Recreativo

La trampa del Recre es la euforia

  • Salmerón pone los pies en el suelo y recuerda que en Segunda B “nunca hay un partido fácil”. Destaca la mejoría de El Ejido, próximo rival albiazul, en las últimas semanas

Salmerón prepara un ejercicio en una sesión de entrenamientos reciente. Salmerón prepara un ejercicio en una sesión de entrenamientos reciente.

Salmerón prepara un ejercicio en una sesión de entrenamientos reciente. / Alberto Domínguez (Huelva)

Palabra de Salmerón.El técnico del Recreativo domina las ruedas de prensa como las pizarras de los partidos. Calma cuando se desata la euforia y anima cuando aparece el pesimismo.Siempre tiene el mensaje correcto. Con el Recre en la cresta de ola tiene claro su papel de moderador ambiental. Lo asume con naturalidad. Llega a Huelva un El Ejido que no gana desde el año pasado y advierte para empezar que “no va a ser fácil porque ningún partido lo es en esta categoría”. Es un mensaje hacia fuera y hacia dentro, donde “trato que el equipo lo entienda así”. Cuenta con la complicidad de unos jugadores que “saben perfectamente que en la Segunda B juegues contra quien juegues no hay un partido fácil”, por lo que “cualquier partido puede ser una trampa”.

Además, asume que la presión será mayor para los albiazules por la exigencia de ganar ya que “si te enfrentas contra alguno de los primeros, la impresión externa es que puede ganar cualquiera. Eso no ocurre cuando el rival está abajo porque no puedes perder, ni siquiera empatar”.

Le sorprende el lugar que ocupa El Ejido. Su rival de mañana debía “estar entre los ocho mejores equipos”. Paraa ello cuenta con “un presupuesto bueno y con gente importante”. Metido en una crisis asfixiante de resultados, defiende que su nivel es creciente porque “en las últimas jornadas ha empatado con el Ibiza y con el Murcia”.En Huelva espera a un oponente replegado que quiera coger la espalda a los albiazules a la contra, por lo que prevé que acumule “mucha gente por detrás de la pelota para dificultar que le hagas daño”. Esto obligará a los albiazules a estar alerta”.De su oponente destaca sus transiciones “rápidas” con jugadores “con un buen nivel individual y con velocidad”. Su principal fuerte es “robar la pelota, salir rápido y hacerte daño”. Además “a balón parado es un equipo peligroso”.

Salmerón destaca que las armas del rival son robar la pelota, salir rápido y hacerte daño

Para el choque recupera a cuatro jugadores que no estuvieron en Jumilla. A pesar de las ausencias, “el equipo ha seguido manteniendo el nivel”. Eso le da “tranquilidad, porque sabes que en todo momento el equipo irá bien”. Salmerón aludió a la información de este diario de ayer en la que se destacaba el reparto goleador de los albiazules. Al técnico le enorgullece que el trabajo esté tan repartido “tanto en el aspecto defensivo como en el ofensivo”. Ya había avisado que “este equipo tenía jugadores que habían hecho 5 ó 6 goles y que llegarían”.

El dibujo sigue siendo objeto de debate en cada comparecencia suya. Salmerón defiende la comodidad con la que sus hombres se adaptan a jugar tanto con tres centrales como con la línea de cuatro. El Recre “no tiene ningún problema para jugar de manera distinta, incluso en el propio partido lo vamos cambiando”. Todo ello gracias a que “hemos trabajado bien los dos sistemas y dependiendo de las circunstancias lo vamos a ir empleando uno u otro”.

El preparador albiazul aprovecha para rechazar las etiquetas. Si el Decano encaja pocos goles no es porque sea “defensivo” sino como consecuencia de “su equilibrio”. Las etiquetas “no me gustan, cierto que podemos encajar menos goles, pero también que podemos marcar más”. Al técnico le da “rabia que se diga que el equipo sale a no encajar para ganar. No, sale a marcar para ganar”. En su defensa del equilibrio insiste en que “cuando no tienes la pelota debes defender bien. Y el equipo lo va a hacer. Pero también queremos hacer bien las cosas ofensivamente, queremos mejorar en todos los apartados del juego”. Además, en las últimas jornadas el rendimiento a balón parado se ha disparado. No saca pecho por ello, como es habitual en el almeriense, sino que asiente que trabaja “igual desde el principio. Tenemos un protocolo de trabajo, defensiva y ofensivamente. Eso lo venimos haciendo desde el primer día. Crece el conocimiento y se va haciendo mucho mejor los movimientos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios