Recreativo

El buen olfato de Marc

  • El meta albiazul asegura que esta temporada "todo huele diferente" en el Recre

  • Defiende que los equipos que encajan pocos goles "normalmente terminan arriba en la clasificación"

Marc Martínez encara con gesto de concentración un golpeo durante la sesión de entrenamientos celebrada ayer en la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español. Marc Martínez encara con gesto de concentración un golpeo durante la sesión de entrenamientos celebrada ayer en la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español.

Marc Martínez encara con gesto de concentración un golpeo durante la sesión de entrenamientos celebrada ayer en la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español. / josué correa

En su segunda temporada ya es un veterano. Luce el brazalete y habla con autoridad. Marc Martínez no olvida lo vivido la temporada pasada en el Recre. Sufrió un año durísimo que tiene muy fresco. De ahí que imponga los pies en el suelo tras el arranque liguero, pero sin esconder que "todo huele diferente esta temporada, muy diferente a lo que vivimos el año pasado". "Desde ahí se crece, pero tranquilidad porque vendrán curvas".

Desde lo más alto de la clasificación se trabaja "mucho más a gusto", pero "sigo diciendo lo mismo que cuando terminamos el partido de Badajoz: tranquilidad que estamos en la jornada dos y queda muchísimo".

"Hubo ofertas en verano, pero siempre quise seguir porque estoy donde quiero estar"

Marc Martínez tiene claro que esta temporada se parece poco a la anterior en elementos externos que influyen mucho. Recuerda que "el año pasado habíamos pisado seis campos a estas alturas. Somos 15-16 fichajes que necesitan su tiempo para el engranaje y hay muchas cosas que pueden parecer tonterías, pero que influyen mucho como lo de pisar seis campos para entrenar, llegar y tener agua caliente que para el jugador es tan básico, estar al día… Gracias a dios este año lo tenemos todo eso este año".

Una de las señas de identidad de este Recre tiene mucho que ver con su papel en el equipo. Lleva ya dos jornadas por la portería a cero. El meta sabe que "el equipo menos goleado tiene muchas opciones de estar arriba en Segunda B. El equipo está trabajando defensivamente muy bien y es la base en esta categoría es fundamental porque con el potencial que tenemos arriba siempre tendremos alguna oportunidad para ganar los partidos".

A nivel individual le permitiría aspirar de nuevo a un Zamora que ya saboreó en Alcoy. El reto personal "es secundario" porque "mi único objetivo personal es la portería a cero en Cartagena. Obviamente los premios individuales gustan y quien diga lo contrario miente, pero si aspiro al Zamora significará que el equipo recibe pocos goles y cuando un equipo recibe pocos goles tiene muchas opciones de pelear por la zona alta. Si llega el premio, bienvenido sea, pero prefiero recibir 60 goles y ascender".

El buen inicio de competición no distrae del camino ni de los elementos que hay que corregir en el bloque albiazul. Marc insiste en que "tenemos 16 fichajes nuevos y hay muchísimo que mejorar todavía. Por eso hay que tener los pies en el suelo porque es normal que la gente esté feliz, pero vendrán curvas y cuando lleguen nos juntaremos equipo, afición, club y medios para tirar juntos hacia arriba".

El Decano se mide ahora a los cuatro grandes del grupo IV. La acumulación de rivales duros no supone un problema añadido porque "llegan cuando llegan y nunca se sabe cuándo es mejor enfrentarte a los mejores. Hay quien dice que mejor ahora que no están rodados, pero a mí me da igual. Sabemos que vienen tres o cuatro de los más potentes seguidos y nosotros nos centramos en el Cartagena y luego veremos el siguiente. Cartagena tiene que estar arriba sí o sí". Serán rivales que en algunos casos casi doblan el presupuesto para plantilla del Recre. El dinero no lo es todo en el fútbol. Marc Martínez tiene la experiencia del Alcoyano, con el que "teníamos el presupuesto 25 de toda la categoría y fuimos segundos en el grupo III. Los presupuestos ayudan, pero no son determinantes. Lo importante es tener un buen vestuario y un buen grupo que los tenemos. El dinero te da más opciones, pero el fútbol nos demuestra que no todo es 2x2".

Los dos primeros encuentros del Recre tuvieron un esquema similar. En ambos la mano del técnico se notó tras el descanso. Un hecho que Marc Martínez reconoce como fundamental porque "el míster tocó la tecla necesaria para hacer mejorar al equipo, porque la realidad es que mejoramos tras el descanso en los dos partidos que llevamos". Alaba el trabajo de Salmerón, quien ha dotado al equipo de "varios sistemas que nos dan muchas soluciones. Un día lo haremos en el minuto 20 y otro en el 60, pero ahí está lo que te da el salto de calidad al tener opción A, B, C…".

Estas variantes implican además que todos los futbolistas tengan sus opciones. Nadie se puede relajar en un Recre en el que "el míster no se casa con nadie". Por ello, "habrá un partido que juegue un compañero y otros en los que jueguen otros. Obviamente sabemos que el que no esté aquí va fuera. Los equipos buenos son los que tienen en el banquillo a gente que pueda jugar tanto como los titulares". Esta competencia afecta también a la portería, donde "Álex Lázaro es muy buen portero con el que he conectado muy bien. El día que le toque va a dar la talla como el portero que es". En Badajoz se estrenó además como capitán recreativista. Llevar el brazalete supone "un orgullo" porque "no llevas el de cualquier equipo, sino el del Decano. Es un privilegio".

En verano tuvo ofertas para marcharse a jugar en Segunda. Marc Martínez no lo oculta. Reconoce que hubo conversaciones y propuestas interesantes, si bien "cuando uno está bien en un sitio y se siente valorado está donde quiere estar". Su intención fue "seguir porque sabía que si había tranquilidad este club sería importante. Estoy donde quiero estar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios