Recreativo Murcia | crónica

El Recre, una máquina fiable y engrasada (2-0)

  • El Decano alcanza el punto de madurez ideal con su mejor partido de la temporada

  • Iván González y Caye Quintana marcan ante un Murcia que fue siempre inferior al Recre

El delantero recreativista Alberto Ródenas es derribado por dos defensores del RealMurcia en un lance de la primera mitad del encuentro disputado ayer en el Nuevo Colombino. El delantero recreativista Alberto Ródenas es derribado por dos defensores del RealMurcia en un lance de la primera mitad del encuentro disputado ayer en el Nuevo Colombino.

El delantero recreativista Alberto Ródenas es derribado por dos defensores del RealMurcia en un lance de la primera mitad del encuentro disputado ayer en el Nuevo Colombino. / Josué Correa (Huelva)

El arranque de año de este Recre que se empeña en disparar la ilusión es de ensueño. Cualquier aficionado pediría que no termine nunca este 2019 que hasta la fecha solo regala sonrisas y algría. Segunda rampa del Tourmalet, tres puntos más y puerta a cero. Así no hay quien mantenga la calma. Y es que más allá incluso de los resultados, que son incontestables, lo que alimenta las mariposas en el estómago de cualquier recreativista es la sensación de ver un equipo crecer, sin techo aparente y en una progresión constante. Un Recre que si tiene la pelota encuentra soluciones, que si no la tiene se echa al barro para trabajar como el que más, que se vuelve contudente en las áreas para aprovechar sus ocasiones y desbaratar las del contrario. Un equipo que tiene respuestas para cualquier escenario y al que además le sonríe cuando precisa esa pizca de fortuna que acompaña a los que están tocados. Es una máquina perfectamente engrasada y fiable. Y llegarán las derrotas, porque las quince jornadas que restan darán para escribir tanto que algún borrón será inevitable que no podrán torcer los renglones del Recre de Salmerón.

Sorpresa en el once inicial albiazul, con la ausencia de Borja Díaz y de Andrade, dos piezas fundamentales en los últimos encuentros recreativistas

El Decano ha encontrado su paso. El técnico le ha dado al Decano el punto de madurez necesario para hacer del albiazul un bloque sólido que compite de maravilla, se adapta a cualquier circunstancia y responde de forma notable ante rivales de la talla del Cartagena hace una semana o el Real Murcia, palabras mayores, pero es que este Recre está de dulce. Da gusto verlo dominar la situación y tener respuesta para todo. Y lo mejor es que demuestra no tener techo, que tiene todavía margen de progresión. El Recre pasó por encima del Murcia. Lo dominó de forma absoluta en una primera media hora impecable de los albiazules, con intensidad y ritmo superior a la categoría. Salmerón desarboló a Manolo Herrero, que quiso que sucedieran las menos cosas posibles porque sabía este Recre está un escalón por encima del Murcia. Así, mientras el equipo onubense apretaba arriba, robaba, buscaba a su rival y le imprimió un ritmo elevado al choque, su oponente se afanaba de forma estéril en que el duele fuese lento.

La presión alta onubense ahoga a los murcianos durante una primera media hora con enorme ritmo e intensidad por parte de los jugadores locales

El control del centro del campo albiazul fue tremendo. Con Tropi como dominador absoluto y Llorente a un nivel espectacular, al Murcia le tocó correr demasiado detrás de los albiazules. Con una plantilla limitada y debilitada, el desgaste del propio choque debía minar la resistencia pimentonera. El Recre lo sabía y por ello no levantó el pie.A los 20 minutos la tuvo el Decano con un cabezazo de Diego Jiménez que se marchó rozando el larguero tras una falta de Iago Díaz. La presión alta de los onubenses ahogó a los murcianos, que durante media hora no tenían capacidad para responder a las acometidas de los locales. Poco después fue Llorente quien puso a prueba a Mackay con un lanzamiento envenenado que envió a córner con apuros el meta.El Murcia no fue capaz de replicar hasta pasada la media hora de partido. Y entonces se encontró con un titán bajo palos. Marc Martínez demostró en dos intervenciones que la portería albiazul está en las mejores manos. Le sacó una falta a Armando que se colaba ajustada al palo en el minuto 32. El rechace le benefició.La acción dio paso a un tramo final de la primera mitad más deslucido, con algunas imprecisiones y sin dominador claro. Pero ni así. El Recre nunca se descompone, no concede un centímetro a su rival y si baja el ritmo en su juego, lo hace desde la solidez que le da un sistema defensivo perfectamente engrasado. Cerró filas ante un Murcia que no volvió a aparecer en zonas de ataque.

Los goles en momentos clave del encuentro evitan al Murcia levantar cabeza ante la contudencia onubense en las áreas

El punto de madurez albiazul es tal que incluso cuando le falta fluidez encuentra a balón parado la llave para abrir los partidos. Después de una gran media hora, recurrió en la fase de más espesura a un lanzamiento de esquina para ponerse por delante. Un gran saque de Llorente y remate poderoso de Iván González para mandar al Recre al descanso con ventaja en el marcador. El gol premió además el sensacional partido del central malagueño.La única fase de duda del duelo estuvo en el arranque de la segunda mitad. El Recre volvió algo frío al campo ante un Real Murcia que sabía que su gasolina le daba para una reacción temprana o tendría muy poco que decir en el partido. Tuvo su partido en un lanzamiento de Josema al que respondió una vez más Marc Martínez (50’). El portero sacó una mano prodigiosa para anular la única oportunidad que tuvo su rival.Anulado el ímpetu inicial, el duelo recobró de nuevo el cariz de la primera parte. Se hizo con el control, devolvió a su rival a un papel secundario y a jugar. La consecuencia inmediata fue la sentencia. Un golpeo de Caye Quintana en el minuto 53 ajustado al palo fue determinante. De nuevo un Recre dominante dio respuesta al choque para devolverlo a ese estado de control en el que tan bien sabe moverse el equipo de Salmerón.

Tras el 2-0 hay un conato de reacción pimentonera, sin muchas ideas ni argumentos para generar un peligro real ante la portería de Marc Martínez

El Murcia trató de recomponerse sin éxito ni recursos. Manolo Herrero tocó varias piezas sin que su equipo ya tuviese capacidad para generar problemas al solvente Recre. Con 2-0 ya no iba a dejar escapar el partido. Cedió algunos metros como era lógico por la presión murciana sin que el agobio fuese excesivo hasta que la entrada de Chico Díaz le devolvió aire arriba. El sevillano tuvo el tercero en una clarísima ocasión ya con el tiempo cumplido que le sacó Mackay para poner la guinda a una mañana de lujo en el Colombino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios