HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Semana Santa

Platos con sabor a Semana Santa

  • Este es un tiempo en el que se le da un toque tradicional a la gastronomía

Un buen hornazo para los días de Semana Santa. Un buen hornazo para los días de Semana Santa.

Un buen hornazo para los días de Semana Santa. / Josué Correa

La Semana Santa es momento especial. También en la cocina. Nuevos platos de toda la vida vuelven a la mesa de familias y bares para quedarse durante un par de meses. Torrijas y pestiños ganan la partida a las tartas o el chocolate como desayuno o merienda. El bacalao, las espinacas o los garbanzos ganan protagonismo. Se trata de platos que están vinculados a ese tiempo religioso de vigilia en la que se invita a no comer carne.

Pavías de bacalao frito

Las pavías de bacalao, también conocidas como soldaditos, son uno de los platos más típicos de la cuaresma. Y no sólo en Sevilla. Son un rebozado crujiente y sabroso que tiene este pescado su ingrediente principal. También son habituales hacerlas con merluza.

Pisto

El pisto es uno de esos platos que no tiene una receta definida. Cada cocinero lo hace de una manera y le da su toque personal. Por ello, es arriesgado aventurarse a enumerar sus ingredientes. Aun así, el ajo, la cebolla, el pimiento, el tomate y calabacín parecen obligados a estar presentes junto a la sal y la pimienta.

Croquetas de bacalao

La croqueta, manjar diario en casas de toda España, se transforma estos días para explorar nuevos sabores. La apariencia es la misma, pero el interior puede variar para respetar la tradicional vigilia.

Alcachofas

La alcachofa es una verdura de invierno. Su temporada de recolección es en los meses de otoño y primavera. Esta hortaliza ofrece infinidad de variedades de platos: crudas, hervidas, rellenas, etcétera. Esta verdura tiene altas propiedades depurativas que ayudan a evitar la retención de líquidos, además de ayudar a prevenir las enfermedades digestivas y favorecer la recuperación en caso de padecer alguna enfermedad hepática. Gracias a la presencia de la cinarina ayuda a reducir el colesterol.

Bacalao con tomate

El bacalao es uno de los protagonistas de la gastronomía de la Semana Santa y es cocinado de múltiples maneras y acompañados por todo tipo de alimentos. Aquí se hace junto al tomate, aunque la cebolla y el ajo también intervienen en su cocinado.

Espinacas con garbanzos

El potaje de espinacas con garbanzos mantiene su presencia en la mesa de muchas familias a pesar de que el frío forme parte de meses pasados. La verdura y la legumbre se unen para formar un dúo muy solicitado.

Buñuelos de bacalao

Los buñuelos de bacalao datan su origen en el siglo XIII. Su receta consiste en pequeñas piezas de bacalao bañadas en una mezcla de harina y huevo que antes de freírlas se sazonan con azafrán para darles color.

Garbanzos con bacalao

Otro potaje típico es el de garbanzos con bacalao, que mezcla tierra y mar en un mismo plato sin necesidad de comer carne. El cuchareo también se practica en primavera.

Menudo de bacalao

Menudo suena a carne, pero este plato es 100% pescado. Bacalao, concretamente. Por ello, supone una aportación novedosa a esta cocina típica, uniendo un concepto carnívoro a un plato marítimo. También se puede realizar con otras especies del mar.

Torrijas, dulce típico de Semana Santa. Torrijas, dulce típico de Semana Santa.

Torrijas, dulce típico de Semana Santa. / Josué Correa

Torrijas

El dulce por excelencia de la Semna Santa es la torrija. Pan, huevos, leche, azúcar, canela y aceite se unen para conformar un plato casi exclusivo de la primavera y, por tanto, muy esperado por todos los comensales para terminar el almuerzo o de una buena merienda.

Leche frita

La leche frita también ocupa un lugar preferente en los mostradores de confiterías y pastelerías. Este calórico dulce es apropiado para cargar energías durante el desayuno o la merienda acompañado de un café o un batido.

Pestiños

El pestiño, típico en Andalucía, se mantiene como uno de los dulces predilectos a lo largo de todos los tiempos y también tien su sitio durante estas fiestas. Su simple combinación de harina, aceite y miel lo hacen apetecible en cualquier momento del día. Hay multitud de formas de tomarlos. Hay quienes los prefieren recubiertos de azúcar o quien le añade naranja y canela. Aunque la receta más tradicional es la que los recubre de miel. Ahora als hay de chocolates y con sabor a fresas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios