Recreativo

La inteligencia de los incondicionales

  • Unos 7.000 recreativistas acuden fieles a la cita con la esperanza de volver a celebrar una victoria en casa

  • La grada juega su papel cuando el equipo flojea en la segunda mitad

La paciencia del Nuevo Colombino es infinita. Tanta como inquebrantable es la fe de una afición que se levanta después de cada golpe, se sacude el polvo y vuelve a estar al pie del cañón. Ni siquiera el frío o las lluvias del fin de semana alejaron a los incondicionales que acudieron a las gradas con la esperanza de ver por fin una victoria del Recre. La última que celebraron fue en manga corta en agosto y ya estamos en otoño. Por fin.

El choque tuvo un prolegómeno de los que merecen la pena. Por un pasillo formado por pequeños futbolistas pasaron los dos equipos con camisetas rosas de la lucha contra el cáncer de mama. Una demostración de sensibilidad de la familia albiazul. Algunas integrantes de la asociación Santa Águeda posaron además con los jugadores del Decano antes de comenzar el choque contra el Almería B.

La última vez que los aficionados celebraron un triunfo iban en manga corta Los dos equipos saltan al campo con camisetas contra el cáncer de mama

Como el fútbol tiene mucho de estado de ánimo, la afición del Recre ejerció de termómetro y de sostén a partir iguales. En los primeros 20 minutos recriminó a su equipo que cediera metros, agradeció al descanso la reacción con una cariñosa ovación para reconocer el juego desplegado en esa fase y luego en la segunda mitad detectó que necesitaba de su ayuda por lo que salió al rescate alentando desde la grada. Ese saber estar que forma parte de la sapiencia albiazul. La afición también es decana.

Mención aparte merece el césped. Salmerón se lamentó con amargura al finalizar el encuentro. Lejos de mejorar su aspecto parece involucionar y ayer presentó una triste tonalidad marrón, que no obstante dio la sensación de responder mejor durante el partido. Dicen los responsables que forma parte del tratamiento, que el color no significa que esté peor... La imagen es la que es y las palabras de Salmerón fueron muy claras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios