EL RINCÓN FAVORITO DE... MARÍA PAGÉS. BAILAORA Y COREÓGRAFA

"Sevilla es un paseo sereno que me da equilibrio y reconforta"

Sevilla es un paseo tranquilo, sereno, que da equilibrio y reconforta. Así define María Pagés la ciudad que la vio nacer hace 45 años y a la que vuelve para desnudar sus recuerdos en Autorretrato, el montaje que presentará en la Bienal de Flamenco de Sevilla el próximo 26 y 27 de este mes.

Precisamente en este espectáculo la bailaora y coreógrafa incluye letras de Antonio Machado, el poeta sevillano que en su soneto Retrato decía así: Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,/ y un huerto claro donde madura el limonero... Para María su infancia son recuerdos de zapateados en Triana con su maestro Manolo Marín, primero, y luego  en el barrio de la Macarena bajo el magisterio de Matilde Coral. “Después mis padres se mudaron a Nervión, frente al campo del Sevilla. Pasábamos delante del estadio todos los días para ir al colegio. Y cuando había partido los porteros nos colaban en el campo”, recuerda esta bética que tiene hueco en su corazón para los dos colores de la ciudad: “Por tradición mi familia es verdiblanca. Pero mi hijo ha salido sevillista. Cuando me preguntan siempre digo que tengo una sana solidaridad con ambos equipos”.

A los quince años, la autora de espectáculos como La Tirana y Canciones antes de una guerra se trasladó a Madrid para formarse y comenzar una carrera profesional al lado de los más grandes: Antonio Gades, Mario Maya y María Rosa. “Pero en mi vida siempre está Sevilla”, dice. No en vano, a la ciudad del Guadalquivir dedicó su anterior espectáculo: Sevilla. “Me casé allí en la iglesia de Santa María la Blanca, en la Judería. Y en Sevilla, con el nacimiento de la compañía, comienza mi segunda etapa en la ciudad”. Es en su casa de Santa Cruz donde nace De la luna al viento que presentó en la Bienal de 1994. Su mente se llena entonces de recuerdos de días interminables componiendo y creando con Carmen Linares, Rafael Riqueni o Manuel Soler, explica al otro lado del teléfono, en un descanso de los ensayos para este Autorretrato que recoge todo lo que ella ha sido. Porque, según esta grande de la danza, “un autorretrato no es lo que eres sino lo que has sido”.

Necesitaba una revisión”, así lo asevera Pagés, contundente y serena a la vez. “Mi vida ha cambiado mucho desde hace dos años”, desde que murió su marido y más íntimo colaborador, José María Sánchez. “Ha sido duro. Y hay soledad. Pero ahora es el momento de mirar atrás y a mí misma. Estoy en una nueva etapa, rodeada de gente. Y en eso consiste la vida”, confiesa con valiente optimismo esta mujer fuerte, por dentro y por fuera, que disfruta de una excelente madurez artística y personal. “Normalmente, soy muy celosa de mi intimidad. Pero sobre el escenario, necesitaba desnudarme. Éste era el momento”.

Para la bailaora que ha embelesado a José Saramago y Rafael Azcona este “autoanálisis” no será sólo un ejercicio intimista: “Habrá solos míos, sí, pero también estaré acompañada en el escenario porque mi vida es también la compañía”. Y con ella, y sobre las tablas, se recreará de manera simbólica los cuatro espacios de su vida: el estudio, el hogar y, ya desde el interior del teatro, la trastienda y el escenario, ante el público. “Eso sin contar los viajes, los aeropuertos y aviones donde llevo pasado media vida, aunque no me he parado a pensar cuantas horas de vuelo llevo en el cuerpo ni cuantas vueltas al mundo he podido dar”, dice.

De punta a punta: escenarios de Asia, Australia, Estados Unidos, América central y Europa han contemplado el braceo infinito de esta mujer de físico rotundo. “Antes cada vez que conocía un sitio nuevo me decía: pues aquí podría vivir yo. Eso me pasó por ejemplo con Marruecos. Pero ahora cada vez vuelvo más a mi espacio. No existe un sitio en el mundo donde me pueda sentir más yo que aquí, en mi casa de Sevilla”.

No sorprende que sea en esta ciudad donde la coreógrafa proyecta el Teatro del Flamenco, “un sueño que ya cuenta con el compromiso de las administraciones y apoyo internacional”. Una idea que le llena de ilusión. La misma con la que se presentará ante el público de la Bienal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios