HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Semana Santa

Las Tres Caídas, acogida en la Esperanza

  • Jesús de las Penas quedó en el templo al suspenderse la procesión de traslado al Corazón de Jesús

  • Todos desean que la situación pase y pueda regresar al Polvorín

El paso de las Tres Caídas quedó montado a la espera solo de las flores para su traslado. El paso de las Tres Caídas quedó montado a la espera solo de las flores para su traslado.

El paso de las Tres Caídas quedó montado a la espera solo de las flores para su traslado. / Josué Correa

Las actividades de las hermandades se han paralizado de manera rotunda como el de toda la ciudad. En el caso de la Hermandad de las Tres Caídas ha sido especialmente difícil, pues se puede decir que le ha cogido fuera de casa y está ahí la sagrada imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas en sus Tres Caídas sin poder volver al Polvorín, aunque perfectamente acogida y con todo afecto en la iglesia de Santa María de la Esperanza, donde los hermanos de San Francisco saben recibir a todos los que a las puertas de la Esperanza llegan.

Fabián Tello, hermano mayor de la Hermandad de las Tres Caídas, reconoce que este no es un momento fácil para nadie ni para ellos tampoco. “Esta es una situación que se lleva mal”, reconoce. “El Señor -añade- está en un buen sitio y acogido con mucho cariño, pero la Virgen del Amor se encuentra sola en su capilla”.

Habla de que este es “un tiempo de incertidumbre” porque “no se sabe qué va a pasar y tenemos que rezar para que esto pase y hallamos vencido a la pandemia”.

La Hermandad de las Tres Caídas se encontraba en plena celebración del 75 aniversario fundacional y de la bendición de Nuestro Padre Jesús de las Penas, lo que le llevó al traslado de la sagrada imagen hasta la iglesia de la Milagrosa, donde se celebraron actos tan importante como la imposición de la medalla de la ciudad por parte del alcalde Gabriel Cruz Santana el 8 de marzo y al día siguiente presidió el vía crucis oficial del Consejo de Hermandades en la Plaza Niña. Actos que llenaron de contenido una efemérides histórica, recordando la vuelta al templo fundacional, donde fueron acogidos por el párroco de Estrella del Mar, Baldomero Rodríguez Carrasco.

Lo mismo que la ida se llevó a cabo envuelta en un fervor que lo desbordaba todo, ese era el deseo de traslado en una gran procesión extraordinaria el sábado día 14, soñada como colofón a estos actos, con visita al Ayuntamiento y una subida hacia El Polvorín que fuese la gloria misma.

No pudo ser, como tantas cosas previstas este año se encontraron con la dureza de que había que paralizarlo todo.

Aun cuando estaba previsto que el Señor de las Tres Caídas saliera desde la iglesia de Santa María de la Esperanza, a donde fue trasladado tras finalizar el vía crucis, no fue posible. Todo se iba sucediendo, un acontecimiento tras otro.

Esto llevó a la hermandad a suspender la procesión extraordinaria, cuando ya el paso estaba montado con las imágenes como aún permanece.

“Tras conocerse que se habían suspendido los colegios, que las medidas de protección de la población eran más severas por necesidad para luchar contra el coronavirus, la junta de gobierno decidió que el Señor se quedará en la iglesia de la Esperanza”, dice Fabián Tello. Pensaron en realizar un traslado privado, “pero sabíamos que a cualquiera hora, incluso de madrugada, la gente se iba a presentar aunque no fuese convocada, por ello se decidió permanecer en la Esperanza”.

Ahora lo que desea, como cualquier otro ciudadano, “es que esta pandemia pase y entonces veremos cómo realizar el traslado del Señor al Polvorín, todo dependerá de la situación en la que nos encontremos, es difícil de saber; cuando la vida vuelva a la normalidad muchas cosas cambiarán”, señala.

Ahora la comunicación con los hermanos es a través de las redes sociales, “hay muchas muestras de afecto”, destaca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios