Salud

El tesoro desconocido

Comentarios 1

Las virtudes de la lactancia materna se conocen cada vez más. Además de las tradicionales, se han descubierto nuevos componentes y micronutrientes que hacen de esta forma de alimentación la ideal para los primeros meses de vida.

No se trata de que la leche de fórmula sea mala para la salud, sino de que su versión natural es mucho mejor. Esta frase definiría los hallazgos en torno a esta forma de alimentación infantil de la que cada vez se conocen más ventajas, según ha explicado Juan Miguel Rodríguez, investigador de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, en el marco del seminario 'Alimentación e hidratación del lactante, el niño y el adolescente', organizado por el Instituto Tomás Pascual Sanz esta semana en Madrid.

Rodríguez señala que "ya está bien aceptado" el valor "desde el punto de vista nutricional de la leche materna pero que lo nuevo es que se han descubierto "entre 150 y 200" sustancias biológicamente activas, en concentraciones muy bajas con efectos positivos para la salud. "Esto tiene un efecto a corto plazo sobre todo en los países en vías de desarrollo pero, paradójicamente, lo tiene también a largo plazo e las naciones más ricas", afirma.

Para hacer esta afirmación, el investigador se basa en estudios, concretamente en los realizados en los países nórdicos, "los que tienen las bases de datos más exhaustivas". En estos lugares se ha observado una menor incidencia de enfermedades en la edad adulta muy prevalentes en la sociedad, como la diabetes y otras patologías crónicas. "Lo que se ha visto es que las medidas para promover la lactancia materna son también positivas desde el punto de vista económico, si se fomenta esta práctica, el Estado ahorra", apunta el experto.

Las investigaciones nórdicas apuntan, además, a otro dato interesante. La disminución de estas enfermedades comienza ya cuando se han alcanzado entre cuatro y seis meses de lactancia materna. "La incorporación laboral es, junto a la mastitis, la principal causa de abandono de esta práctica, pero el mensaje es que mejor darla aunque sea poco tiempo que no hacerlo", comenta el investigador, que cree que el impacto económico de reducir estas dolencias hará que pudiera incluso ser ahorrativo dar el sueldo íntegro a las madres lactantes durante un año para apoyar este tipo de alimentación.

De las bondades de la leche materna, Rodríguez subraya los oligosacáridos. La razón: es uno de los componentes que no se encuentran en la leche artificial, por su complejidad, que ha hecho imposible hasta ahora su síntesis. Pero, además, en los últimos tiempos se ha descubierto que en la leche materna hay microorganismos "que tienen funciones relevantes" para la salud tanto del pecho de la mujer como del niño.

El investigador resalta que "ha habido un cambio cultural" con respecto a este asunto que "hace ver como rara" una situación muy habitual hace décadas, como dar el pecho a un niño hasta los dos años.

El profesor Rodríguez, no fue el único que abordó el tema de la lactancia materna en el seminario celebrado en Madrid.

El pediatra Centro de Salud de Azrúa, de Santiago de Compostela Luis Sánchez hizo un llamamiento a la promoción de la lactancia materna basándose en datos de la Organización Mundial de la Salud, Unicef y especialistas en pediatría y nutrición infantil, que recomiendan la lactancia como único alimento, al menos durante los seis primeros meses de vida debido a sus beneficios nutricionales, inmunológicos y psicológicos. El médico destacó que hoy existen demasiadas barreras para la lactancia como el desconocimiento, la promoción insuficiente o la falta de planes de acogida para parturientas en muchos centros.

Venancio Martínez Suárez (Pediatra del Centro de Salud El Llano, de Gijón y Presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extra Hospitalaria y de Atención Primaria) se centró también en los casos en que el niño no recibe leche materna, afirmando que existen fórmulas adaptadas que ofrecen una alternativa segura para el infante. Resaltó la importancia de la hidratación del niño a través del uso de aguas de mineralización muy débil en la alimentación complementaria.

En definitiva, un mensaje claro que se pretende que cale en la sociedad. Es hora de acabar con los mitos y tomarse en serio la promoción de la lactancia materna. La salud actual y futura de los niños, afirma la ciencia, lo agradecerá.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios