor podrían ser una familia cualquiera. Con un presupuesto de cien millones de libras, The Crown rezuma estilo británico, con elegancia, corrección y sobriedad, pero acompañada del presupuesto de una superproducción estadounidense. El resultado es una crónica que, lejos de sumir en el sopor, logra suscitar interés por personajes tradicionalmente considerados de la prensa amarilla.

Morgan, su creador, prevé dedicar una temporada de la serie a cada una de las seis décadas del reinado de Isabel. Netflix ya se ha comprometido, por su parte, para una segunda entrega.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios