Tribunal Supremo

El tribunal critica la "estrategia de demonización" de la Sala Segunda

Se ha presentado a la Sala no como un órgano jurisdiccional sino como un "grupo de siete disciplinados funcionarios dispuestos a ejercer la venganza del Estado por el proceso secesionista". "Ninguno de los procesados lo es por el sentido de su voto" y el "blindaje democrático" proporcionado por la inviolabilidad parlamentaria "no extiende su protección a actos intencionados de rechazo de las decisiones del Tribunal Constitucional", argumentan los siete magistrados de la Sala Segunda.

El Supremo condena a Oriol Junqueras a 13 años de prisión por sedición y malversación

La sentencia da por probada la existencia de violencia pero no bastan estos sucesos para que exista un delito de rebelión, ya que es "violencia para lograr la secesión, no para crear un clima o un escenario en que se haga más viable una ulterior negociación". Condena por malversación por los gastos del reférendum, que eran "ajenos a cualquier fin público lícito y se ordenaron careciendo de cobertura presupuestaria". "No existe un derecho a decidir ejercitable fuera de los límites jurídicos definidos por la propia sociedad" y no hay "democracia fuera del Estado de Derecho", el derecho a decidir no es el "termómetro de medición de la calidad democrática de una sociedad", razona el tribunal.