Sociedad

Las autoridades chinas envían a 6.000 médicos para combatir el coronavirus

  • En un solo día se han confirmado 1.771 casos más en el país asiático, que suma ya 106 fallecidos

  • Pekín pide, pero no prohíbe, al resto de países que no extraditen a sus nacionales de Wuhan

Técnicos tailandeses desinfectan un avión, ayer en el aeropuerto de Samut Prakan. Técnicos tailandeses desinfectan un avión, ayer en el aeropuerto de Samut Prakan.

Técnicos tailandeses desinfectan un avión, ayer en el aeropuerto de Samut Prakan. / RUNGROJ YONGRIT / efe

El número de fallecidos por el brote de neumonía causada por un nuevo coronavirus se elevó a 106 en China, donde el Gobierno anunció el envío de unos 6.000 médicos al epicentro del brote para intentar contenerlo.

Las últimas cifras ofrecidas por la Comisión Nacional de Sanidad sitúan en 4.515 los casos confirmados, es decir, 1.771 más que el lunes. La mayoría de ellos se han registrado en la provincia de Hubei, a cuya capital, Wuhan, han llegado ya más de 4.100 médicos del resto de provincias del país, un contingente al que se esperaba que se sumaran otros 1.800, elevando el refuerzo a más de 6.000 efectivos.

Los investigadores han identificado una serie de fármacos ya existentes para tratar este brote

A pesar de esto y de que se están construyendo dos hospitales en Wuhan, que aportarán parte de las 10.000 camas extra en las que "pronto" se hospitalizará a los pacientes del coronavirus, la Comisión reconoció que la falta de suministros supone un problema.

Según explicó en una rueda de prensa la subdirectora de la Oficina de Políticas Médicas y Administración de ese organismo, Jiao Yahui, la falta de equipos como trajes de protección hacen que no se haya podido enviar a parte de esos médicos llegados a Wuhan a combatir en "primera línea" la enfermedad.

La cuarentena en Hubei y la suspensión de los autobuses interprovinciales en ciudades como Pekín o Shanghái anticipan una caída brusca en los viajes, que resultará aún más llamativa si se tiene en cuenta que estamos en las vacaciones del Año Nuevo chino, en la que se produce todos los años la mayor migración humana a nivel global.

Mientras, Mongolia cerró sus fronteras viarias con China excepto para viajes de negocios, y Macao y Hong Kong anunciaron que impedirán la entrada a visitantes individuales procedentes de la China continental.

Asimismo, quedarán cerradas las líneas ferroviarias transfronterizas y se reducirán a la mitad los servicios de autobús y los vuelos con el resto de China.

Mientras se desarrolla una vacuna que pueda combatir al coronavirus, un equipo formado por científicos de la Universidad de Tecnología de Shanghái y la Academia China de Ciencias elaboró una lista de una treintena de medicamentos que podrían ayudar a tratar la neumonía de Wuhan.

La prensa oficial explica que estos expertos analizaron la manera en la que el nuevo coronavirus se reproduce y, en base a los resultados, identificaron una serie de fármacos ya existentes para el posible tratamiento. Entre ellos se hallan algunos utilizados contra el VIH (virus causante del sida) e incluso uno empleado para tratar la esquizofrenia, así como compuestos usados en la medicina tradicional china.

Mientras tanto, el rotativo oficialista Global Times publicaba un artículo que lamenta la tardanza a la hora de identificar el coronavirus, al tiempo que reclama más inversión para la investigación científica.

Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, llegó a Pekín, donde reiteró su apoyo al Gobierno chino. Durante una reunión con el canciller chino, Wang Yi, el etíope elogió las "medidas decisivas" tomadas por el Ejecutivo y los "grandes esfuerzos" para contener la enfermedad, según Xinhua.

Asimismo, Tedros habló de los planes de varios países -entre ellos, España- de repatriar a sus ciudadanos atrapados en Wuhan. A este respecto, dijo "no recomendar" ese tipo de operaciones, tras lo que pidió "calma y no reaccionar desproporcionadamente".

En la misma línea, las autoridades chinas recomendaron al resto de países que no evacúen a sus nacionales de Wuhan. El Ministerio de Exteriores convocó a todos los representantes diplomáticos acreditados en Pekín para exponerles los detalles de la lucha contra la epidemia y pedirles que mantengan la calma y no evacúen a sus ciudadanos de Wuhan.

Fuentes diplomáticas indicaron a Efe que las autoridades chinas no van a prohibir sacar a los extranjeros de la ciudad pero sí intentan desmotivar a sus Gobiernos para que lo hagan, al considerar que puede suponer un riesgo añadido para la propagación de la enfermedad.

Así, piden que se respeten los 14 días de cuarentena estimados en base al tiempo de incubación del virus, lo que supondría que los residentes de Wuhan deberían permanecer allí hasta el 6 de febrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios