Recreativo

El punto fuerte de Zamora

  • Los sub 23 del Decano se hacen con un hueco en las alineaciones de Claudio y elevan el nivel de la plantilla albiazul

  • Leal y Seth se hacen imprescindibles y aún se espera a Matheus

Seth celebra uno de sus dos tantos en la presente campaña. Seth celebra uno de sus dos tantos en la presente campaña.

Seth celebra uno de sus dos tantos en la presente campaña. / Josué Correa (Huelva)

El Recreativo asoma al final de la primera vuelta de la primera fase de la temporada 20/21 y lo hace metido en todas las peleas. El Decano, a falta del encuentro ante el Tamaraceite suspendido el pasado domingo, camina por la zona media de la clasificación, aunque el cuadro de Claudio Barragán ha dejado sensaciones contrapuestas. Por un lado, el Recre da la impresión de no haber alcanzado su máximo potencial, de tener una plantilla por encima del nivel ofertado, como si fuera un león dormido, pero, por otro, se ha mostrado como un equipo inconsistente, especialmente fuera de casa, sin ofrecer la fiabilidad necesaria como para confiar en él sin un atisbo de duda.

Pero el análisis parcial de la campaña vuelve a destapar una de las virtudes de Juan Antonio Zamora en su rol de director deportivo. El murciano lleva dos campañas configurando la plantilla albiazul con un acierto más que notable en la contratación de jugadores sub 23. El excentral reclutó en el pasado ejercicio a Miguel Cera, que ha terminado consolidándose en el Decano como el lateral derecho titular año y medio después, pero también contó con Gustavo Quezada, que fue uno de los futbolistas que más rendimiento ofertó. A ellos hay que sumar el buen papel de actor secundario de Gerard Vergé, sobre todo con Alberto Monteagudo. El único fracaso fue el bético Irizo, mientras que el panameño Cristian Martínez y Kleandro, que llegaron en invierno, no tuvieron la opción de mostrarse en plenitud.

El ojo de Zamora para contratar jugadores sub 23 se refinó aún más en el pasado verano. Incuestionable es, hasta la fecha, el rendimiento de Antonio Leal, que apareció en la recta final del mercado de fichajes como si fuese un complemento al trío de centrales conformado por Jesús Valentín, Diego Jiménez y Morcillo, pero el gaditano ha terminado ganando el pulso y sus apariciones en el once son constantes. Igualmente arriesgada fue la llegada de Seth para Zamora, no por las capacidades del canario, que ya han sido vistas por todo el recreativismo, sino porque los números, respaldo primero de cualquier delantero, no estaban con el canterano del Cádiz.

A estos dos puntales del Decano hay que sumar a Yaimil Medina, que también se ha ido haciendo con un hueco cada vez más grande en el once. El debe hasta ahora lo pone Matheus Santana. El brasileño fue una de las apuestas más importantes de Zamora, pero las lesiones y el coronavirus han mantenido al centrocampista fuera de las alineaciones de Claudio, aunque en los pocos minutos que ha jugado ha mostrado sus prestaciones. Aún tiene toda la segunda vuelta para justificar su llegada al Recreativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios