Recreativo de Huelva

Antonio Domínguez, el héroe de la victoria del Algeciras

  • El onubense cuajó un partido excelente con dos goles, una asistencia y un balón al larguero

Antonio Domínguez celebra uno de los goles que anotó la pasada jornada. Antonio Domínguez celebra uno de los goles que anotó la pasada jornada.

Antonio Domínguez celebra uno de los goles que anotó la pasada jornada. / Jorge del Águila

Comentarios 0

Todavía resuenan los ecos de las palmas que levantó el Algeciras CF el pasado domingo ante el Yeclano Deportivo en el Nuevo Mirador. El primer triunfo de la temporada del regreso albirrojo a Segunda B tuvo un nombre propio que lo eclipsó todo: Antonio Domínguez. Marcó dos goles de clase, estrelló en el larguero una falta y fabricó un pase de ensueño para que Tote dejase los tres puntos en casa. El recital del onubense, de haber sido en una plaza de albero, habría sido de puerta grande.

Como si de un duende mágico se tratase, Antonio Domínguez hizo diabluras a lo grande por el césped del templo algecirista. Ya en su primer partido oficial, el del empate ante el Villarrubia, el onubense demostró que sabe lanzar con esa zurda que tiene. Pero fue ante el Yeclano cuando la afición pudo comprobar el desequilibrio que un jugador como Domínguez puede provocar en un conjunto con tanto talento ofensivo.

“Fue un gran partido y me salieron las cosas como todo el mundo quiere que le salgan. Esta vez me tocó a mí, pero mañana será cualquier otro compañero”, manifestó Domínguez, que desde el primer momento repartió los méritos. “Tenemos un equipo en el que sabemos cuál es nuestra idea de fútbol y tenemos claro que nos pide el míster, a partir de ahí crecemos”, explicó el extremo onubense.

El mago de Punta Umbría, como ya le apodan, ha caído de pie en el Nuevo Mirador. Y no es fácil cuando un futbolista viene con la vitola con la que vino el ex del Recreativo de Huelva. Más de un hincha del Decano se preguntará por qué Antonio no está en casa, la que abandonó entre lágrimas tras 15 años en el club. “El míster apostó por mí al cien por cien, el club también lo hizo y es lo quería este verano, sentir que me quisieran tener y por eso estoy aquí”, desveló.

He salido de un club grande para venir a otro", afirma el jugador de Punta Umbría

Tras su etapa en el Valladolid y su cesión al Sabadell, Domínguez entiende que se ha unido a un proyecto donde encaja, donde se juega como a él más le gusta. “Y por este ambiente, por eso elegí venir aquí también. Ya conocía a esta afición porque la había sufrido en contra y la quería tener a favor. He salido de un gran club para venir a otro”, sentenció.

El atacante no quiere hablar de titulares y suplentes: “No creo que nadie sea imprescindible en esta plantilla. El míster ha hecho tres onces en tres partidos, ha rotado, esta vez con una revolución en la mediapunta, lee los partidos de una manera increíble y creo que todos somos importantes”, reflexionó. “Esta vez Tote ha marcado el gol de la victoria y sólo ha jugado quince minutos. Ese es el mensaje, que todos estemos preparados para ayudar el tiempo que le toque a cada uno”.

Domínguez considera que “la victoria fue justa” a pesar “del bajón” de la segunda parte. “Eso nos sirve para aprender”, aceptó. “Hicimos una primera parte increíble y es verdad que los primeros quince minutos de la segunda parte sufrimos ese bajón, pero me quedo contento por los tres puntos”.

El onubense agradeció la labor del fisio del Algeciras, al que dedicó su primer gol, “porque hizo un trabajo enorme conmigo después de que el jueves sufriese un golpe en el entrenamiento. Voy a tener que llevarme un golpe cada jueves”, bromeó.

Después de un arranque de temporada con cinco puntos, Antonio Domínguez invita a seguir con la misma línea de trabajo e ilusión: “La Segunda B nos ha demostrado lo qué es. No podemos desconectar ni encajar ese segundo gol”, advirtió el atacante, que, eso sí, se queda con el empuje final de equipo y afición: “sacamos garra, carácter y orgullo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios