Educación

El 23% de los estudiantes españoles faltan a clase de forma ocasional

  • La radiografía del absentismo escolar es desigual, entre el 35% de Asturias y el 21% de Galicia

  • Influyen no sólo las notas, sino además el clima escolar, el acoso o “el bienestar afectivo”

Alumnos de Secundaria en un aula. Alumnos de Secundaria en un aula.

Alumnos de Secundaria en un aula. / Jesús Marín

El 23,2% de los estudiantes españoles faltan a clase de forma ocasional, una cifra global que oculta enormes diferencias por comunidades -oscila del 35% en Asturias al 21% en Galicia- y cuyas causas van desde las políticas educativas que se aplican a la composición del alumnado.

Así lo refleja el estudio internacional sobre absentismo realizado por Emma García, economista especialista en educación del Instituto de Políticas Económicas de Washington, que durante una entrevista telefónica con EFE destaca que España figura entre los quince países analizados con un mayor índice de alumnos que no asisten a clase de forma voluntaria.

Según la experta del laboratorio de ideas (think tank), el análisis apunta a que el problema no es solo un tema de notas o resultados académicos sino que están implicados múltiples factores, como el clima escolar, el acoso en los centros o "el bienestar afectivo" del estudiante. "No hay una respuesta única".

Editado por las fundaciones Ramón Areces y Europea Sociedad y Educación, La importancia del absentismo escolar para el desarrollo y el desempeño educativos analiza este fenómeno basándose en la información del último informe PISA y toma para ello los casos de Estonia, EEUU, Finlandia, Francia, Irlanda, Polonia, Portugal, Italia, Suecia, Países Bajos, México, Japón y Corea del Sur.

Políticas educativas pospandemia

"Es una ayuda potencial para diseñar políticas educativas útiles pospandemia", porque habrá que "prestar mucha atención a sus efectos dispares entre grupos, es decir, al crecimiento de las desigualdades educativas debido a la covid y qué se hace al respecto", añade García, coautora del trabajo junto a la economista Elaine Weiss.

En cuanto a las comunidades autónomas, los resultados muestran una diferencia máxima en las tasas de asistencia entre regiones ligeramente superior a los 14 puntos porcentuales entre Asturias, región con una mayor tasa de absentismo (35,2%), y Galicia, con la menor tasa (21,1%).

En comunidades como Asturias, Cataluña, Murcia o Islas Canarias, uno de cada tres estudiantes o más se ausentaron en algún momento de la escuela en las últimas dos semanas previas a su participación en la última evaluación de PISA.

Por el contrario, en Galicia, La Rioja, Cantabria, o Castilla y León, menos del 25% de los estudiantes faltaron a la escuela durante el mismo periodo.

Ausencias frecuentes

Sobre la proporción de estudiantes que se ausentan frecuentemente (tres o más días), el índice supera el 8% en Asturias y en el País Vasco, frente a sólo el 4% de Castilla y León y Cantabria.

Las dos vías fundamentales para explicar la diferencia entre territorios son determinadas políticas educativas -que no son objeto del estudio- y la composición del alumnado, señala la doctora de Economía por la Universidad de Columbia.

Así hay un menor absentismo en las regiones donde hay una mayor proporción de chicas; no inmigrantes; cuyos padres tienen un nivel educativo superior a la ESO; no repetidores, con más expectativas sobre su nivel educativo en el futuro, con niveles de pertenencia a la escuela superiores al promedio del país y tasas de acoso inferiores.

Emma García subraya que el absentismo es un termómetro en cuanto que "te ofrece señales de antemano de que un estudiante puede estar en riesgo, sobre todo del abandono de los estudios, y de variables mucho más costosas y con peor solución".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios