Vacuna Covid

Colas para la vacuna en Los Bermejales: "Nuestros mayores merecen mejor trato"

Mayores de 80 años tiene que soportar largas colas para acceder a la vacuna Covid. Mayores de 80 años tiene que soportar largas colas para acceder a la vacuna Covid.

Mayores de 80 años tiene que soportar largas colas para acceder a la vacuna Covid. / R. D.

Cientos de personas mayores de 80 años, muchas de ellas con severos problemas de movilidad, fueron citadas el pasado viernes en el centro deportivo de los Bermejales, SADUS, donde tuvieron que soportar largas colas para acceder a la vacuna frente al Covid-19. La anunciada vacunación masiva a la población sevillana más vulnerable se desarrolla entre las quejas de familiares que comprobaron con estupor la falta de medios. 

"Mi madre cumplirá 86 años el próximo mes y tiene úlceras varicosas. Mi madre se estremeció cuando al llegar comprobó la larga cola que tenía que esperar para poder ser vacunada", explica una de las personas que el pasado viernes acudió a SADUS. La inmensa mayoría de las personas que acudieron a este punto de vacunación masiva son personas de edad avanzada, mayores de 85, y con problemas de movilidad.

"En el centro deportivo el personal sanitario trabajó de manera excelente pero sin medios. No había sillas", añade el mencionado testimonio, al denunciar "una situación improvisada". 

A este punto de vacunación en Los Bermejales acudieron personas de distintos puntos de Sevilla. De momento, la estrategia de Salud Pública es establecer puntos concretos para vacunaciones masivas, sin contar con los centros de salud para esta estrategia. Es necesario tener en cuenta que las personas mayores tienen que ir acompañadas por familiares porque muchos viven lejos de los puntos de vacunación, como es el caso del centro deportivo Bermejales.

"Mi madre vive en Juan XXIII. Son personas con una salud delicada que viven con mucha angustia la pandemia; y que están deseando vacunarse. Y al llegar al centro deportivo ven que tienen que soportar colas en un recinto hacinado, sin sillas, siendo muchos de ellos dependientes. Nuestros mayores se merecen mejor trato", denuncia.

Al tener que acudir acompañados desde distintos puntos de la ciudad, la mayoría optan por el coche, lo cual redunda en el caos en los accesos. "Tuvimos que aparcar a 700 metros de la puerta y eso para una persona de movilidad reducida es un esfuerzo titánico", añade el familiar.

Tras media hora de espera, la paciente logra entrar al fin al centro deportivo un voluntario de Protección Civil, muy amablemente, saca varias sillas tipo picnic para algunos usuarios. "Una vez que das tu nombre accedes al centro de una zona donde te exponen un vídeo donde explican contraindicaciones de la vacuna que ni siquiera puedes ver. En el centro de la pista, varios puestos están vacunando de manera acelerada. Luego en otra pista, en sillas esparcidas, las personas aguardan unos 15 minutos por si sufre algún efecto secundario". Y al salir, la pregunta queda en el aire: "¿tendremos que pasar de nuevo por esto en la segunda dosis?".

Ante estas quejas, que vienen denunciando los afectados desde el pasado viernes, la Consejería de Salud y Familias, ya reaccionó, y explicó que "la vacunación tuvo la incidencia de las colas porque hubo más personas de las habituales que fueron antes de su cita. Aún así, a los 30 profesionales se sumó un equipo más, se eliminó el trámite del vídeo y se completó la vacunación media hora entes de lo previsto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios