Recreativo

Toca ya dar con la tecla

  • Salmerón continúa sin encontrar un once de garantías tras siete jornadas de liga

  • De no conseguir un triunfo en El Ejido, el Recreativo sumaría seis semanas sin lograr una victoria

El entrenador del Recreativo de Huelva, José María Salmerón, contempla una ejercicio durante una sesión de entrenamiento. El entrenador del Recreativo de Huelva, José María Salmerón, contempla una ejercicio durante una sesión de entrenamiento.

El entrenador del Recreativo de Huelva, José María Salmerón, contempla una ejercicio durante una sesión de entrenamiento. / josué correa

El compromiso liguero de este domingo es clave. El Recreativo de Huelva encadena cinco partidos sin conseguir una victoria. Cinco semanas que han oscurecido los seis puntos de seis posibles logrados al inicio del campeonato y que han provocado que el Decano caiga hasta la duodécima posición en la tabla con nueve puntos.

José María Salmerón todavía no ha dado con la tecla de un once de garantías. El nulo juego sobre el verde ha desembocado que el equipo albiazul no sume de tres en tres, que no exista una regularidad en la cosecha de puntos, y que la zona roja de la clasificación esté más cerca que la de honor. De no conseguir una victoria en la visita del Recre a El Ejido se creará una alarma clasificatoria puesto que la zona de promoción se puede escapar hasta los siete puntos. Una posibilidad que está ahí y que recuperaría la sensación de estos últimos años atrás que no ha sido otra que la de permanecer en la categoría a duras penas.

El entrenador recreativista llegó a Huelva para luchar por todo. Así, la plantilla albiazul es una de las más codiciadas de la categoría en cuanto a presupuesto y por ende, en el inicio de la liga los focos se colocaron en luchar contra los mejores para obtener una plaza que saque al club del pozo deportivo de la Segunda B. Pero cada jornada en la que no se puntúa con una victoria, -ya van 5 consecutivas- las posibilidades de navegar por el desierto de la categoría un año más se hacen cada vez más patentes.

Con este contexto la paciencia de la afición se aminora con cada excusa tras no sumar tres puntos. El propio Salmerón declaró antes del partido del Jumilla que no existía presión ninguna tras los últimos resultados pero este domingo hay una bola de partido en juego, como cada fin de semana. Una bola que si no entra entre los tres palos más veces que lo haga El Ejido ocasionaría mes y medio sin conocer la victoria. Mes y medio viendo cómo los rivales escalan puestos en la clasificación para estar lo más arriba posible cuando llegue la hora de los valientes en los últimos envites de la temporada.

La descompensación en las líneas de juego es otro de los puntos a debate. Recientemente salió a la luz en Jumilla puesto que Pablo Andrade no tiene un sustituto puro en el lateral izquierdo y tocó improvisar con la entrada de Diego Jiménez en esa demarcación.

Salmerón ha construido una columna vertebral con Marc Martínez bajo los palos; Pina, Israel Puerto y Andrade en la defensa; Tropi en el centro del campo; y Caye Quintana en punta. Éste último ha sido el sustento albiazul en cuanto a los goles a pesar de que su rúbrica no convencía para los planes. El resto rota, varía y cambia su posición pero todavía no existen resultados de un once de garantías. Y el tiempo se agota. Toca ya dar con la tecla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios