Recreativo

El trasfondo del problema

  • La falta de gol del Recre, que le ha castigado con dos derrotas consecutivas, más ligada a la creación que a la definición

  • Los cuatro delanteros albiazules suman 73 goles en Segunda B

Tropi es zancadilleado por un jugador del UCAM en el encuentro disputado en el Nuevo Colombino entre el Decano y el combinado universitario. Tropi es zancadilleado por un jugador del UCAM en el encuentro disputado en el Nuevo Colombino entre el Decano y el combinado universitario.

Tropi es zancadilleado por un jugador del UCAM en el encuentro disputado en el Nuevo Colombino entre el Decano y el combinado universitario. / alberto domínguez

229 minutos han pasado desde que Caye Quintana perforara la meta del Real Murcia en la Nueva Condomina. Cierto es que el Recre pudo festejar otro gol en el coliseo grana en la segunda parte, pero fue el que le regalaron Charlie y Mackay en un error defensivo impropio de la categoría. Los dos encuentros completos que acumula el Decano sin marcar le han condenado a caer derrotado ante UCAM e Ibiza. En ambos partidos el cuadro de José María Salmerón tuvo sus momentos, dominó a ratos y pisó el área contraria, pero lo cierto es que no tuvo grandes ocasiones para marcar.

Sería injusto culpar a los delanteros albiazules de la falta de gol de los últimos encuentros, ya que los cuatro han demostrado durante su trayectoria que no tienen grandes problemas para ver puerta. Caye, que es el actual pichichi del Decano, acumula 22 goles en la categoría de bronce contando los dos que lleva en esta campaña; Lolo Plá ha firmado 25 tantos en Segunda B, Quiles otros 20 y Ródenas, que acababa de salir de juveniles en el pasado ejercicio hizo 6. Un total de 73 tantos entre los cuatro, lo que hace pensar que el trasfondo de la falta de gol del Decano es otro.

El Decano se vuelve espeso en la zona de tres cuartos y no logra filtrar el último pase

El Recreativo no termina de funcionar en la sala de máquinas. No es capaz de generar ocasiones, no encuentra el último pase y se hace denso en la zona de tres cuartos. Los albiazules tienen otras muchas virtudes porque nada se le puede reprochar a la plantilla en cuanto a actitud, intensidad defensiva o rigor táctico, pero ello no le está siendo suficiente para ganar y ya acumula cuatro jornadas sin encontrar la victoria.

La dictadura del resultado ha hecho virar la ilusión albiazul desde las dos primeras victorias consecutivas hasta el mes sin ganar que suma ahora el Recreativo, pero lo cierto es que, con independencia de los resultados, el juego del Decano no ha variado y los números no engañan y demuestran que el conjunto recreativista está compitiendo y acumulando opciones reales de ganar, perder o empatar, ya que todos sus resultados hasta ahora han sido cortos, ningún rival le ha pasado por encima, ni él ha arrollado a nadie.

La apuesta por ser un equipo de Segunda B, con sobriedad defensiva y minimizando errores en la retaguardia, no ha dejado de tener vigencia, pero para poder sacar la máxima rentabilidad a todas las horas de trabajo que acumulan plantilla y cuerpo técnico desde el arranque de la pretemporada Salmerón tendrá que encontrar una solución al atasco en la zona de tres cuartos que tiene el Decano, si lo consigue esta mala racha no tardará demasiado en caer en el olvido.

La cuestión es si las expectativas generadas en las dos primeras jornadas no derivarán en la ansiedad y el nerviosismo. La experiencia del técnico es dilatada como para mantener la calma y hacer ver, tanto a sus jugadores como al entorno, que la competición es muy larga como para rasgarse las vestiduras tras la sexta jornada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios