Recreativo

La fragilidad defensiva castiga al Recreativo

  • El Decano solo ha mantenido la puerta a cero en tres de los once que se han disputado hasta la fecha

  • El conjunto de Alberto Monteagudo gana cada vez que no recibe goles

Morcillo, IsiRos y Gustavo Quezada presionan a Mario en un lance del encuentro del pasado domingo ante el Recreativo Granada. Morcillo, IsiRos y Gustavo Quezada presionan a Mario en un lance del encuentro del pasado domingo ante el Recreativo Granada.

Morcillo, IsiRos y Gustavo Quezada presionan a Mario en un lance del encuentro del pasado domingo ante el Recreativo Granada. / Josué Correa (Huelva)

Para los románticos puede parecer triste, pero si algo tienen los fríos números es que rara vez engañan. Alberto Monteagudo ha decidido hipotecar el rendimiento de su equipo a una idea que no ha terminado de asimilar su plantilla. El técnico de Valdeganga ha desvelado que su intención es que el Recreativo sea un equipo protagonista con el balón, que sea capaz de mantener una presión alta y que genere un caudal importante de ocasiones en cada partido, pero de momento el Decano solo lo ha conseguido en ratos muy contados. Por desgracia en el fútbol la construcción de un equipo tiene que convivir con los resultados y al Recre los resultados le están dando la espalda en los últimos encuentros.

Así, Monteagudo tendrá que darle una vuelta de tuerca a la situación actual para lograr el crecimiento en el juego de su equipo e ir cosechando victorias. El diagnóstico del Recre parece claro en cuanto se visualizan los encuentros. El Decano carece de solidez y termina siendo un equipo vulnerable, por lo que los rivales del Recre se plantan en bloque medio-alto e intentan aprovechar la amplitud de los defensores recreativistas en la iniciación del juego para transitar rápido y acabar con una defensa desorganizada y poco propensa a la temporización defensiva.

Pero el combinado recreativista también tiene sus virtudes, como ser un equipo con mucho potencial ofensivo. El Decano ha marcado en todos los partidos disputados hasta ahora, con la única excepción del choque ante el Cartagena de hace una semana, en el que lo normal también hubiese sido marcar. Precisamente porque el Recre tiene una capacidad goleadora por encima de la media su principal objetivo debe ser ganar en seguridad defensiva.

Y es que el Recre solo ha mantenido su puerta a cero en tres de los once partidos que se han disputado hasta la fecha y no es curiosidad que ello coincidiera con la mejor racha albiazul hasta el momento (UCAM, Mérida y Don Benito). Cada vez que el Decano ha conseguido marcharse imbatido se ha llevado los tres puntos, por lo que queda claro que la prioridad para el Recre es acabar con la fragilidad defensiva y crecer desde la solidez. En Villarrubia puede ponerse la primera piedra para el resurgimiento albiazul. Y es que todavía queda mucha Liga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios