Real Murcia-Recreativo

La suerte es para el que se la trabaja (2-2)

  • El Decano levanta el 2-0 inicial del Real Murcia para salvar un meritorio empate en la Nueva Condomina

  • Un cabezazo de Caye Quintana y un error garrafal de Mackay permiten a los albiazules puntuar en una plaza durísima

La suerte es para el que se la trabaja, el que la busca y nunca se rinde. Si un equipo se ve 2-0 en uno de esos campos que parecen prohibitivos de la categoría en el minuto 39 es legítimo que sienta la tentación de bajar los brazos o dejarse ir para capear el temporal. Es lo que habría hecho cualquier otro menos el Recre, porque si algo está grabado en el ADN albiazul es que rendirse no es costumbre onubense. Demasiadas muestras hay en la historia reciente como para dudarlo. Y si la situación pinta mal, pues se levanta la cabeza para buscar una salida, se acorta distancias antes del descanso y se aprieta después porque sólo quien lo hace tiene opciones de conseguirlo. Si el Decano hubiese bajado los brazos en la primera mitad, si Caye no persigue a un defensor tras otro en su presión, el error de Mackay jamás hubiese llegado porque al Murcia con sestear le habría valido.

Luego está el balance futbolístico del partido que ofrece de nuevo varias lecturas. Con el orden sólo no es suficiente. Hay que exponer más y ante el Murcia este Recre demostró que puede hacer más de lo que se le ha visto hasta el momento.

Los murcianos tuvieron más pelota en un partido en el que fueron de más a menos

Que iba a haber goles en el partido estaba cantado. El único equipo que no había encajado un tanto de todo el grupo frente al que acumulaba tres partidos consecutivos sin marcar. Así que los tantos estaban asegurados por esas caprichosas leyes del fútbol. No fueron pocos además.

Avisó muy pronto de sus intenciones el Decano. Tenía un plan que el partido se encargó de destrozar. Borja Díaz a los 20 segundos enganchó una pelota en la esquina del área y lanzó escorado y muy ajustado junto al palo de Mackay. La estrategia de Salmerón fue muy clara. Los albiazules plantaron una presión alta para evitar la salida rápida de su rival e imponer el ritmo que mejor le venía al Decano. Para ello optó por apuntalar la medular. Borja Díaz fue el sustituto de Iago Díaz. Junto a Tropi, Llorente y Caballé impusieron el dominio de inicio sobre los pimentoneros. Si el Murcia contaba con tener la pelota y el control de salida para construir un partido diferente, se llevó una sorpresa importante. Sólo un error de Iván González permitió a Manel responder a los albiazules a los seis minutos.

Al Murcia no le iba ese partido. Por eso le cambiaron el paso muy pronto. Los pimentoneros se hicieron con la pelota a los 10 minutos. El choque ya fue más previsibles. Los murcianos tomaron el protagonismo mientras el Recre esperaba para salir a la contra con Lolo Plá y Caye Quintana. El isleño tuvo una al cuarto de hora que no fue capaz de resolver.

El duelo ya era otro. Bien plantado, ordenado y serio, al Decano no le incomodaba. De hecho aprovechaba sus posesiones para respirar. El Murcia entendía que sus opciones se irían diluyendo con el paso de los minutos, mientras el Recre no tenía ninguna prisa consciente del desgaste acumulado de su oponente y de la consistencia de su fórmula. Este Decano difícilmente se descompone.

Los locales movieron mucho la pelota sin encontrar huecos en la bien plantada zaga albiazul. Héber Pena fue el principal recurso pimentonero en un tremendo duelo con Pina en la banda derecha. El extremo generó una tras otra sin que sus acciones encontrasen remate. De sus botas nació el balón que en el 27 cazó Alfaro en la frontal. El palmerino golpeó con mucha calidad ajustado al palo de Marc Martínez para adelantar a los locales.

El tanto hizo daño al Recre. Achuchó mucho el Murcia que olió por primera vez la sangre. Por primera vez se veían los onubenses por detrás en el marcador esta temporada. Era un escenario desconocido. Quizá tardó demasiado en reaccionar. Los albiazules dudaron entre mantener su plan inicial o ir a por el rival para buscar el empate. Poco peor hay en el fútbol que la indefinición. Cuando quiso darse cuenta ya había fabricado Héber Pena un centro medido para el cabezazo espectacular de Aquino que puso el segundo en el electrónico.

Si el primer tanto noqueó al Recre, el segundo lo despertó. Los recreativistas entendieron que ya no quedaba más que mirar hacia arriba. La única posibilidad que tenían era recortar antes del descanso, retornar al partido y que la duda en la segunda hiciese temblar a su rival. Al todo o nada se encontró de nuevo con Caye Quintana en el 43. Un cabezazo del isleño permitió al Decano seguir vivo con el 2-1.

Fue un Recre diferente el del segundo tiempo. Aprendió tras el 2-0 que el plan habitual en la Nueva Condomina no le servía para nada. Tenía que arriesgar y exponer mucho más. Es lo que le permitió recortar distancias y el único camino para rescatar un punto. Hacerlo implicaba ceder espacios, permitir que el choque fuese más dinámico y mucho menos cerrado de lo que gusta a Salmerón. Con la calidad que tenía enfrente era una apuesta arriesgada. No había otra posibilidad. La fortuna sonríe a los audaces.

Los laterales albiazules se plantaron en campo contrario, el Recre comenzó a escalonar futbolistas y Andrade por fin encontró el carril. El partido se le hizo muy largo ya al Murcia, que dio síntomas de no tener fuerzas para mucho más. Trató de controlar el choque con la pelota sin lograrlo. Con el duelo demasiado abierto las opciones albiazules iban a llegar. Sólo había que insistir y perseguir cada balón. Esa presión forzó el pase atrás de la acción del partido en el 61. El defensa sintió el resuello albiazul y cedió atrás para respirar. Cometió un error de bulto en origen. El balón fue entre los tres palos, craso error. Mackay hizo el resto. Se le escurrió el balón con tan mala fortuna que en el intento de golpear lo envió atrás de tacón. El resto es viral.

Con el 2-2 se planteó un nuevo partido. El Real Murcia ya no tuvo fuerzas para nada más que un lanzamiento de falta al palo de Víctor Curto. Fue una fase que demostró que este Recre con balón puede y deba hacer mucho más. Fue capaz de contrarrestar el juego de un oponente de mucho nivel. Cuando salió lo hizo con peligro y si no llegó el tercero fue por la falta de claridad en los últimos metros porque Lolo Plá y Andrade tuvieron varias salidas muy peligrosas. Mención aparte es el trabajo de Caye Quintana y Tropi. A otro nivel los dos. Con un poco más de chispa arriba la remontada habría sido completa.

FICHA TÉCNICA:

Real Murcia: Mackay, José Ruz, Forniés (81'), Charlie, Miñano (Juanma 73'), Hugo, Heber, Corredera, Manel (Zaka 35'), Aquino (Curto 62') y Alfaro.

Recreativo: Marc Martínez, Pina (Diego Jiménez 74'), Andrade, Israel Puerto, Iván González, Tropi, Borja Díaz, Marc Caballé (Carlos Martínez 86'), Llorente (Traoré 82'), Caye y Lolo Plá.

Árbitro: Escriche Guzmán (valenciano). Mostró amarilla a Pina (65') y Lolo Plá (90'), por el Recreativo; y a Hugo Álvarez (72') y Charlie (82'), por el Real Murcia.

Goles: 1-0 (27'). Alfaro. 2-0 (39') Aquino. 2-1 (43') Caye Quintana. 2-2. (61') Mackay, en propia puerta.

Incidencias: Encuentro disputado en la Nueva Condomina ante unos 8.000 espectadores con presencia de seguidores recreativistas en las gradas. Terreno de juego en buenas condiciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios