Recreativo de Huelva

Monteagudo da un toque a los 'intocables'

  • Apunta a los ‘pesos pesados’ cuando reclama más intensidad. El entrenador del Decano deja caer que hará cambios el domingo en Huelva ante el UCAM Murcia (19:00)

Monteagudo da instrucciones a sus jugadores durante el partido en Villarrobledo. Monteagudo da instrucciones a sus jugadores durante el partido en Villarrobledo.

Monteagudo da instrucciones a sus jugadores durante el partido en Villarrobledo. / José Luis Tenor

Comentarios 0

Alberto Monteagudo dio un serio toque de atención a sus jugadores tras el encuentro que el Recreativo de Huelva perdió en Villarrobledo (2-1). Y lo hizo apuntando a las ‘vacas sagradas’ del equipo, criticando la falta de actitud y concentración en muchas fases del partido, algo que no es la primera vez que sucede.

El técnico fue claro en sus manifestaciones, no apeló a la diplomacia ni a un mensaje conciliador, sino que fue directo, lamentando la falta de intensidad y denunciando varias carencias y errores. Pero dos frases llamaron poderosamente la atención. La primera fue “con el nombre no se juega, si alguno piensa que con el nombre se juega es que no me conoce”. Y ese mensaje va dirigido a los ‘pesos pesados’ del equipo, puesto que en el once inicial que alineó el sábado la mayoría eran veteranos: Nauzet (34 años), Óscar Ramírez (35), Morcillo (33), Borja (29), Nano (34), Quique Rivero (27), Sergio Jiménez (26), Alfonso (24), Gerard (21), Isi Ros (23) y Quiles (24), la mayoría de ellos titulares cuando toda la plantilla esté bien.

La segunda frase llamativa fue “los suplentes que trabajen porque van a tener su oportunidad”. Monteagudo, en su presentación oficial, comentó que es partidario de realizar pocos cambios... siempre que el equipo funcione, y de momento no está funcionando. Implícitamente está mandando un mensaje de que habrá cambios para el próximo encuentro, el domingo en el Nuevo Colombino ante el UCAM Murcia (19:00). Esos cambios estarán condicionados en parte por el ‘status’ de algunos jugadores y su momento de forma; y en otra parte por la disponibilidad de la plantilla, ya que por ejemplo Nano no tiene relevo natural en el lateral izquierdo y quizás sería arriesgado apostar por jugadores del filial si considera que es uno de los que debe ir al banquillo.

En defensa es probable que entre Diego Jiménez, y habrá que ver quién es el sacrificado. También despierta interrogantes el doble pivote, donde Gustavo Quezada tendría su oportunidad dado su buen rendimientos en los dos últimos partidos; en ese caso habría que ‘sacrificar’ bien a Quique Rivero (que fue sustituido el sábado en Villarrobledo en el minuto 57 precisamente por Gustavo) o bien por Sergio Jiménez (que no estuvo ante el Talavera por sanción, cuando se ganó por 3-1).

Rubén Cruz, Irizo y Víctor están lesionados y Chuli e Isi Ros han llegado tarde y no están aún en un buen momento de forma

También se intuyen cambios en la zona de ataque, donde más competencia hay por un puesto, pero las lesiones y el estado físico de varios jugadores condicionan mucho la elección del técnico. Así, Monteagudo sigue sin contar con una pieza fundamental como Rubén Cruz, llamado a ser titular fijo; otro jugador del que se espera mucho pero que apenas ha podido demostrar su calidad es el extremo Irizo, y tampoco ha entrado en el grupo Víctor Barroso (para esta jornada ya estará disponible).

Además, jugadores como Chuli o Isi Ros, llamados a tener también un papel importante, apenas han entrenado con los compañeros al serlos últimos en llegar y su puesta a punto física no es la óptima en estos momentos. “No están para jugar los 90 minutos”, reconoció Monteagudo el viernes.

A todo ello se une que el técnico no ha podido entrenar ni un solo día con la plantilla al completo, por la tardanza en llegar de algunos jugadores o bien por las molestias que han tenido en el dique seco a varios integrantes del plantel albiazul.

A todos esos condicionantes hay que añadir que el equipo empezó tarde la pretemporada (el propio secretario técnico, Juan Antonio Zamora, reconoció que quizás había faltado una semana más de preparación), y físicamente no está todavía como debiera. Ese ‘cóctel’ ha propiciado un mal inicio de Liga, con problemas que a buen seguro que se solucionarán con el paso de las jornadas.

Lo preocupante sería que los jugadores no tuvieran la actitud adecuada y no sean capaces de ponerse el mono de trabajo en una categoría tan complicada. “Hay que saber dónde estamos, lo que nos jugamos y lo que nos espera en cada campo”, manifestó Monteagudo tras caer en Villarrobledo. Habrá que esperar al domingo en Huelva ante el UCAM Murcia para ver si el Recreativo ha aprendido la lección y, por lo menos, no repite los mismos errores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios