Recreativo

Una trampa cargada de peligros

  • El Decano no se fía del Atlético Malagueño, que llega al Colombino como colista con un punto

  • La entrada de Carlos Martínez en la convocatoria es la gran novedad

Iago Díaz dispara a puerta en la jugada del primer gol recreativista al Almería B. Iago Díaz dispara a puerta en la jugada del primer gol recreativista al Almería B.

Iago Díaz dispara a puerta en la jugada del primer gol recreativista al Almería B. / Alberto domínguez

Y vuelve el fútbol a la actualidad albiazul. No hay mejor termómetro para valorar el estado recreativista que el peso que tiene el balón en el día a día del aficionado. En la semana que hoy termina tuvo un papel secundario. La realidad institucional y económica con mensajes claros de jugadores y técnico así lo demostraron. Hoy retorna a la primera línea para la colectividad albiazul, por más que de puertas para adentro siempre lo haya sido, como aseguran sus protagonistas.

El Nuevo Colombino acoge hoy un duelo cargado de peligro. Llega el Atlético Malagueño a las 17:00 al maltrecho terreno de juego onubense. Un vistazo a la clasificación induce al primer error: pensar que será sencillo. Por números es el peor equipo no del grupo IV, sino de las tres primeras categorías del fútbol nacional. No hay un conjunto con rendimiento más bajo entre Primera, Segunda y Segunda B. Es el 122 de 122. Ahí es donde radica la peligrosidad.

Si el choque se atasca o el rival toma la iniciativa pueden surgir la ansiedad y los nervios

Es un filial, con todo lo que ello implica, como se encargó de recordar el viernes Salmerón y llega a Huelva en línea ascendente. Tiene calidad, descaro y muy que poco perder. El favoritismo del Decano es una losa si no es capaz de imponer el mando al partido de primeras. Se le puede volver en contra. Hay que tener en cuenta que se mide a un contrario que tiene ese elemento que tanto se le echa en falta a este Recre: manejo de balón. Es el gran dilema de Salmerón. Defensivamente el rendimiento onubense es espectacular, pero le cuesta generar juego. La maldita manta corta.

Un elemento clave será el anímico. El Nuevo Colombino es un estadio que influye a los rivales. Su efecto suele ser imprevisible. Los hay que se repliegan por el respeto que impone, mientras que a otros les motiva para buscar su partido. La reacción de un equipo con el descaro del filial malaguista es toda una incógnita. Lo es además cuanto en el Recre las aguas están revueltas. Si el partido se tuerce o se hace espeso, la paciencia y la sensatez pueden ser elementos a tener en cuenta. La ansiedad puede cambiar de un bando a otro según las circunstancias del choque. Si el duelo no está de cara para los albiazules puede desembocar en un nerviosismo muy peligroso con los ánimos a flor de piel. Precisamente lo que más le cuesta al Decano es llevar la iniciativa en los partidos. Hoy está obligado a hacerlo por la clasificación, por su necesidad y por la exigencia del guión, aunque de motu propio no le disgustase ceder un poco de protagonismo a su rival para buscarle las cosquillas y hacerle daño con esas otras armas que le tienen a tres puntos de la zona de ascenso. La inteligencia de la grada le debe ayudar.

Para el choque la única baja real que tiene José María Salmerón es la de Marc Caballé. El catalán se lesionó el sábado antes del desplazamiento a San Fernando. Estará dos o tres semanas más en el dique seco. El lado positivo de la enfermería es la inclusión de nuevo en una convocatoria de Carlos Martínez, un futbolista al que los albiazules ha echado demasiado en falta por esa chispa en zona de creación tan necesaria. Habrá algunos cambios. Atrás parece que todo quedará más o menos igual. Quizá la entrada de Pina obligue a Israel Puerto o Diego Jiménez a pasar al banquillo. La elección en el centro del campo desvelerá el plan de Salmerón. Tropi, Llorente y Traoré juntos dan mucha consistencia al bloque, aunque le resta profundidad en ataque. Es una fórmula que parece más propicia como visitante que cuando toca plantarse en el Nuevo Colombino. La opción Lolo Plá en el enganche fue el recurso hace unos días y la solución más razonable si el extremeño ha recuperado su chispa. Se vio en Bahía Sur. Iago Díaz estará en una banda mientras la otra será para Quiles, como sucedió en los últimos encuentros. Caye será la referencia en punta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios