'Pasaporte Pampliega'

Antonio Pampliega: "Para estabilizar Afganistán se necesitarían 60 años"

  • El espacio de reportajes de Cuatro dedica la entrega de esta noche a los matrimonios infantiles concertados

El reportero madrileño Antonio Pampliega El reportero madrileño Antonio Pampliega

El reportero madrileño Antonio Pampliega / Mediaset

Comentarios 2

Recorre los entresijos del planeta, donde la gente sufre, para destapar auténticas tragedias colectivas como la de esta noche, la de los matrimonios concertados de niñas que desemboca en miles de suicidios de mujeres. El reportero madrileño Antonio Pampliega es un privilegio para las noches de los jueves de Cuatro. Pasaporte Pampliega emite su segunda temporada en este canal de Mediaset.

–El mundo va a peor. ¿Es usted un fatalista, pesimista, realista?

–El mundo va a peor y yo me siento pesimista. Sí, hay menos guerras que en otras épocas, pero se mata de otra manera, dejando a tantos inmigrantes que huyen a su aire, permitiendo hambrunas en zonas de conflicto. Vamos a peor porque percibo que en Occidente empieza a dejar de preocupar lo que pasa más allá de nuestras fronteras. No nos interesa más allá de la crisis de nuestra casa. Tenemos problemas de gente sin problemas de verdad.

–¿Qué sucederá si no nos preocupan por los que realmente sufren cerca de nosotros?

–Viviremos el efecto mariposa medioambiental, social, económico, desde Sudamérica, África... Un día nos despertaremos con que nos han dado una hostia.

–¿El matrimonio infantil es un asunto que nos debería preocupar más?

–Lo contamos hoy. En la constitución de Afganistán se contempla que si una mujer duerme fuera de su casa sin el permiso de un familiar masculino puede ser encarcelada por adulterio. Y estamos hablando realmente de niñas que huyen de matrimonios concertados porque no quieren ser casadas y las denuncian las familias del prometido.–Y es un delito que también nos ha tocado cerca...

–Hemos contactado con Hannah, la primera mujer que denunció a su familia por un matrimonio concertado en España. Sus propios familiares la tuvieron atada a una estufa y pudo poner una denuncia ante los mossos d’esquadra. Hay 1.500 menores cada hora en todo el mundo que son obligadas a casarse con un adulto. No es un asunto religioso, es algo que sucede sobre todo en países pobres, en Afganistán, la Repúblicoa Dominicana y México prohibió este tipo de acuerdos la semana pasada. Es algo vinculado a la pobreza porque las familias están dispuestas a recibir una gran dote a costa de la vida de sus hijas. En Afganistán se pagan dotes de 15.000 euros cuando allí el salario minimo es de 30 euros.

–¿Cuál sería el denominador común del destino de estas mujeres?

–Son niñas que dejan el colegio y pasan a ser madres y esclavas domésticas y sexuales. Muchas acaban suicidándose. En Afganistán el suicidio de la mujer supera con creces al masculino. Al hospital de Herat llegan mujeres desfiguradas que piden morir.

–Para salvar Afganistán se necesitarían generaciones y millones.

–Para estabilizar Afganistán se necesitarían 60 años y un millón de soldados, más todas las inversiones para modernizar el país. Las fuerzas occidentales sólo han estado 17 años y con 100.000 soldados. Hemos dejado el país en manos de corruptos, con los talibanes controlando la mayor parte del territorio y el dinero que se destina al país se pierde por el camino. Es lo que sucede en Haití. Después de diez años del terremoto todo sigue igual.

–Hablaba usted del golpe que recibirá Occidente...

–En lo medioambiental con la deforestación del Amazonas, por ejemplo. Pero sobre hemos dado la espalda a la alerta social. No estamos sabiendo acoger a los miles de inmigrantes y eso es caldo de cultuivo para el yihadismo, como sucede en Bélgica, Francia, Reino Unido. El califato del ISISha desaparecido pero el mensaje de odio del Estado islámico sigue presente y no hemos creado mecanismos para reinsertar a miles de personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios