Crisis sanitaria

Sánchez cuenta con Casado ante la "extrema" situación

  • El presidente del Gobierno apela de nuevo a la "disciplina social, la resistencia y la moral de victoria"

  • El PP, siempre reacio a la excepcional medida, dará a conocer su posición ante el decreto este lunes  

Pedro Sánchez y Pablo Casado en una imagen de su último encuentro en La Moncloa. Pedro Sánchez y Pablo Casado en una imagen de su último encuentro en La Moncloa.

Pedro Sánchez y Pablo Casado en una imagen de su último encuentro en La Moncloa. / EFE

España se adentra en un nuevo túnel, está en una situación "extrema" con la pandemia del coronavirus haciendo estragos y nos espera una nueva travesía del desierto hasta bien entrada la próxima primavera, un largo viaje para el que el presidente del Gobierno ha recomendado sus habituales alforjas: "Disciplina social, resistencia y moral de victoria".

Sánchez ha remarcado durante una comparecencia en Moncloa (que se ha hecho de rogar unas horas desde la prevista, las doce de la mañana) tras el Consejo de Ministros extraordinario que ese vasto horizonte que se divisa hasta que que se agote el estado de alarma se debe a que es el tiempo que "los expertos estiman necesario para superar la etapa más dañina de la pandemia".

La ruina moral y económica de un nuevo confinamiento del país entero no entra por ahora en sus planes y  Sánchez ha instado una vez más a la atribulada ciudadanía a hacer un "enorme ejercicio" de responsabilidad social para reducir al máximo la movilidad y los contactos sociales para lograr doblegar la curva de contagio y evitar la paralización total de la actividad laboral y económica, como sucedió en primavera.

Con este nuevo estado de alarma, el Gobierno busca reducir la tasa de incidencia acumulada a 25 casos por cada 100.000 habitantes. Actualmente, este dato asciende a los 368 casos de media en España. En los territorios más afectados, como Navarra, la incidencia alcanza más de 1.000 contagios. Ante los presuntos seis meses por delante bajo circunstancia jurídica, Sánchez ha insistido en que podría levantarse antes si la situación mejora. A discreción de cada comunidad autónoma. "Ni un día más, ni un día menos".

Llamamiento a la juventud

Y uno de sus mensajes lo ha dirigido a un gran motor del problema: "Puedo comprender el cansancio, empatizo con los jóvenes que quieren vivir, pero es imprescindible que reduzcamos al máximo las relaciones sociales".

Pese a que ha insistido en que los seis meses previstos de prórroga no son "un plazo inamovible", al Gobierno se  le impone la búsqueda de apoyos en el Congreso de los Diputados para convalidarla y ha dicho  que ya se ha puesto en contacto con otras fuerzas parlamentarias, empezando por el jefe de la oposición, Pablo Casado.

No ha desvelado la respuesta que le ha dado el líder del PP en su "cordial conversación", aunque aún retumba su férrea negativa a respaldar el estado de alarma durante las votaciones de las últimas prórrogas (hubo hasta seis) del anterior... Veremos si se impone el "espíritu de equipo" al que apela el jefe del Ejecutivo y se produce un acercamiento entre las dos principales fuerzas políiticas una vez que Casado ha dinamitado su entente con la ultraderecha, tal como ha escenificado durante la reciente moción de censura. 

"Entiendo que es una cuestión de Estado y los partidos que se consideran de gobierno deberían apoyar esta medida tan extraordinaria", ha asegurado Sánchez, que aspira a un respaldo "abrumador" a la prórroga en ciernes.

El mutismo al respecto ha sido total este domingo en el PP y Casado no desvelará hasta este lunes su posición. 

Casado ha rechazado públicamente estos últimos meses un nuevo estado de estado de alarma --el 3 de junio votó en el Congreso en contra de la última prórroga-- y ha apostado por una modificación de la ley orgánica de medidas especiales de Salud Pública de 1986 para dar un marco jurídico que ofrezca estabilidad y certidumbre a las autonomías, sin tener que estar al albur de lo que digan los tribunales. De hecho, el Grupo Popular presentó en agosto su propia reforma legal en el Congreso y ha echado en cara a Sánchez que se fuera de vacaciones sin haber reformulado el marco legisltivo.

Cuarto estado de alarma

Este nuevo estado de alarma es el tercero que aprueba el Gobierno desde el inicio de la pandemia y el cuarto en democracia.

El primero se decretó el 4 de diciembre de 2010, a causa de la huelga de controladores aéreos. El 14 de marzo de 2020 se decretó el segundo, que afectó a todo el territorio nacional y que ordenó el confinamiento de la población a causa del coronavirus. El pasado 9 de octubre se puso en marcha otro exclusivamente en la Comunidad de Madrid para zanjar el pulso entre los gobiernos de Moncloa y la Puerta del Sol, que se tuvo que resignar al cierre perimetral de la región pese a que según el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso sus restricciones selectivas por distritos sanitarios y algunos municipios estaban funcionando.  

Sánchez ha precisado que este martes el Consejo Interterritorial de Salud (en el que están representadas las comunidades autónomas) estudiará la medida que ha adoptado el Gobierno este domingo y que su intención es que esta misma semana la vote el Congreso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios