Recre El Ejido | crónica Otro día en la oficina para el Recre

  • Un Decano serio y solvente vence con goles de Caye y Alberto Ródenas al El Ejido muy correoso. Los albiazules suman once jornadas sin perder y ya son terceros en la clasificación

Caye Quintana se abraza con Iago Díaz para celebrar el primer tanto de la tarde. Caye Quintana se abraza con Iago Díaz para celebrar el primer tanto de la tarde.

Caye Quintana se abraza con Iago Díaz para celebrar el primer tanto de la tarde. / Josué Correa (Huelva)

Pasan las semanas, pasan los rivales, pero el martillo de Salmerón no baja el ritmo.El Recreativo golpea y golpea, suma y suma, avanza y avanza. Ya es tercero tras encadenar once jornadas sin perder. Lo es después de una de esas victorias de mérito, cargadas de dificultades y en una tarde sin especial brillo.Quizá sea lo más valioso junto a los tres puntos del paso de El Ejido por Huelva, saber que este Decano tiene tal grado de fiabilidad que responde igualmente en su versión menos lustrosa ante un rival que demostró tener fondo para más de lo que dice la clasificación.El ritmo es brutal. El Recreativo navega con velocidad de crucero hacia el play off. Nadie puede pararlo. Estará en el bombo en mayo y la única duda a día de hoy es la posición en la que lo hará. Es tercero, pero quiere más y tiene fuerza para más. Salmerón volvió a sorprender, lo que en sí deja de ser una sorpresa. El técnico introdujo cuatro cambios con algunos movimientos poco habituales como la presencia de Víctor Barroso por dentro junto a Tropi. Mantuvo la línea de tres centrales con Andrade e Iago Díaz con las bandas para ellos. Caye volvió al once por Quiles y Borja Díaz por Llorente. Fue un Recre diferente sobre el césped. Necesitó un tiempo para adaptarse y tomarle el pulso al choque. No terminó de estar cómodo hasta que lo recompuso en la segunda mitad. No salió bien el Decano. Demasiado frío, le costó meterse en esos primeros compases en los que habitualmente es una apisonadora en su campo. Fue un aviso a su gente. El partido iba a ser una cuesta arriba en la que el empuje de la grada debía ser fundamental. El Nuevo Colombino dio un paso al frente. Impresionante una vez más el ambiente.

Salmerón sorprende una semana más con una alineación con cuatro cambios y algunas sorpresas como Víctor Barroso por dentro

El Ejido se encontró con un Recre algo más impreciso en los diez minutos iniciales. No lo supo aprovechar el conjunto almeriense, al que sus propios problemas le restan la confianza necesaria para situaciones así. Fue su oportunidad. Al cuarto de hora ya estaba el duelo equilibrado, pero sin la chispa de semanas anteriores. Anulado el rival tocaba comenzar a crecer en el partido. La grada del Nuevo Colombino lee bien los partidos. Sabe cuando le toca participar. Así lo hizo en esa fase. Con un ambientazo y 12.000 personas empujando todo es más fácil.

La plantilla celebra el gol de Ródenas. La plantilla celebra el gol de Ródenas.

La plantilla celebra el gol de Ródenas. / Josué Correa (Huelva)

Al Recre le faltó algo de dinamismo, robar y romper líneas. Lo hizo por primera vez a los 25 minutos. Tropi metió un balón entre los centrales al movimiento de Caye. El colegiado anuló el gol pese a la posición legal del isleño. No subió al marcador, pero abrió el camino. Ya El Ejido sintió el miedo por primera vez. Mostró sus costuras. A la media hora ya el partido era albiazul. El centro del campo tomó el mando, cerró las vías a su rival y comenzó a martillear. Una buena acción de Caye Quintana le dio a Ródenas la oportunidad de adelantar a los albiazules. Aulestia le detuvo el balón al ilicitano. El de Isla Cristina fabricó la siguiente con una brillante jugada personal que remató fuera después de superar al meta visitante. Ahora sí era un Recre más parecido al habitual.

Los primeros minutos son algo imprecisos y muy fríos por parte del Decano, que tardó casi media hora en tomarle el pulso al choque

Tenía el Decano todavía 45 minutos por delante. Para reconducir la situación tenía que tocar alguna pieza Salmerón. Reconstruyó su equipo en el 56 cuando retiró a Víctor Barroso y Borja Díaz, sus dos apuestas del día. Con Llorente y Quiles sobre el césped tenía mucho partido por delante para lograr el tanto de la tercera plaza.

Los cambios dan otro aire al equipo, que encuentra la chispa necesaria para terminar de madurar a un rival que ya no tenía la misma respuesta

Los movimientos dotaron de una chispa mayor al equipo. Salmerón acertó de nuevo. Tocó la varita para volver a romper el partido. El Ejido lo pasó mal ante el empuje recreativista a partir de entonces. El colegiado le echó un capote a los almerienses con un claro penalti que no pitó (habría sido noticia para un equipo al que todavía no le han señalado ninguno) y luego se inventó una amarilla a Israel Puerto. Todo en un minuto que crispó al Nuevo Colombino y aplacó a los albiazules por un momento. Ni así. Ya había cogido la marcha el Decano.

Caye Quintana celebra el gol con Israel Puerto a su espalda. Caye Quintana celebra el gol con Israel Puerto a su espalda.

Caye Quintana celebra el gol con Israel Puerto a su espalda. / Josué Correa (Huelva)

El gol llegó por madurez en el 68 cuando el duelo tenía una clara tendencia recreativista. Nació en un magnífico cambio de orientación de Jesús Valentín a Iago Díaz y el extremo la puso al área para el remate de Caye Quintana con el muslo. Del central a la banda y de ahí al delantero centro. La fórmula más sencilla colocó al Recre por delante en el marcador. Ya lo merecía.Mejor sobre el césped, mucho más fresco que su oponente y con el marcador a favor difícilmente pudo contrarrestar ya El Ejido el fútbol albiazul. El Decano controlaba absolutamente el partido. Suyo era el mando y esperó el momento con tranquilidad. Una nueva salida rápida con su rival abierto y roto le valió para sentenciar. Toque sutil de Iago Díaz en un magnífico partido para Chico Díaz y el sevillano que asiste a Ródenas para la sentencia y la fiesta. Y quedan muchas más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios