Tecnología

Cambios tras el coronavirus: La sociedad se digitaliza entre la necesidad y la improvisación

  • La crisis sanitaria ha acelerado y forzado la transformación digital

  • Ese proceso puede brindar oportunidades a las personas en diferentes ámbitos o servir como revulsivo para dinamizar la España rural y vacía.

Usuario de 'smartphone' Usuario de 'smartphone'

Usuario de 'smartphone' / TeroVesalainen, Pixabay

Aunque de una forma abrupta a causa de la pandemia y del confinamiento, la sociedad española ha experimentado un proceso de digitalización sin precedentes, y lo ha hecho sin la preparación ni los conocimientos necesarios y superando muchos temores y recelos. Y este escenario ha llegado para quedarse.

Así lo han expresado varios expertos en nuevas tecnologías y digitalización, que han analizado cómo la crisis sanitaria ha acelerado y forzado la transformación digital y las oportunidades que ese proceso puede brindar a las personas en diferentes ámbitos (laboral, ocio, administración, educación o sanidad) o servir como revulsivo para dinamizar la España rural y vacía.

Personas muy mayores haciendo videollamadas o comprando por internet; niños levantando la mano en casa para preguntar en clase; millones de personas teletrabajando; reajustando o configurando el router y el wifi de casa; médicos asistiendo a pacientes de forma telemática... Los expertos coinciden: la sociedad española ha hecho un máster acelerado, y ahora toca el doctorado.

"Nunca tanta gente se ha visto inmersa en un proceso digital de forma obligada y abrupta como el que estamos viviendo", dice Miguel Ángel Barrio, responsable de la Unidad Digital del grupo Entelgy, especializado en procesos de transformación digital.

Pero a su juicio, y aunque ni la sociedad ni las empresas estaban preparados, lo han tenido que asumir como algo obligado para mantener la operatividad y la comunicación; la pandemia ha sido "la palanca de cambio" que ha facilitado esa transformación digital y acelerado "drásticamente" los tiempos.

España estaba a la cola del teletrabajo en Europa

Los datos situaban a España a la cola del teletrabajo en Europa, ya que es una modalidad a la que recurrían -antes de la crisis- sólo el 7 por ciento de los empleados, según el INE, pero durante los momentos más severos del confinamiento se ha extendido hasta el 80 por ciento.

Miguel Ángel Barrio está convencido de que muchos cambios han llegado para quedarse, de que las oportunidades para avanzar en la transformación digital "son enormes", de que crecerán los empleos relacionados con la transformación digital y la automatización, y de que las nuevas tecnologías pueden llegar a ser uno de los mejores aliados de la España vacía tras demostrarse que "la normalidad" ha imperado en muchos trabajos y operaciones "en modo remoto".

A esa eficiencia ha sumado la mayor sostenibilidad, la calidad de vida y la distancia social que se puede imponer a causa de la pandemia y que pueden empujar a muchos trabajadores hacia la España rural.

La hoja de ruta que se abre ahora será continua y aumentará la velocidad y la complejidad de los procesos, según el responsable de esta empresa especializada en transformaciones digitales, que ha asegurado que la administración no podrá tampoco perder esta carrera porque los ciudadanos van a demandar tramitaciones y procesos más ágiles.

La crisis ha "forzado" una transformación

En el mismo sentido, Roberto Fuentes, director de la empresa atSistemas, especializada también en este tipo de procesos de transformación, ha destacado el ritmo al que ha conseguido adaptarse la sociedad española sin tener ni la preparación ni los conocimientos, y que la crisis haya "forzado" una transformación en los ámbitos más personales, pero también en el ámbito laboral, educativo o sanitario.

"Es emotivo ver que la tecnología nos ha permitido estar más cerca de las personas, aunque la distancia dijera otra cosa", explica Roberto Fuentes, que asegura que habrían sido necesarios varios años para que la sociedad hiciera uso de muchas de estas tecnologías de una forma tan natural.

A su juicio, y a pesar del contexto de adversidad en el que se han puesto en marcha muchos de estos cambios, "la colección de beneficios es enorme", y se ha referido a las nuevas líneas de negocio de algunas empresas (comercio y ventas online) o a las nuevas formas de realizar una operación o de relacionarse con un cliente.

Y coincide en que el cambio puede ser un revulsivo para muchos pueblos que han perdido capacidad productiva y habitantes, porque la tecnología ha demostrado la eficiencia del teletrabajo y de la formación en línea.

Según la plataforma The Valley, la digitalización ha sido uno de los protagonistas de la crisis y la tendencia durante la desescalada y en el tiempo post-pandemia apunta también hacia una proliferación de aplicaciones o plataformas digitales para gestionar incluso trámites muy cotidianos, como ir a la playa, asegurarse una mesa en una terraza o ir a comprar a un centro comercial.

Todos los expertos consultados coinciden en ese salto que ha dado la sociedad española, pero también en que es el primer capítulo de una larga serie hacia la digitalización de la economía y de la sociedad, y en que durante los próximos años se normalizarán conceptos como IoT (el internet de las cosas, en sus siglas en inglés), la ingeniería de datos (Big Data) o el blockchain para garantizar la veracidad y la identidad de las operaciones digitales. Ese será el doctorado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios