Apuntes de cabildo

Mantener los cultos de reglas

  • Algunas cofradías los suspenden y en otras son de rogativas por el final de la pandemia

  • Se adelantan los horarios y se siguen los protocolos que marcan las autoridades sanitarias

Los cirios no se encenderán este año en la calle al no haber procesiones. Los cirios no se encenderán este año en la calle al no haber procesiones.

Los cirios no se encenderán este año en la calle al no haber procesiones. / Alberto Domínguez

Este año no solo tendremos una Semana Santa muy distinta sin los pasos en la calle, pero igualmente será también una Cuaresma especialmente diferente. Empeñados siempre en adelantar los cultos al mes de enero y otras hermandades al principio o antes del Miércoles de ceniza (este año el 17 de febrero) nos encontramos que estamos en el pico más alto de la pandemia, lo que no deja de ser preocupante y, en algunos casos, motivo para la suspensión de los mismos.

La última referencia han sido los cultos de San Sebastián, que se adelantaron a las 18:00 para facilitar el autoconfinamiento de quienes lo quisieran, aunque las iglesias en la mayoría de los días mantienen sus horarios habituales ya que la Junta de Andalucía mantienen la apertura de los mismos ante lo que se considera una necesidad espiritual.

Mientras se suspenden ya los cultos de la Oración en el Huerto, Expiración y Judíos. Caso distinto es la Hermandad de Mutilados que celebró esta semana el triduo a Nuestra Señora de la Paz, siguiendo todas las medidas sanitarias y respetando el aforo al 30%.

El párroco de San Sebastián, José Antonio Omist,  en declaraciones a Huelva Información, ya señaló que se pueden y se deben celebrar los cultos de reglas de las hermandades, al encontrarse abiertos templos.

El presidente del Consejo anima a celebrar la Cuaresma dentro de las limitaciones sanitarias

El presidente del Consejo, Antonio González, reconoce que “la situación ahora en enero es delicada en cuanto a la pandemia de al Covid-19, “pero esperemos que comience a bajar como indican los especialistas, por las medidas del toque de queda, las recomendaciones de autoconfinamiento y las vacunaciones”.

González señala que todavía queda el mes de febrero y el de marzo, “por lo que deseamos que todo mejore”. Ello espera que posibilite la realización de los cultos y al menos la función de reglas, “con una coordinación de las hermandades en sus respectivos templos con otras cofradías que tengan en ellas su misma sede, a pesar de que no se puedan realizar grandes montajes de altares, sí serán muy decentes; se contará con un aforo acomodado a la situación, aunque se tengan que suprimir las invitaciones protocolarias”.

El presidente dice que sabemos que “vamos a vivir una Cuaresma distinta a la acostumbrada, como la Semana Santa, lo mismo que lo será el vía crucis y el pregón oficial”.

Espera que las hermandades “se reinventen en este tiempo para hacer llegar los cultos al mayor número de hermanos a través de las redes sociales; se pueden seguir haciendo cosas dentro de la responsabilidad que todos debemos tener ante la pandemia”.

Recuerda también que desde el Vaticano se han hecho unas recomendaciones para que se pueda celebrar la jornada del Miércoles de Ceniza en los templos.

Lo mismo espera que se pueda acudir a las iglesias para la jornada del primer viernes de marzo, a la veneración de las imágenes, suprimiendo así los besapiés.

En cuanto a la acogida de la propuesta lanzada por la junta del Consejo a las hermandades para que se pueda celebrar la Semana Santa de una manera especial en los templos al no poder salir los pasos a la calle, Antonio González reconoce que “ha habido una buena acogida, hay hermandades que ya están trabajando con sus párrocos, con invitaciones para la celebración de los oficios de manera conjunta. Hay una buena comunión entre hermandades y párrocos, lo que me llena de satisfacción”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios