Recreativo

Claudio Barragán, mejor desde el principio

  • El valenciano no ha comenzado en ningún club en verano, siempre llegó con la liga empezada

  • Su mejor resultado lo alcanzó en Ponferrada, donde ascendió después de seguir tras descender

Claudio Barragán camina en su área técnica en un momento del desarrollo del encuentro entre el Recreativo y el Marbella. Claudio Barragán camina en su área técnica en un momento del desarrollo del encuentro entre el Recreativo y el Marbella.

Claudio Barragán camina en su área técnica en un momento del desarrollo del encuentro entre el Recreativo y el Marbella. / Josué Correa (Huelva)

Resulta curioso porque parece que en el fútbol las oportunidades florecen en primavera y se cosechan en verano, pero no ha sido así para Claudio Barragán. El técnico valenciano es el mejor posicionado para ocupar el banquillo del Decano en la próxima temporada, en una situación de sobra conocida por él, ya que nunca ha comenzado una etapa en su carrera en un verano. El Recreativo es el sexto equipo que entrena Claudio en su trayecto como técnico. Comenzó en el Elche y luego pasó por Ponferradina, Cádiz, Mirandés y Hércules. A todos ellos llegó para sustituir a otro entrenador en medio de la temporada. Nunca arrancó ningún proyecto, tuvo que ganarse su continuidad para poder trabajar en pretemporada.

No es el único dato relevante que arroja el currículum de Cladio. El exdelantero del Deportivo o Mallorca comenzó entrenando al Elche en la temporada 08/09, relevando a David Vidal, que había sumado dos puntos (dos empates y cinco derrotas) en las siete primeras jornadas. Claudio logró la permanencia de manera holgada, acabando en mitad de la tabla y ganándose la renovación, pero solo consiguió cuatro puntos (una victoria y un empate) en las seis primeras jornadas de la 09/10, por lo que fue destituido.

En la temporada siguiente llegó a Ponferrada, donde echó raíces. Se hizo cargo de la Ponferradina en la jornada 21 (supliendo a Tomás Nistal, que había relevado dos jornadas antes a José Carlos Granero) y, a pesar de que descendió y solo logró dos victorias en 22 partidos valoraron su trabajo y fue el encargado de iniciar el nuevo proyecto leonés en Segunda B. El tiempo y los resultados le dieron la razón a la directiva berciana, puesto que la Ponferradina fue subcampeona del Grupo II y logró ascender a Segunda División. En las siguientes dos campañas Claudio consiguió mantener a los de El Toralín en la categoría de plata.

Pese a su buen trabajo en Ponferrada Claudio no encontró una oferta de su agrado en el verano de 2014, pero no tuvo que esperar mucho para volver a trabajar. El Cádiz, en Segunda B, le reclutó para sustituir a Antonio Calderón en la jornada 15. El valenciano cumplió con crecer, convirtiendo al equipo amarillo en campeón del Grupo IV, pero se le escapó el ascenso en un desafortunado play off. En la campaña siguiente el Cádiz marchaba en cuarta posición a falta de cuatro partidos para el final, pero la directiva decidió destituir al técnico tras sumar un punto en cuatro partidos, privándolo de disfrutar del ascenso que terminó consiguiendo el combinado gaditano.

Peores fueron las dos experiencias previas de Claudio a su llegada de Huelva. En la 16/17 volvió a Segunda para entrenar al Mirandés, pero solo estuvo cuatro partidos, de la jornada 18 a la 21 (una victoria y tres derrotas), mientras que en la 17/18 desembarcó en el Hércules en la jornada 10 para ponerse al mando de una nave de la que se había caído Siviero. Sin embargo, diez empates en 16 encuentros (4 victorias y solo dos derrotas) le terminaron llevando a una nueva destitución.

Claudio aguarda ahora para sellar su continuidad en Huelva. Los equipos en los que comenzó en Segunda B tras haber terminado la temporada terminaron logrando el ascenso, aunque el Cádiz lo logró ya sin él. Queda saber si la historia se repetirá una tercera vez, pero, como cantan Sabina y Serrat, no hay dos sin tres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios