Provincia/Costa occidental

El mal tiempo marca el Jueves Santo

  • Punta Umbría vio en la calle a la Esperanza del Mar y Cartaya recuperó a su Crucificado

Cristo de la Vera Cruz de Cartaya. Cristo de la Vera Cruz de Cartaya.

Cristo de la Vera Cruz de Cartaya. / J. Landero (Cartaya)

Comentarios 0

Como en la tarde y la noche del Miércoles Santo, los cofrades de la Costa vivieron el Jueves Santo mirando al cielo, y con la incertidumbre de si las adversas condiciones meteorológicas obligarían a suspender o alterar tanto los horarios, como los itinerarios de las estaciones de penitencia de esa jornada, y de la Madrugá del Viernes Santo.

Punta UmbríaLa principal novedad de la Semana Santa se produjo ayer jueves en Punta Umbría, con la salida por primera vez de María Santísima Esperanza del Mar en la cuarta estación de penitencia de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Pasión y María Santísima Esperanza del Mar, la más joven de la localidad. Tras varios años de trabajo, esta corporación logró por tanto sacar a la calle a sus dos titulares a partir de las 20:00 desde la parroquia de Nuestra Señora del Carmen.

La novedad en la salida de la Esperanza del Mar trajo consigo numerosos estrenos y, sobre un manto de rosas, la titular recorrió el municipio por primera vez sobre su mesa procesional con los respiraderos y caídas en terciopelo de color verde. La Virgen estrenó igualmente su manto en color verde y una saya realizada por el vestidor Apolonio Díaz Porquera. La imagen también mostró nuevo puñal, toquilla, rostrillo y rosario de encaje de bolillos, donado por Manuela Romero Hernández.

También estrenó cuerpo de ciriales, dos palermos y la vestimenta de los acólitos. La joven hermandad puntaumbrieña contó con el acompañamiento musical de la Agrupación Musical del Nazareno de Lepe para Nuestro Padre Jesús Nazareno y de la Banda de la Escuela Municipal de Música de Punta Umbría para María Santísima Esperanza del Mar.

La Esperanza del Mar en procesión en Punta Umbría La Esperanza del Mar en procesión en Punta Umbría

La Esperanza del Mar en procesión en Punta Umbría / H. Información (Punta Umbría)

Las dos esculturas de esta hermandad han sido realizadas por el imaginero sevillano Jesús Cepeda. Nuestro Padre Jesús de la Pasión es un nazareno tallado en madera de cedro, a mazo y gubia, a la antigua usanza y con un tamaño un poco mayor que el natural. La figura de la Esperanza mide en torno a 1,65 metros de altura y presenta una tez morena al igual que la del Cristo de la Pasión, ambos con apariencia marinera.

El paso sobre el que procesionó el Nazareno fue adquirido a la Hermandad del Cristo del Trabajo de Granada, y tiene sus caídas de terciopelo en color morado. La mesa sobre la que salió la Esperanza del Mar ha sido diseñada por una empresa de Jaén especializada en la construcción de pasos.

Esta cofradía salió por primera vez a la calle en 2016, tras varios años de lucha y trabajo y bajo la presidencia de Juanibel Benítez Abril, que veía como se cumplían de esta forma los sueños de su madre. El cortejo procesional estuvo acompañado por unos 60 nazarenos con túnica morada y detalles en verde esperanza.

CartayaLa otra gran novedad en el Jueves Santo de la Costa Occidental estuvo en Cartaya, donde tras un año de ausencia por diversos problemas internos de la Hermandad, regresó a las calles de la localidad la estación de penitencia de una de las cofradías con más solera del municipio, la del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, María Santísima de la Amargura, San Juan Evangelista y San Sebastián Mártir.

Así, con una nueva junta de gobierno, esta Hermandad –fundada en 1949-, sacó a la calle sus dos pasos a partir de las 22.00 horas desde la Parroquia de San Pedro Apóstol, haciendo su recorrido tradicional y recuperando de esta forma el esplendor de una de las noches más especiales de la Semana Santa cartayera.

Como es tradición, uno de los puntos más emotivos del recorrido fue el giro desde la calle Santo Cristo hacia Pescadores, con el objeto de señalar el lugar donde antaño estuvo la antigua capilla en honor al Cristo de la Sangre.

Esta hermandad abrió de nuevo este año la Madrugá cartayera, ya que solo dos horas después de recogerse, sale tradicionalmente desde la misma parroquia la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de Los Dolores.

Del recorrido de la Vera Cruz, marcado por el recogimiento y el silencio de los fieles ante las imágenes del Crucificado y de su Madre Dolorosa, la Virgen de la Amargura consolada por San Juan Evangelista, destacó fundamentalmente la tradicional ‘Reverencia’, en la que las cuadrillas de costaleros de ambos pasos enfrentaron las dos imágenes.

De esta cofradía, que se fundó en 1949, destaca el paso de palio de la Amargura, uno de los más completos de la Semana Santa cartayera, así como la imagen de San Juan Evangelista que acompaña a la Virgen. Una talla realizada en 1940 por Antonio Castillo Lastrucci y considerada por muchos como una de las joyas de la Semana Santa local. La imagen del Crucificado es obra de Antonio León Ortega (1954), llevando potencias de plata que pertenecieron al antiguo Cristo de la Sangre. Nuestra Señora de la Amargura data de 1956.

Isla CristinaEl Jueves Santo en Isla Cristina estuvo marcado por la estación de penitencia de la Fervorosa Hermandad de la Inmaculada Concepción y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Nuestra Señora de la Paz –Cautivo–, cuyos dos pasos salieron de la casa de la hermandad -Plazoleta de San Francisco- a las 19:30, para regresar coincidiendo con la media noche.

El Cautivo procesionando en Isla Cristina. El Cautivo procesionando en Isla Cristina.

El Cautivo procesionando en Isla Cristina. / H. Información (Isla Cristina)

Los puntos más interesantes de su desfile procesional estuvieron una vez más en su salida y recogida en la pequeña Plazoleta de San Francisco, así como en su paso ante la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, por la Ermita y la carrera oficial.

La imagen del Cautivo es una obra del escultor José Vázquez Sánchez, realizada en 1943. Es una talla de tamaño natural (1,80 metros) en madera de ciprés (cabeza, manos y pies) con brazos articulados para ser vestido. Presenta cabellera de pelo natural, adaptada en fecha indeterminada, pues originariamente tenía tallado el pelo junto a la corona de espinas. Fue restaurada por el profesor J.M. Miñarro en 2005.

Por otra parte la imagen de Nuestra Señora de la Paz es obra del escultor José Vázquez Sánchez (1945) y costeada por suscripción popular. Responde a la tipología del modelo de Dolorosa, de tamaño natural, y de candelero para ser vestida. No ha sido sometida a ninguna intervención, excepto la sustitución del candelero y juego de brazos en 1999.

LepePor último, el Jueves Santo estuvo protagonizado un año más en Lepe por la estación de penitencia de la Hermandad y Cofradía del Cristo de la Misericordia, María Santísima de la Esperanza, San Juan Evangelista y Nuestra Señora del Amor, que sacó sus dos pasos a la calle desde la parroquia de Santo Domingo de Guzmán a las 21:00.

La Banda de Cornetas y Tambores Santa María de la Granada de Moguer acompañó al paso de misterio y la Banda de Música María Santísima del Rosario de Ayamonte al de palio.

El paso de misterio del Cristo de la Misericordia fue calzado por una treintena de costaleros, siendo la imagen un Jesucristo en la Cruz en el Monte Calvario acompañado de su Madre y de su discípulo amado. La talla principal es seriada de Talleres Olot (Girona), siendo bendecida en enero 1941 y donada a la hermandad por Rafael Quintero.

La Virgen de la Esperanza que le acompaña es una obra anónima del XVII, restaurada por León Ortega en 1975, y por Juan Ventura en 1990. Posiblemente es la Dolorosa más antigua de la provincia con dicha advocación. Finalmente San Juan Evangelista es una talla de Vicente Tena de los años veinte. El paso es neobarroco barnizado en color caoba.

El paso de palio de Nuestra Señora del Amor fuer calzado por otros 30 costaleros. El autor de la imagen de la Dolorosa es Juan González García (Juan Ventura), de Sevilla (1990).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios