Semana Santa

La veterana Cofradía de la Misericordia recorre Bollullos

  • El Miércoles Santo almonteño trae a El Cautivo, que parte desde la capilla del Barrio Obrero

  • Gran emoción al paso por la ermita del Cristo, que acogió a los Titulares

Bella estampa del Cautivo de Almonte en la procesión de ayer. Bella estampa del Cautivo de Almonte en la procesión de ayer.

Bella estampa del Cautivo de Almonte en la procesión de ayer. / uceda

Jornada primaveral la del Miércoles Santo en Bollullos. Todos los vecinos se echaron a la calle para recibir a los pasos de la popular Hermandad de la Misericordia. A las 20:00 la Cruz de Guía salió de la capilla de Nuestra Señora de la Misericordia para que, posteriormente, el cortejo procesional realizara su estación de penitencia. Esta es una hermandad de gran tradición, fue fundada en el siglo XVI, y la devoción se dejó sentir durante el día de ayer por las calles bollulleras. El discurrir de la comitiva por enclaves tan conocidos como las capillas de Jesús y la del Cautivo, Miguel de Cervantes o la plaza Nuestra Señora de las Mercedes, fue realmente emotivo y de singular belleza. La entrada a su barrio por la mencionada plaza fue uno de los momentos más álgidos, así como la subida por la calle que lleva su nombre y donde se encuentra su morada.

Emociones a flor de piel y devoción contenida fue lo que se experimentó durante un recorrido de más de cinco horas de unas de las hermandades con más arraigo en la comarca condal que culminó pasadas las 1:30 de la madrugada, tras hacer el último tramo de su recorrido por la calle Callelinos, como popularmente se conoce a la calle Nuestra Señora de la Misericordia.

Momentos emotivos en Bollullos en la recogida de los pasos de la Misericordia

ALMONTE

El Barrio Obrero, y con él todo el pueblo de Almonte, se volcó ayer con El Cautivo, que realizó su estación de penitencia durante la tarde y noche del Miércoles Santo. La devoción y el fervor cofrades se dejaron sentir durante una jornada más de la Semana Mayor almonteña, en una procesión en la que los niños se convierten en protagonistas junto a los titulares de la hermandad. Durante el día de ayer todo el pueblo giró su mirada hacia el Barrio Obrero, enclave de esta hermandad por donde realiza principalmente su estación de penitencia.

A las 19:00 comenzó la procesión desde la capilla del Barrio Obrero para discurrir por todas las calles de la mencionada barriada. El paso por la ermita del Cristo, que acogió a los Titulares hasta que contó con su propia capilla, fue digno de presenciar. Anoche se vivieron momentos de enorme emoción cuando al llegar a la ermita se apagaron las luces y unos pasos iluminados por las llamas de las velas giraban hacia la entrada de la ermita. En esos momentos fue cuando se cantaron saetas a las Sagradas Imágenes, instantes que quedaron grabados en el corazón de todos los allí congregados.

Pasadas las 1:30 de la madrugada entraba el paso de palio en su capilla, dejando un perfume de incienso, cera y flores por todas las calles y plazas del barrio obrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios