Recreativo

Calle, un viejo desconocido

  • El nuevo entrenador del Decano formó parte de una de las plantillas más importantes de la historia del Recre

  • Sin experiencia como técnico en Segunda B, le avala su trabajo en el filial

Calle celebra un tanto en el Arcángel con la camiseta del Recreativo. Calle celebra un tanto en el Arcángel con la camiseta del Recreativo.

Calle celebra un tanto en el Arcángel con la camiseta del Recreativo. / Manu Fernández (Córdoba)

El recreativismo tendrá que esperar para descubrir a su nuevo entrenador, pero Antonio Sánchez de la Calle no es ningún desconocido para la afición albiazul. Más bien todo lo contrario, el madrileño es uno de esos jugadores que ya ha compartido más de una generación en clave albiazul.

Pero antes de convertirse en parte de la historia del Decano como uno de los integrantes de la plantilla del Recreativo que fue campeona de Segunda División de la mano de Marcelino García Toral, Calle se disfrazó de villano. Corría el 19 de mayo de 2002 y el Decano buscaba su segundo ascenso a Primera División ante el Xerez Deportivo. Con el Nuevo Colombino lleno hasta la bandera, el ariete perforó la meta de César Quesada en el minuto 8 para silenciar el coliseo albiazul. Sus gritos a la cámara de Canal+ fueron el único sonido en medio de más de 20.000 personas. El Recre acabaría ascendiendo aquella tarde, por lo que no quedó ninguna cuenta pendiente con el ahora entrenador albiazul.

Calle, que había pasado por el Talavera y el Onda en Segunda División B antes de firmar por el Xerez, se convirtió en jugador del Decano en el verano de 2004. Tras una temporada en la que se rozó el ascenso con Quique Hernández en el banquillo, el madrileño firmó cuatro tantos en la campaña del ascenso (2005/06, especialmente recordado el de aquella mañana lluviosa antes el Nàstic (3-0) que supuso un golpe de autoridad albiazul.

En Primera División gozó de minutos en las primeras jornadas, marcando en Anoeta en aquel mítico triunfo albiazul (2-3) ante la Real Sociedad, pero la llegada de varias incorporaciones en la recta final del mercado estival le abrió la puerta de salida al ya exdelantero, que se marchó al Albacete a Segunda División. Nàstic, otra etapa en el Xerez (con el que fue campeón y ascendió a Primera), Girona y Valladolid fueron sus destinos antes de asentarse nuevamente en Albacete. Con el cuadro castellano-manchego descendió a Segunda B tras llegar en el mercado invernal en la temporada 2010/11. Tras otras tres campañas en el Carlos Belmonte consiguió su propósito de ser campeón y devolver al ‘Alba’ al fútbol profesional. El madrileño colgó las botas en el verano de 2017 tras golear con el Socuéllamos y el Villarrobledo.

El nuevo entrenador albiazul no tardó demasiado en decidir que su objetivo era seguir vinculado al mundo del fútbol. Y en esa misma campaña (17/18) se puso al mando del CD Pedroñeras (3ª), después pasó por el Villarrobledo (3ª) y luego, en la jornada 33 de la temporada 18/19, se hizo del Xerez CD (3ª). En el combinado azulino estuvo solo seis jornadas, pero, a pesar de cambiar la cara del combinado jerezano tuvo que marcharse, ya que los gaditanos llegaron a un acuerdo con su anterior técnico y Calle no pudo sentarse en el banquillo al no ser inscrito. En el verano siguiente recaló en el filial del Recre, desde donde ha ascendido al primer equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios