Recreativo

La trampa semanal

  • José María Salmerón insiste en la igualdad de una categoría en la que "no somos superiores a nadie y nadie es superior a nosotros"

  • El técnico sostiene que el Almería B tiene mucho potencial

José María Salmerón conversa con sus colaboradores sobre el césped de la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español. José María Salmerón conversa con sus colaboradores sobre el césped de la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español.

José María Salmerón conversa con sus colaboradores sobre el césped de la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español. / josué correa

Suena a tópico, pero en pocas categorías se cumple mejor que en Segunda B. No hay partido sencillo, en todos hay que sufrir. Fue el mensaje de Tropi el miércoles y lo repitió José María Salmerón ayer en su comparecencia ante los medios. Es la consigna que emana del vestuario albiazul, donde jugadores y entrenador se empeñan en mentalizar al aficionado de la dureza que impone una competición en la que "no somos superiores a nadie ni nadie es superior a nosotros".

La competición es una carrera de fondo que premia "la regularidad". En el camino "hay partidos trampa todas las semanas". El más cercano espera mañana contra el Almería B. Es un rival que el técnico albiazul conoce a la perfección. Lo define como "un filial con mucho nivel técnico". El duelo hay que afrontarlo "como si fuera el primero o el último partido, porque es la manera de no relajarnos nunca". El del domingo "es un partido más de Segunda B en el que cualquiera te puede ganar". En el Almería B además "hay cuatro futbolistas que jugaron con el primer equipo esta semana en la Copa".

"Quiero un equipo que apriete arriba, cree ocasiones de gol y sea dominador"

De cara al aficionado el mensaje de calma es claro. Salmerón insiste en que "ser dominador los 90 minutos en Segunda B es imposible porque ni nosotros somos superiores a nadie ni nadie lo es a nosotros". El albiazul quiere "ser ganador en las fases del juego". Por ello, "cuando nos toque defender pues defenderemos y cuando nos toque atacar, lo haremos".

Con resultados muy cortos y la victoria lejana en la primera jornada como mejor recuerdo, asume que le gustaría "ganar siempre por muchos goles y que la gente se vaya contenta con su equipo", pero eso "no se puede garantizar, pero sí que este equipo va a competir siempre con el objetivo de lograr los tres puntos en casa". Lo normal en Segunda B es "sufrir todas las semanas". Si se da ese partido brillante "perfecto, pero que lo normal es sufrir lo sabemos porque no hay diferencia entre los equipos".

Para medirse a los almerienses tiene la duda de repetir el dibujo de El Ejido con un solo delantero y centro del campo más reforzado o retornar al clásico de las jornadas precedentes con dos puntas. José María Salmerón juega al despiste porque "ese dibujo vale fuera y en casa". Su objetivo es dar forma a un Recre que "apriete arriba, que cree ocasiones de gol y sea dominador del partido y en ese sentido tener el balón ayuda mucho". En El Ejido, "los primeros 45 minutos lo hicimos, no nos crearon ninguna ocasión porque teníamos el balón nosotros y son de lo mejor que hemos hecho y en la segunda se igualó, lo que no quita que hiciéramos un gran partido". Frente al Almería B "podemos jugar tanto de una forma con otro porque tenemos delanteros que pueden aportar todos con sus características". Con un delantero o con dos "tenemos diferentes alternativas para no alejarnos de nuestra idea".

En sus referencias va más allá. Salmerón recuerda que pese al empate, contra el Jumilla "hicimos una primera media hora sensacional con gol, ocasión clara y un tiro al palo en un partido que teníamos controlado. No vi peligrar el resultado". Sin embargo, el empate provocó el descontento de la afición. En recuerdo de ello insiste en su mensaje al entorno para que la afición "anime hasta el último minuto y si lo hacemos mal que actúe como quiera, pero que estén con nosotros como siempre. La afición que venga el máximo para estar con nosotros como siempre".

Donde no puede intervenir, pero su preocupación es máxima es en el terreno de juego. El césped del Nuevo Colombino sigue lejos de su mejor imagen, si bien confía en que "esté mejor de la jornada anterior porque sabemos que se está trabajando para ello".

Salmerón aparcó el Trofeo Colombino, que ayer quedó confirmado contra el Sevilla porque "me parece perfecto, pero tengo la mente puesto en lo nuestro. El Colombino es seña de identidad de la ciudad. Ya pensaremos en él cuando se acerque".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios