Semana Santa

De camino a la coronación

  • El manto de Los Dolores inicia en breve su restauración de cara a tan magna cita

SOLERA, tradición y belleza. Son solo tres sustantivos que hablan de la esencia de la Vera Cruz y Oración en el Huerto. Sus identificativos hábitos blancos son cosustanciales al Jueves Santo que tan distinto es, en ambiente, al día anterior, que es el mariano por excelencia en la Semana Mayor de la ciudad.

Méndez Núñez estaba expectante ante la salida de los dos magníficos pasos. Del misterio, deslumbra su clasicismo y, al mismo tiempo, su sentido plástico. El Señor de la Oración estuvo acompañado por la Banda de la Salud quien salió tras el titular desde el interior del templo. Era la primera vez que esta banda onubense tocaba para la cofradía y lo hizo con entusiasmo y profesionalidad contribuyendo a la brillantez de lo que se vivió ayer.

Poco después fue el turno de María Santísima de los Dolores que vislumbra, poco a poco, su coronación canónica. El bellísimo paso de palio se hizo con Méndez Núñez con la compañía musical de la Banda de Mairena del Alcor que, como pasara en el caso del misterio, salió desde el templo.

La Virgen de los Dolores no lució su bello manto. La razón se encuentra en que, justo después de esta Semana Santa, será objeto de restauración por parte del Instituto de Patrimonio Histórico Andaluz. El proyecto es que el valioso tejido -de los más singulares de cuantos salen en procesión en Andalucía- esté disponible para el acto de coronación que tendrá lugar después del verano del próximo año. El manto tiene más de un siglo de vida y, entre todos sus méritos, resalta su original bordado. Contar con él será el cumplimiento de un anhelo de la Oración.

Hay, no obstante, que volver a la procesión de ayer. Oración en el Huerto se lució. Hermoso fue su paso por Mora Claros y fue la primera cofradía en alcanzar la carrera oficial. Cuando lo hizo, la tarde ya caía pero reservaba aún momentos de extraordinario sabor y pericia cofrades. Ese fue el caso del capataz general, Manuel Gómez 'Carnicerito' que hizo posibles dos magníficas revirás cuando los dos pasos abandonaban Plus Ultra para alcanzar la puerta de la Iglesia de la Concepción que da a la homónima calle.

Un año más, la céntrica cofradía optó por coger por Rico en su recogida, como señal de que lo que se experimentó el pasado año, dio los resultados que la Oración buscaba.

No solo fueron las intensas horas de la procesión. Durante toda la mañana, la Oración fue el destino de un buen número de visitas oficiales y de devotos cuya atención era captada por los dos pasos ubicados a cada lado de la puerta de Méndez Núñez.

También, justo antes de la salida, hubo lugar para las primeras levantás. En el caso del misterio la protagonizó Juan López Acuña, mientras que en la caso del misterio, fue realizada por la familia de Rafael Baena. Precisamente, en su homenaje, el palio lució un exorno floral que se rescató de ocho años atrás, trabajo de Antonio Rivera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios