Recreativo

2020, un año para olvidar

  • El Recreativo ha tenido un desarrollo deportivo irregular en dos medias temporadas marcadas por la pandemia

Alberto Monteagudo se marcha cabizbajo de un partido de la pasada temporada.en el Nuevo Colombino. Alberto Monteagudo se marcha cabizbajo de un partido de la pasada temporada.en el Nuevo Colombino.

Alberto Monteagudo se marcha cabizbajo de un partido de la pasada temporada.en el Nuevo Colombino. / Alberto Domínguez (Huelva)

El Recreativo no se ha mantenido ajeno a un 2020 que ha sido para olvidar por muchos motivos, pero especialmente por la situación sanitaria y la aparición de la Covid-19, que ha cambiado la vida de la población mundial y que, lógicamente, también ha tenido su repercusión en el mundo del fútbol. Pero antes de la aparición de la pandemia, el Decano ya comenzó con mal pie el año. El cuadro que, por entonces entrenaba Alberto Monteagudo, caminaba con irregularidad por el Grupo IV de Segunda División B y la opción de jugar el play off de ascenso, objetivo primero de la entidad albiazul, cada vez quedaba más lejos. De hecho, el Recre andaba más cerca del descenso que de la cabeza de la clasificación.

Eso sí, toda la apatía del Decano en la competición doméstica se tornó en ilusión con la Copa del Rey, en la que el Recre eliminó al Fuenlabrada, cobrándose su particular vendetta tras lo ocurrido hacia unos meses en la pelea por el ascenso a Segunda División. No lo pasó bien en Huelva Osasuna, que solo pudo eliminar al Decano tras una prórroga y contando con la ayuda arbitral, que dio validez a un gol de Chimy Ávila en el que derribó de forma antirreglamentaria a Morcillo. Pero fue, precisamente, la Copa del Rey la que aumentó la estancia de Alberto Monteagudo el banquillo del Decano. El excentrocampista no consiguió sacarle el rendimiento deseado a su plantilla y terminó siendo destituido tras empatar en casa ante el Mérida (3-3).

Para entonces el Recre ya había recurrido al mercado de invierno para realizar algunos cambios que no terminaron siendo determinantes en lo que restó de competición. Entonces el Decano se encomendó a la experiencia de Claudio Barragán. El valenciano apenas tuvo tiempo antes de que la Covid-19 obligase a suspender la competición. Una victoria, un empate y dos derrotas fueron los resultados que cosechó el exdelantero de Mallorca y Deportivo, pero su trabajo sirvió como aval para cerrar su renovación de cara a la presente temporada porque la pandemia impediría que se disputasen las jornadas restantes en Segunda División B y que la competición se diese por finalizada, disputándose la fase de ascenso, pero no habiendo descensos. Esa decisión de la Real Federación Española de Fútbol evitó que el Recreativo sufriese los últimos partidos de Liga y que no tuviera que sellar su permanencia en el terreno de juego. El parón competitivo vivido también afectó al Recreativo en lo económico, teniendo que meter a parte de su personal en un ERTE.

Tras un verano de mucha incertidumbre el Recreativo volvió al trabajo con una plantilla prácticamente nueva, en la que, finalmente, se quedó Alberto Quiles, por el que el Asteras Tripolis chipriota bebió los vientos e, incluso, estuvo a punto de pagar su cláusula de rescisión. Zamora contó con un presupuesto limitado, lo que no le impidió realizar algunos fichajes de importancia, como los regresos de Dani Molina o de Alexander Szymanowski tras su periplo por el Leganés.

Eso sí, dentro de un año gris la buena noticia volvió a ser la afición albiazul. A pesar de que se desconocía si se iba a llevar a cabo la competición y de saber que sería más que complicado que los aficionados pudiesen entrar en el Nuevo Colombino, fueron casi 8.000 los socios que quisieron renovar su abono. Por desgracia entre ellos ya no está Francisco Mendoza, el presidente que más temporadas ha dirigido al Decano en Primera División y que lo llevó a una final de la Copa del Rey ha sido una de las pérdidas que ha tenido que lamentar el recreativismo en el año que está a punto de acabar.

En lo deportivo el Recre se despide del año en mitad de la tabla y con un nuevo terremoto en su banquillo que marcará el inicio del nuevo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios