Los descubrimientos de Chicho Ibáñez Serrador

Doce nombres que debutaron en 'Un, dos, tres'

  • Desde Lydia Bosch y Victoria Abril en las azafatas hasta el dúo Sacapuntas y Arévalo entre los cómicos

Victoria Abril, la azafata más internacional surgida del 'Un, dos, tres' Victoria Abril, la azafata más internacional surgida del 'Un, dos, tres'

Victoria Abril, la azafata más internacional surgida del 'Un, dos, tres' / RTVE

Fueron 441 noches que salvo la mitad de la décima etapa, en 2004, fueron lo más visto, a veces de manera imperial, en una pantalla que contaba con pocos canales. El fallecido Chicho Ibáñez Serrador en los 60 dio impulso a TVE en la ficción a través de sus series de intriga y terror y refrescó como nadie el entretenimiento a través del Un, dos, tres nacido tímidamente en 1972 y convertido en transatlántico de la cadena pública en sus etapas siguientes. Cada aparición se convertía en éxito y un puñado de sus debutantes pasó instantáneamente del anonimato a la popularidad. He aquí doce de esos debutantes a los que el Un, dos, tres les cambió la vida.

1) Aurora Claramunt. 1973. Fue una de las azafatas de la primera etapa y se incorporó al concurso para relevar a Agata Lys, la primera que dio el salto al cine a raíz de enamorarse el público por sus gafas gigantes y su minifalda. En el caso de Claramunt se convirtió entre los 70 y 80 en la presentadora más popular de los programas de TVE producidos desde Barcelona y fue directora de formatos en los años 90.

2) Victoria Abril. 19 de marzo de 1976. Era la azafata contable en la segunda etapa (las minifaldas pasaron a ser shorts) y debutó con 17 años. Chicho provocaba los piques con Kiko Ledgard. Antes de concluir la temporada ya contaba con proyectos en el cine y se convirtió en la actriz española más internacional.

3) Juan Tamariz. 19 de marzo de 1976. Ya era un mago conocido en medio mundo. También se sumó en la segunda etapa, como uno de los tacañones que sustitutían a don Cicuta, el veterano Valentín Tornos. Eran don Estrecho, que acompañaba a Pedro Sempson (el profesor Lápiz), actor habitual de Historias para no dormir y doblador del señor Burns; y Paco Cecilio (don Rácano).

4. Mayra Gómez Kemp. 19 de marzo de 1976. En este caso la actriz cubana debutó como animadora ocasional en la subasta en el papel de una chica alocada que ponía de los nervios a Kiko. De ahí pasó a otros programas como 625 líneas y Sabadabadá. Desde este infantil pasó al Un, dos, tres como presentadora. Desde la tercera etapa, que comenzó el 20 de agosto del 83, y hasta el cierre de la sexta, en 1988. Fue la presentadora más popular que tuvo el programa. Chicho no contó con ella en 1991 al haberse pasado a Antena 3.

5. Bigote Arrocet. 4 de febrero de 1977. El cantante chileno llegó a España como humorista a lo Cantinflas, con la baza de los chistes malísimos telefónicos, para animar la subasta. Comenzó con Kiko y se mantuvo en las etapas con Mayra (Mayrucha cha chá).

6. Tricicle. En el otoño del 82 un programa sobre el mundo escénico en la Segunda Cadena, Zarabanda, grababa una actuación en el teatro Villarroel de Barcelona. Seleccionaron, por casualidad, el número de Soy un truhán, soy un señor, que apuntó Chicho Ibáñez. Cuando contó con ellos para aparecer en una entrega de febrero de 1983 se convirtieron en las estrellas de las giras teatrales.

7. Arévalo. A principios de los 80 el humorista valenciano era el rey de los chistes en cassette. Había aparecido en el programa Cosas pero su gran oportunidad ante un público que hasta entonces sólo lo había oído en el coche fue con su aparición en la subasta en octubre de 1983. Se sumó a la etapa con Beatriz Carvajal (La Loli), Fedra Lorente (La Bombi), o Raúl Sender, que contaban ya con experiencia.

8. Lydia Bosch. 9 de noviembre de 1984. Tras la senda de compañeras como Silvia Marsó, del set de las azafatas, que ya comenzaban a bailar y actuar en el programa, pasó a los platós de cine. Chicho le colocó el apellido, tomado de la marca de las cámaras, para que no se llamara Lydia Boquera.

9. El dúo Sacapuntas. 6 de abril de 1987. En la quinta etapa se renovó todo el programa y se fichó a una pareja malagueña que se formó a raíz de conocerse en un concurso de chistes. El éxito les llegó de inmediato desde su primera subasta, con los latiguillos de su primer chiste “¿Cómo estaba la plaza?” y “Veintidó, veintidó”. Manolo Sarria, tras el fallecimiento de Juan Rosa, participó en solitario en la etapa última de 2004.

10. Nina. 22 de junio de 1987. Xavier Cugat, que como el rey de las filloas y otros personajes se autoinvitaban al programa por amistad con su director, presentó aquel día a su pupila para que demostrara su talento vocal. Pocos meses después se sumaba como azafata del programa y en 1989, trece años antes de su alumna Rosa en OT, participó en Eurovisión.

11. Ángel Garó. 13 de septiembre de 1991. Como sucedió con los Sacapuntas, su popularidad fue instantánea. El linense se convirtió en un fenómeno con sus personajes Juan de la Cosa y Pepe Itárburi, junto a sus coletillas tipo “la refinitiva”. Fue la etapa con Jordi Estadella y Miriam Díaz-Aroca. Después fue de proyecto en proyecto hasta terminar en GHVIP.

12. Paula Vázquez. 19 de noviembre de 1993. Pertenece a la penúltima etapa, la de Josep Maria Bachs como presentador. La gallega no es tan recordada por su papel de azafata pero poco después se convirtió en un rostro familiar por sus concursos en la Primera Cadena, Antena 3 y Telecinco. Tras problemas de salud en Movistar + conduce Fama.

Y un remate. Las parodias del Un, dos, tres destapan en seguida la nostalgia. En 2003, antes de la etapa conducida por Luis Larrodera, Mayra hizo las delicias en una imitación del formato en El show de Flo. En 2014 El Hormiguero también homenajeó el Un, dos, tres, con Mayra de presentadora y AnnaSimón, Marta Hazas y Pilar Rubio de azafatas, y el dúo Sacapuntas formado por Manolo Sarria y Pablo Motos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios