Hermandad de los Judíos de Huelva 2019 El tiempo justo entre chicotás

  • Los onubenses disfrutan en la calle de las imágenes más antiguas de la Semana Santa de Huelva

Nuestro Padre Jesús de las Cadenas. Nuestro Padre Jesús de las Cadenas.

Nuestro Padre Jesús de las Cadenas. / Alberto Domínguez (Huelva)

La Hermandad de los Judíos se vio obligada a cambiar el horario de salida del templo debido a las inclemencias meteorológicas. No pidió la hora de moratoria al Consejo de Hermandades y Cofradías de Huelva ya que optó por retrasar media hora su procesionar por las calles de la capital onubense y recortar varias calles del itinerario previsto inicialmente.

Con esta medida debería haber salido a las ocho y cuarto de la tarde, pero finalmente lo tuvo que hacer media hora después para que se pudieran reorganizar los recorridos de las hermandades que ya estaban en la calle, al salir Misericordia fuera de hora.

El transcurrir de Los Judíos por la ciudad se realizó midiendo los tiempos con el objetivo de cumplir con el horario marcado, lo que llevó a cabo con la media hora de más que supuso el parón obligado por la Misericordia.

La plaza de la Merced se llenó de gente, que disfrutó con el procesionar de las imágenes más antiguas de la Semana Santa de Huelva, de autores anónimos, datadas entre los siglos XVII y XVIII, y con la bella estampa que ofrece la salida de los pasos de la Catedral y su recorrido por el porche mercedario.

Hubo en esta salida procesional un recuerdo para el capataz del paso del Cristo, Francisco Rodríguez Asuero, fallecido recientemente. La primera levantá del paso de misterio se la dedicaron a él. Su hijo, Daniel mandó ayer el paso del Cristo de Jerusalén y Buen Viaje, que llevaba en el llamador un lazo negro por su anterior capataz.

A las nueve menos diez de la noche la cruz de guía ya estaba en el porche mercedario y media hora después salía del templo el paso de misterio con Jesús de las Cadenas. El del Cristo de Jerusalén y Buen Viaje atravesó el dintel de las puertas del templo a las nueve menos veinte, y a las diez menos veinte, el palio.

La imagen de la Virgen de los Dolores lució el restaurado manto, que tiene cien años de antigüedad, y un nuevo puñal de plata sobredorada con incrustaciones de amatistas.

Numerosas personas se congregaron a lo largo del recorrido para ver a la cofradía, que cerró la Carrera Oficial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios